Skip to content
A network of organisations and movements from across the globe committed to the fight for social, ecological and gender justice.



El antídoto es el Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba!

Durban, Sudáfrica – 10 de diciembre de 2011 –

Las decisiones resultantes de la COP17 de Naciones Unidas sobre Cambio Climático constituyen un crimen con la humanidad, de acuerdo a la coalición de movimientos y organizaciones de la sociedad civil, Justicia Climática Ahora! (CJN!). Aquí en Sudáfrica, desde donde el mundo fue inspirado por las luchas de liberación de la mayoría negra del país, las naciones ricas han creado cínicamente un nuevo régimen de apartheid climático.

“Posponer una acción real hasta el 2020 es un crimen de proporciones globales”, dijo Nnimmo Bassey, Presidente de Amigos de la Tierra Internacional. “Un aumento de la temperatura global en 4 grados Celsios, permitido con este plan, constituirá una sentencia de muerte para África, los Pequeños Estados Insulares, y los más pobres y vulnerables alrededor del mundo. Esta Cumbre ha amplificado el apartheid climático, en el cual el 1% más rico ha decidido que es aceptable sacrificar al 99% restante.

De acuerdo con Pablo Solón, ex jefe negociador del Estado Plurinacional de Bolivia, “es falso decir que un segundo periodo de compromiso de Kioto haya sido adoptado en Durban. La decisión real simplemente ha sido pospuesta para la siguiente COP, sin compromisos de reducción de emisiones por parte de los países ricos. Esto significa que el Protocolo de Kioto ese mantendrá con vida artificialmente hasta que sea reemplazado por un nuevo acuerdo, que será inclusive más débil”. Los contaminadores del mundo han bloqueado acciones reales y nuevamente han escogido sacar de apuros a los inversionistas y bancos, expandiendo los ya quebrados mercados de carbono que, como ocurre con todas las actividades de los mercados financieros actuales, enriquecen principalmente a unos pocos.

“Lo que algunos ven como una inacción, en realidad es una demostración de la falla palpable del actual sistema, que ha ocasionado crisis económicas, sociales y ambientales”, dijo Janet Redman del Institute for Policy Studies de Washington. “Los bancos que causaron la crisis financiera ahora están haciendo bonanza, especulando y lucrando con el futuro del planeta. El sector financiero está buscando una manera de encontrar una salida a la crisis, creando nuevas mercancías para tratar de salvar este sistema fallido” A pesar de hablar de una “hoja de ruta”, ofrecido por la Unión Europea, el fracaso de Durban muestra que éste fue un callejón sin salida.

Voceros de Climate Justice Now! llamaron a la comunidad internacional a recordar que un programa para enfrentar realmente el cambio climático, debe basarse tanto en las necesidades del planeta, identificadas por los científicos, como en el mandato de los movimientos populares emergido de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y la Madre Tierra, realizada en Bolivia en 2010. El Acuerdo de Cochabamba fue presentado para su discusión ante la UNFCCC, pero posteriormente fue borrado del texto de negociación.

INFORMACIÓN ADICIONAL

SOBRE TECNOLOGÍA

“Las discusiones sobre tecnología han sido secuestradas por los países industrializados que hablan en nombre de sus corporaciones transnacionales”, dijo Silvia Ribeiro del la organización internacional ETG Group. “La crítica al monopolio de patentes , o la evaluación ambiental, social y cultural de las tecnologías, fue eliminada de los resultados de Durban. Sin enfrentar estas preocupaciones fundamentales, los nuevos mecanismos tecnológicos serán meramente un brazo del mercado global para el beneficio de las corporaciones transnacionales, que venden tecnologías peligrosas a los países del Sur, como la nanotecnología, la biología sintética o la geoingeniería.

SOBRE AGRICULTURA

“La única manera de avanzar en materia de agricultura es apoyar las soluciones agro-ecológicas, y mantener a la agricultura fuera del merado de carbono” dijo Alberto Gómez, coordinador de la Vía Campesina para Norteamérica, el movimiento campesino más grande del mundo. “Los negocios agroindustriales, a través de su modelo social, económico o cultural de producción, constituyen una de las principales causas del cambio climático e incrementan el hambre en el mundo. Por eso rechazamos los Tratados de Libre Comercio, los Acuerdos de Asociación y toda forma de aplicación de derechos de propiedad intelectual sobre la vida; los actuales paquetes tecnológicos (agroquímicos, modificación genética) y aquellos otros que ofrecen falsas soluciones (agrocombustibles, nanotecnología o agricultura climática “inteligente”) y solo exacerban la crisis actual”.

SOBRE REDD+ Y PROYECTOS DE CARBONO FORESTAL

“REDD+ amenaza la supervivencia de los pueblos indígenas y de las comunidades que dependen de los bosques. Numerosas y crecientes evidencias muestran que los pueblos indígenas están siendo sujetos a violaciones a sus derechos como resultado de la aplicación de políticas y programas tipo REDD” declaró la Alianza Global de Pueblos Indígenas y Comunidades Locales contra REDD y por la Vida. En su comunicado, lanzado durante la primera semana de la COP17, declaran que “REDD+ y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) promueven la privatización y mercantilización de los bosques, los árboles y el aire a través del comercio y compensación de carbono de los bosques, suelos, agricultura, y podría incluir hasta los océanos…Denunciamos que los mercados de carbono son una hipocresía que no detendrán el calentamiento global”.

SOBRE EL BANCO MUNDIAL Y EL FONDO CLIMÁTICO GLOBAL

“El Banco Mundial es un villano en la fracasada economía neoliberal”, señaló Teresa Almaguer de la Grassroots Global Justice Alliance de Estados Unidos. “Necesitamos un fondo climático manejado con una gobernanza participativa, no por un institución antidemocrática que es en gran parte, responsable de los trastornos climáticos y de la pobreza en el mundo”. El fondo Climático Mundial se ha convertido en el Fondo Codicioso Climático”, dijo Lidy Nacpil, de Jubileo Sur. “El Fondo ha sido secuestrado por los países ricos, bajos su términos, y establecido para dar mas ganancias al sector privado”.

SOBRE LA ECONOMÍA VERDE

Las políticas climáticas están dando un giro hacia la llamada “economía verde”; peligrosamente reducen sus compromisos éticos y responsabilidades históricas hacia una economía de cálculo de eficiencia, de costo-beneficio, comercio y oportunidades de inversión. La mitigación y adaptación no deben ser tratadas como un negocio, ni tienen que estar condicionadas a la intervención del sector privado, ni menos orientados a una lógica de lucro. La vida no está a la venta!

SOBRE DEUDA CLIMÁTICA

“Los países industrializados del Norte están moralmente y legalmente obligados a reparar la deuda climática”, dijo Janet Redman, Co-directora de SEEN en el Institute for Policy Studies. “Los países desarrollados se hicieron ricos a expensas del planeta y del futuro de los pueblos, explotando carbón, o petróleo baratos. Ellos deben pagar por las pérdidas y daños resultantes, reduciendo drásticamente sus emisiones ahora, y apoyando financieramente a los países del Sur hacia un camino de energías limpias. Los países desarrollados, asumiendo su responsabilidad histórica, deben honrar su deuda climática en todas sus dimensiones como base de una solución científica, justa y efectiva, lo que no debe ser solo compensación económica, sino justicia reparadora, entendida como una restitución integral a la Madre Tierra y a todos sus seres vivos. Llamamos a los países desarrollados a comprometerse a tomar acciones en este sentido. Solo esto puede, quizás reconstruir la confianza que se ha roto y avanzar por una camino mejor.

SOBRE LAS SOLUCIONES REALES

“La única solución real al cambio climático es dejar el petróleo, el carbón y las arenas bituminosas en subsuelo“, Ivonne Yanez, Acción Ecológica, Ecuador Para más información,

contacte a:

Mike Dorsey – mkdorsey@professordorsey.com, teléfono+27 (0)79 863 8756 o +1-734-945-6424

Nick Buxton – nick@tni.org teléfono: +27(0)81 589 8564 or +1 530 902 3772


Leave a Reply

La Vía Campesina en la COP17, en Durban: la Agricultura Industrial calienta el planeta. Los campesinos lo enfrían.

COMUNICADO DE PRENSA

(Maputo, 21 de Noviembre, 2011) – El Movimiento Internacional campesino La Vía Campesina estará en la 17ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en Durban, Sudáfrica del 28 de noviembre al 9 de diciembre 2011.

Más de 200 campesinos, mujeres y hombres de África, Europa, Latinoamérica y Caribe representarán a millones de pequeños productores de todo el mundo que practican la agroecología para detener el calentamiento de la Tierra.

En Durban, los miembros de La Via Campesina denunciaremos el modelo de agricultura industrial como una de las principales causas del cambio climático. Además expondremos las agresivas tácticas mundiales del agronegocio de la apropiación de la tierra que provoca el desplazamiento en masa de pueblos para la producción en monocultivo.

En general, los campesinos combaten las falsas alternativas al cambio climático, como las plantaciones de monocultivo, los mecanismos REDD, los mercados de carbono del suelo y los también llamados “Agricultura climáticamente inteligente”,  que en lugar de solucionar la crisis climática contribuyen al calentamiento del planeta.

En Durban, LVC participará en el Día de la Acción Global el 3 de diciembre, para pedir justicia social y climática. El 5 de diciembre, todos los movimientos campesinos africanos celebrarán el Día de la Agroecología y la Soberanía Alimentaria para el enfriamiento de la Tierra, un acto simbólico para exigir el respeto por la causa campesina en el mundo.

Encuentro con la prensa

3 de diciembre
Día Mundial de la Acción, durante las manifestaciones, en el punto de salida de la marcha

5 de diciembre, 09h30
Rueda de prensa – en el ICC (Centro de Convenciones Internacionales) en Durban, sala de prensa

6 de diciembre, 15h
Rueda de prensa abierta con los Aliados Vía Campesina (Lugar por confirmar)

Contactos para la prensa

Boaventura Monjane, boa.monjane@viacampesina.org
Teléfono local: 0027 – (0)736509229 (a partir del 28 de noviembre)

Cassia Bechara cassia@mst.org.b


Leave a Reply

La Jornada, México, 23 de abril 2011
Silvia Ribeiro *

Basados en un acuerdo entre los gobiernos de Chiapas y de California, con la colaboración de instituciones como El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y trasnacionales conservacionistas, avanzan en Chiapas los proyectos llamados REDD, que significan la privatización del aire de los bosques, despojando a las comunidades que los habitan de su derecho al territorio.

Para definir lo que se puede vender en indulgencias de carbono al gobierno de California y a las empresas contaminantes que lo sostienen, la administración chiapaneca intenta, como otras anteriores desde hace décadas, abrir una brecha en la Selva Lacandona que delimite la zona a comercializar, renovando agresiones y despojos a las comunidades indígenas. En marzo de 2011, funcionarios del gobierno estatal dijeron a la organización Justicia Ecológica Global (www.globaljusticeecology.org) que sólo les falta unir la brecha en la zona de las cañadas, donde hay comunidades zapatistas.

Justamente, el intento de demarcación en la zona lacandona hace cuatro décadas, a favor de uno de los siete pueblos indígenas que la habitan fue lo que motivó la creación de una unión de todos los otros pueblos de la región contra la brecha lacandona, resistencia entretejida con el origen del EZLN.

En 1971, el gobierno concedió 614 mil 321 hectáreas de selva a 66 comuneroslacandones (que no es su nombre original, ni son pobladores originarios de esa región), exacerbando el caos de sobreposición de títulos de tierra que ya existía en la región. Nunca se marcaron los linderos (la resistencia a la brecha lo impidió), pero desde entonces los lacandones son quienes firman el consentimiento a proyectos y contratos que les presenta el gobierno, sean madereros, turísticos o como ahora, REDD. Las otras comunidades fueron desplazadas o viven bajo amenaza permanente.

REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación evitada de bosques) es supuestamente un programa para evitar la emisión de gases con efecto invernadero provocados por la deforestación, pagando con bonos de carbono a las compañías para que deforesten un poco menos. O a las comunidades, para que técnicos foráneos certificados les hagan un plan de manejo, que en la práctica significa que no pueden usar el bosque y pierden autonomía sobre el territorio.

Para las empresas es un tremendo negocio, porque pueden seguir contaminando y además revender parte de los bonos a un precio mayor a otras empresas. O sea, no les cuesta nada y burlan las leyes ambientales. El 7 de abril 2011, Greenpeace Internacional publicó el informe Bad influence denunciando cómo la consultora internacional McKinsey –que tiene larga historia de asesorar privatizaciones y ahora asesora a países que quieren conseguir dinero de REDD–, había hecho una base de cálculos falseados para los gobiernos de Guyana y Congo, para mostrar una perspectiva de deforestación futura mucho mayor que la real. De ese modo, podrían incluso aumentar la deforestación y además cobrar REDD, alegando que con ello deforestan menos de lo proyectado.

En el caso del pago a comunidades, en México hay ejemplos concretos del despojo que pueden producir estos esquemas, ya que los pagos por servicios ambientales forestales se basan en mecanismos parecidos. Con la excusa depagarle una modesta suma a las comunidades para cuidar el bosque, en realidad se les despoja del manejo del territorio. En Oaxaca, hay casos donde al término del contrato de pago por servicios ambientales (cinco años), el gobierno decretó sus territorios áreas naturales protegidas o áreas prioritarias para servicios ambientales, extendiendo por 30 años los contratos, contra la voluntad de la comunidad. No pudiendo usar su bosque, que es el sustento de sus medios tradicionales de vida, tienen que irse para sobrevivir, aunque siguen teniendo los títulos de propiedad.

Es parte de lo que se pretende hacer en las selvas y bosques de Chiapas: vender a trasnacionales el carbono que absorben los bosques y para dar garantías a este negocio, desalojar a las comunidades del bosque, idealmente desplazándolas para engrosar otro negocio del gobierno: las llamadas ciudades rurales sustentables. Ya desplazados y desarraigados, sin servicios ni medios de vida, la generosa oferta del gobierno de Chiapas es que sean peones en las plantaciones para biocombustibles.

Los proyectos REDD en México no están formalmente definidos como tales, pero el gobernador Juan Sabines ya comenzó a pagar a selectos comuneros para mostrar su voluntad de crear una buena base para los negocios de las trasnacionales californianas, con recursos públicos. Necesita además cumplir con requisitos técnicos, como crear una línea base de cobertura vegetal y una proyección de cambios futuros en el uso de suelo y la biomasa, para luego poder decir que hubo menos deforestación, o por la razón que sea, que se absorbe carbono. En esas maniobras le asisten instituciones como Ecosur y el Colegio de Posgraduados, además de un comité REDD+ nacional, donde está Conafor, Conabio, Semarnat y otros entes del gobierno federal, con comerciantes de carbono y organizaciones conservacionistas que promueven negocios con la biodiversidad.

Para definir la capacidad de retención de carbono, se están usando tecnologías satelitales combinadas con fotografías hiperespectrales y monitoreo directo de algunas zonas (para lo cual ya están entrenando comuneros). Se obtienen así resultados muy definidos, no sólo de fauna y flora sino también de los humanos que están allí, lo cual es toda una base para vigilar a comunidades y además, para la biopiratería de última generación.

*Investigadora del Grupo ETC / www.etcgroup.org


Leave a Reply

No a los negocios de mercado propuestos por los gobiernos de los países industrializados y las corporaciones transnacionales, las miles de soluciones a la crisis climática están en manos de los pueblos

Los miembros de La Vía Campesina, provenientes de 29 estados de México y de 36 países de todo el mundo, y cientos de organizaciones nacionales e internacionales, juntamos nuestras miles de luchas en Cancún para exigir a la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, (COP 16), justicia ambiental y respeto a la Madre Tierra; para denunciar los ambiciosos intentos de los gobiernos principalmente del Norte de comercializar todos los elementos de la vida en beneficio de las corporaciones transnacionales; y para dar a conocer las miles de soluciones que tienen los pueblos para enfriar el planeta y frenar la devastación ambiental que hoy amenaza seriamente a la humanidad.

Denunciamos que los gobiernos continúan indiferentes ante el calentamiento del planeta y en vez de debatir sobre los cambios de políticas necesarias para enfriarlo, debaten sobre los negocios financieros especulativos, la nueva economía verde y la privatización de los bienes comunes.

Los resultados de la reunión oficial, realizada entre el 29 de noviembre y la madrugada del 11 de diciembre, son una pésima noticia para las familias campesinas y trabajadoras, para la humanidad toda y para la naturaleza. En lugar de enfrentar la crisis climática, las resoluciones de Cancún, la empeorarán ya que no se establecieron compromisos vinculantes para la reducción de gases de efecto invernadero, ni nuevas metas obligatorias para la reducción de emisiones, en cambio se fortalecieron los mercados de carbono.

  • Para promover estos mercados se impulsaron distintos instrumentos como los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL) y la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques (REDD) que nosotros hemos denunciado son falsas soluciones. A través de los Mecanismos de Desarrollo Limpio, los países industrializados y las multinacionales pueden continuar contaminando en sus lugares de origen y cumplir sus metas de reducción de emisiones a través de certificados de carbono obtenidos por financiar proyectos de “desarrollo limpio” en otros lugares. Los proyectos MDL son además altamente contaminantes e implican gran devastación ambiental y social pues clasifican por ejemplo las grandes represas, la recuperación de metano en explotaciones ganaderas industriales, o en basureros gigantescos, las plantaciones, etc. REDD sitúa los bosques y las tierras agrícolas (si consideramos REDD plus), en el mercado de carbono para beneficio de las transnacionales y amenaza con la mayor usurpación de tierras de todos los tiempos. Privatización de bosques, expulsión de comunidades y especulación financiera es lo que significa.
  • Se creó también un fondo climático que será administrado por el Banco Mundial, en el que no se comprometió dinero (sólo se habla de “movilizar recursos”) y que no sólo estará integrado por fondos públicos, si no también integrará fondos privados de empresas transnacionales y transacciones de los mercados de carbono.
  • Se formará un comité de tecnología para facilitar la amplia participación de las transnacionales y la industria, quienes pueden imponer sus tecnologías sin ningún tipo de evaluación ambiental o social, y sin cuestionar la propiedad intelectual ni las patentes.

En síntesis el texto que se impuso es una versión mejor redactada del entendimiento de Copenhague.

En Cancún triunfó, la agenda para los negocios y la especulación con la naturaleza, mientras sistemáticamente se desecharon las demandas surgidas de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra de Cochabamba, a la que asistimos más de 35,000 participantes de todo el mundo.

La agenda impuesta en Cancún, es la de los bancos y fondos de inversión, de las mega empresas de gas, petróleo, carbón, electricidad y automotriz, de las corporaciones agroindustriales y otras, que colocan al mundo entero al borde de una gran catástrofe de efectos irreversibles al proponerse especular con el clima y la naturaleza.

Los campesinos y campesinas de la Vía Campesina rechazamos y desconocemos los resultados de Cancún, y denunciamos y lamentamos, que la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) se esté convirtiendo rápidamente en una plataforma que legitima, amplía y sienta bases para un nuevo orden económico mundial: El Capitalismo Verde.

Pero en Cancún también se cristalizó un encuentro de los movimientos sociales en torno a la crisis climática y del sistema y se fortalecieron y hermanaron las luchas de resistencia. La movilización hacia Cancún inició desde el 28 de noviembre como un esfuerzo conjunto de la Vía Campesina con nuestros aliados de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Movimiento de Liberación Nacional y el Sindicato Mexicano de Electricistas quienes organizamos tres caravanas que partieron desde San Luís Potosí, Guadalajara y Acapulco y recorrieron algunos de los territorios emblemáticos de la devastación ambiental, pero también de las luchas y alternativas de las comunidades afectadas. En estos recorridos cientos de pueblos y personas nos abrieron las puertas de su generosidad y solidaridad. El 30 de noviembre arribamos con nuestras caravanas a la Ciudad de México, celebramos un Foro Internacional y una marcha acompañados por miles de personas y cientos de organizaciones que también luchan por la justicia social y ambiental.

En nuestra jornada hacia Cancún, otras caravanas, una de Chiapas, otra de Oaxaca y una de Guatemala, después de muchísimas horas de viaje, se unieron en Mérida para celebrar una ceremonia en Chichen Itza y finalmente llegar a Cancún el 3 de diciembre e instalar nuestro campamento por la Vida y la Justicia Social y Ambiental, abrir nuestro Foro e iniciar nuestras jornadas de lucha en Cancún. Celebramos páneles y conferencias, talleres, asambleas, demostraciones públicas en los barrios de la ciudad, reuniones con nuestros aliados y una acción global llamada “los miles de Cancún” que tuvo eco en todo el planeta y llegó hasta las mismas salas del Moon Palace donde se celebraba la reunión oficial de la COP 16. La marcha del 7 de diciembre reunió a miles de miembros de la Vía Campesina con nuestros aliados de organizaciones nacionales e internacionales, en ella además de manifestar nuestras posiciones y de reivindicar que somos los campesinos y campesinas quienes estamos enfriando el planeta, respaldamos a los gobiernos de Bolivia y Tuvalú comprometidos con los derechos de la Madre Tierra.

Como Vía Campesina exigimos:

  • Retomar los principios del Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba.
  • Establecer un acuerdo vinculante de reducción del 50 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en los países industrializados de origen, para 2017.
  • Destinar 6% del PIB de los países desarrollados para financiar las acciones contra la Crisis Climática en los países del sur global.
  • Total respeto a los Derechos Humanos, a los Derechos de los Pueblos Indígenas y de los Migrantes Climáticos.
  • La formación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática.
  • Políticas de Estado para impulsar y fortalecer la agricultura campesina sustentable y para la soberanía alimentaria.

Desde la Vía Campesina llamamos asumir la responsabilidad colectiva con la Madre Tierra proponiéndonos cambiar las formas de producción y consumo que han provocado la crisis del planeta; a defender los bienes comunes e impedir su privatización; a redoblar esfuerzos, a trabajar intensamente en informar, educar, organizar y articular para construir la fuerza social que frene la tendencia a convertir los graves problemas de la crisis climática en nuevos negocios, y que pueda impulsar las miles de soluciones que tienen los pueblos; a revisar y construir nuevos espacios de alianzas internacionales; a prepararnos para la gran consulta mundial por los derechos de la Madre Tierra y las alternativas reales a la Crisis Climática; a preparar la segunda Conferencia de los Pueblos del Mundo sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra; a impulsar “los miles de Durban” y llegar al 2012, a la Cumbre de Río mas 20, con una fuerza creciente.

¡No más daño a nuestra Madre Tierra!

¡No más destrucción al planeta!.

¡No más desalojos de nuestros territorios!

¡No más muerte a los hijos e hijas de la Madre Tierra!

¡No más criminalización de nuestras luchas!

¡No al entendimiento de Copenhague. Sí a los principios de Cochabamba!

¡LA TIERRA NO SE VENDE, SE RECUPERA Y SE DEFIENDE!

¡ LOS CAMPESINOS Y CAMPESINAS ESTAMOS ENFRIANDO EL PLANETA!

¡GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA!

Diciembre de 2010


La Via Campesina
Via Campesina is an international movement of peasants, small- and medium-sized producers, landless, rural women, indigenous people, rural youth and agricultural workers. We are an autonomous, pluralist and multicultural movement, independent of any political, economic, or other type of affiliation. Born in 1993, La Via Campesina now gathers about 150 organisations in 70 countries in Asia, Africa, Europe, and the Americas.

International Operational Secretariat:
Jln. Mampang Prapatan XIV no 5 Jakarta Selatan, Jakarta 12790 Indonesia
Tel/fax: +62-21-7991890/+62-21-7993426
Email: viacampesina@viacampesina.org


Leave a Reply

(Cancún, México, 11 de diciembre de 2010) Los resultados al final de las negociaciones de clima en Cancún reflejan en sustancia los mismos resultados negativos del Entendimiento de Copenhague de diciembre de 2009. Por tanto, amenazan de muerte al Protocolo de Kioto, pero más importante aún, amenazan de muerte a la humanidad ya que de concretarse lo alli planteado se tendrá al final de siglo un planeta con un incremento de la temperatura promedio de más de 5 grados celsius, lo que volverá a la tierra demasiado inhospita para nuestra civilización.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe (ATALC) denuncia y repudia este resultado de la COP de Clima, que no obstante será presentado a la humanidad por los grandes intereses económicos como la solución a esta crisis climática. ATALC respalda la denuncia de Bolivia de que los resultados de la COP son inadecuados y no responden a la realidad climática del planeta, sino más bien favorecen los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, al tiempo que desconocen la actualidad dramática de numerosos países en desarrollo.

De igual forma, consideramos que el proceso de negociaciones no fue transparente ni abierto, y se basó en las tristes prácticas conocidas como “salones verdes” (negociaciones bilaterales entre grupos de países), que eliminan las posibilidades de discusiones de todas las partes. En atención a lo anterior, ATALC reivindica el Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba, el cual seguirá promoviendo porque incluye las soluciones reales al cambio climático.

Los textos presentados al terminar la COP hablan de continuar negociando un segundo período de compromisos dentro del Protocolo de Kioto, pero no mencionan fecha para la conclusión de esas negociaciones y no aseguran ese segundo período. Es más, dejan la puerta abierta para que se desmantele Kioto, único acuerdo vinculante sobre clima que obliga a los países ricos a reducir emisiones.

Sobre esas reducciones, los nuevos textos siguen enmarcados en un sistema de ofertas voluntarias, o sea “promesas” de cada uno de los países, sin hacer referencia a una cifra de recortes que todas las partes tengan que acordar como objetivo común. Aunque los textos no estipulan cifras de reducción de emisiones, ya aseguran mecanismos de flexibilidad para los países ricos, para que puedan alcanzar sus “promesas”. Entre esos esquemas está el comercio de emisiones y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

En los acuerdos de largo plazo, siguen viendo a los bosques como meros reservorios (sumideros) de carbono y apuntan al comercio de emisiones. Tampoco se asegura el pleno derecho de pueblos indígenas y comunidades locales. En materia de financiamiento climático, se crea un fondo verde, pero se invita Banco Mundial a jugar un rol fundamental. En lo referido a transferencia de tecnología, se crean dos nuevas entidades que analicen el tema pero no se sabe de dónde saldrán los fondos para su funcionamiento.

Ricardo Navarro, integrante de CESTA – Amigos de la Tierra El Salvador, dijo: “Sólo en el Palacio de la Luna (Moon Palace es el nombre del hotel donde se han hecho las negociaciones en Cancún) un instrumento legal como el Protocolo de Kioto termina por beneficiar a los países ricos, responsables históricos del cambio climático, aun que no reduzcan sus emisiones”. “Lo que se discute en la Luna no refleja lo que pasa en el planeta Tierra”, agregó Navarro.

Lucia Ortiz, de NAT – Amigos de la Tierra Brasil, señaló: “Rechazamos un acuerdo sobre bosques que, más que buscar su preservación, los valora económicamente de acuerdo al carbono que almacenan y abre la puerta a más comercio de emisiones para favorecer a las naciones poderosas más contaminantes”.

En tanto, Grace García, de COECOCEIBA – Amigos de la Tierra Costa Rica, manifestó: “sólo a un grupo de lunáticos se le puede ocurrir invitar al Banco Mundial a recibir los fondos del clima, con el historial inmenso que tiene de financiamiento de los proyectos más sucios del mundo y de condicionamientos de muerte a nuestros pueblos”.

Finalmente, Domingo Lechón, de Otros Mundos – Amigos de la Tierra México, subrayó: “Los textos presentados en Cancún no responden bajo ninguna circunstancia a la urgencia planteada por la ciencia y provocarán un aumento de la temperatura mundial promedio de más de cinco grados. Actualmente, con un aumento que no llega a un grado, los impactos del cambio climático ya son gravísimos. Cada año mueren 300.000 personas a causa del cambio climático y de los desastres naturales y sociales que provoca”.

ATALC denuncia que este resultado de Cancún no es más que la repetición del antidemocrático y absolutamente insuficiente Entendimiento de Copenhague. “Tenemos un Cancunhaguen que repudiamos”, cerró Ricardo Navarro.

Por más información:

Ricardo Navarro, CESTA – Amigos de la Tierra El Salvador: cesta@cesta-foe.org.sv

Lucia Ortiz, NAT – Amigos de la Tierra Brasil: lucia@natbrasil.org.br

Grace García, COECOCEIBA – Amigos de la Tierra Costa Rica: graciagarcimunoz@gmail.com

Domingo Lechón, Otros Mundos – Amigos de la Tierra México: domingolechon@otrosmundoschiapas.org

Cancunhaguen fuerza a la humanidad al suicidio

(Cancún, México, 11 de diciembre de 2010) Los resultados al final de
las negociaciones de clima en Cancún reflejan en sustancia los mismos
resultados negativos del Entendimiento de Copenhague de diciembre de
2009. Por tanto, amenazan de muerte al Protocolo de Kioto, pero más
importante aún, amenazan de muerte a la humanidad ya que de
concretarse lo alli planteado se tendrá al final de siglo un planeta
con un incremento de la temperatura promedio  de más de 5 grados
celsius, lo que volverá a la tierra demasiado inhospita para nuestra
civilización.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe (ATALC) denuncia y
repudia este resultado de la COP de Clima, que no obstante será
presentado a la humanidad por los grandes intereses económicos como la
solución a esta crisis climática. ATALC respalda la denuncia de
Bolivia de que los resultados de la COP son inadecuados y no responden
a la realidad climática del planeta, sino más bien favorecen los
intereses de las grandes corporaciones transnacionales, al tiempo que
desconocen la actualidad dramática de numerosos países en desarrollo.

De igual forma, consideramos que el proceso de negociaciones no fue
transparente ni abierto, y se basó en las tristes prácticas conocidas
como “salones verdes” (negociaciones bilaterales entre grupos de
países), que eliminan las posibilidades de discusiones de todas las
partes. En atención a lo anterior,  ATALC reivindica el Acuerdo de los
Pueblos de Cochabamba, el cual seguirá promoviendo porque incluye las
soluciones reales al cambio climático.

Los textos presentados al terminar la COP hablan de continuar
negociando un segundo período de compromisos dentro del Protocolo de
Kioto, pero no mencionan fecha para la conclusión de esas
negociaciones y no aseguran ese segundo período. Es más, dejan la
puerta abierta para que se desmantele Kioto, único acuerdo vinculante
sobre clima que obliga a los países ricos a reducir emisiones.

Sobre esas reducciones, los nuevos textos siguen enmarcados en un
sistema de ofertas voluntarias, o sea “promesas” de cada uno de los
países, sin hacer referencia a una cifra de recortes que todas las
partes tengan que acordar como objetivo común. Aunque los textos no
estipulan cifras de reducción de emisiones, ya aseguran mecanismos de
flexibilidad para los países ricos, para que puedan alcanzar sus
“promesas”. Entre esos esquemas está el comercio de emisiones y el
Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

En los acuerdos de largo plazo, siguen viendo a los bosques como meros
reservorios (sumideros) de carbono y apuntan al comercio de emisiones.
Tampoco se asegura el pleno derecho de pueblos indígenas y comunidades
locales. En materia de financiamiento climático, se crea un fondo
verde, pero se invita Banco Mundial a jugar un rol fundamental. En lo
referido a transferencia de tecnología, se crean dos nuevas entidades
que analicen el tema pero no se sabe de dónde saldrán los fondos para
su funcionamiento.

Ricardo Navarro, integrante de CESTA – Amigos de la Tierra El
Salvador, dijo: “Sólo en el Palacio de la Luna (Moon Palace es el
nombre del hotel donde se han hecho las negociaciones en Cancún) un
instrumento legal como el Protocolo de Kioto termina por beneficiar a
los países ricos, responsables históricos del cambio climático, aun
que no reduzcan sus emisiones”. “Lo que se discute en la Luna no
refleja lo que pasa en el planeta Tierra”, agregó Navarro.

Lucia Ortiz, de NAT – Amigos de la Tierra Brasil, señaló: “Rechazamos
un acuerdo sobre bosques que, más que buscar su preservación, los
valora económicamente de acuerdo al carbono que almacenan y abre la
puerta a más comercio de emisiones para favorecer a las naciones
poderosas más contaminantes”.

En tanto, Grace García, de COECOCEIBA – Amigos de la Tierra Costa
Rica, manifestó: “sólo a un grupo de lunáticos se le puede ocurrir
invitar al Banco Mundial a recibir los fondos del clima, con el
historial inmenso que tiene de financiamiento de los proyectos más
sucios del mundo y de condicionamientos de muerte a nuestros pueblos”.

Finalmente, Domingo Lechón, de Otros Mundos – Amigos de la Tierra
México, subrayó: “Los textos presentados en Cancún no responden bajo
ninguna circunstancia a la urgencia planteada por la ciencia y
provocarán un aumento de la temperatura mundial promedio de más de
cinco grados. Actualmente, con un aumento que no llega a un grado, los
impactos del cambio climático ya son gravísimos. Cada año mueren
300.000 personas a causa del cambio climático y de los desastres
naturales y sociales que provoca”.

ATALC denuncia que este resultado de Cancún no es más que la
repetición del antidemocrático y absolutamente insuficiente
Entendimiento de Copenhague. “Tenemos un Cancunhaguen que repudiamos”,
cerró Ricardo Navarro.

Por más información:

Ricardo Navarro, CESTA – Amigos de la Tierra El Salvador: cesta@cesta-foe.org.sv

Lucia Ortiz, NAT – Amigos de la Tierra Brasil: lucia@natbrasil.org.br

Grace García, COECOCEIBA – Amigos de la Tierra Costa Rica:
graciagarcimunoz@gmail.com

Domingo Lechón, Otros Mundos – Amigos de la Tierra México:
domingolechon@otrosmundoschiapas.org

Leave a Reply

Diciembre 11, 2010 (Cancún, Mexico).- El Estado Plurinacional de Bolivia cree que el texto de Cancún es una victoria vacía y falsa que fue impuesta sin consenso, y su costo será medible en vidas humanas. La historia juzgará severamente.

Comunicado de Prensa – Estado Plurinacional de Bolivia

Solamente existe una manera de medir el éxito de un acuerdo climático, y esto se basa en que si es o no efectivo para las reducciones de emisiones para prevenir el cambio climático. Este texto claramente falla, pues permite elevar la temperatura global en más de 4 grados, a niveles desastrosos para la humanidad. Recientes reportes científicos muestran que 300.000 personas ya están muriendo cada año por los desastres relacionados con el cambio climático. Este texto amenaza con el aumento de muertes anuales a un millón. Eso es algo que nosotros nunca aceptaremos.

El año pasado el mundo reconoció que Copenhague fue un fracaso tanto en contenido como en proceso. Este año, una campana deliberada para reducir las expectativas y la desesperación por cualquier acuerdo ha dado lugar en substancia a lo que es el Copenhague II.

La llamada ‘victoria’ para el multilateralismo es realmente una victoria para las naciones ricas que intimidaron y forzaron a otras naciones a aceptar un acuerdo en sus términos. Las naciones más ricas no ofrecieron nada nuevo en reducción de emisiones o de financiación, y en lugar han buscado en dar marcha atrás a los compromisos existentes, e incluir todas las escapatorias posibles para disminuir su obligación de actuar.

Mientras que las naciones en vías de desarrollo – las que se enfrentan las peores consecuencias del cambio climático – abogaron la ambición, nos han ofrecido en lugar el “realismo” de gestos vacíos. Propuestas por parte de los países poderosos como los EE.UU. fueron tratadas como sacrosantas, mientras que las nuestras eran desechables. Los acuerdos fueron siempre a expensas de las víctimas, en lugar de los culpables del cambio climático. Cuando Bolivia dijo que no estaba de acuerdo con el texto en las últimas horas de conversaciones, la objeción fue rechazada. Un acuerdo en el que sólo los poderosos llegan a la victoria no es una negociación, es una imposición.

Bolivia llegó a Cancún con propuestas concretas que traen esperanza para el futuro. Estas propuestas fueron acordadas por 35.000 personas en una histórica Conferencia Mundial de los Pueblos de Cochabamba en abril de 2010. Estas buscan soluciones justas a la crisis climática y abordar sus causas profundas. En el año transcurrido desde Copenhague, estas propuestas se integraron en el texto de negociación de las partes, y sin embargo el texto de Cancún excluye sistemáticamente estas voces. No pueden convencer a Bolivia de abandonar sus principios o los de los pueblos que representamos. Vamos a seguir luchando junto a las comunidades afectadas en todo el mundo hasta lograr la justicia climática.

Bolivia ha participado en estas negociaciones de buena fe y la esperanza de que podamos lograr un acuerdo climático efectivo. Estábamos dispuestos a ceder en muchas cosas, salvo la vida de nuestro pueblo. Lamentablemente, eso es lo que las naciones más ricas del mundo esperan que hagamos. Los países pueden tratar de aislarnos de nuestra posición, pero hemos venido aquí en representación de los pueblos y movimientos sociales que quieren una acción real y eficaz para proteger el futuro de la humanidad y la Madre Tierra. Sentimos su apoyo como nuestro guía. La historia será el juez de lo que ha sucedido en Cancún.

- Más información: www.cmpcc.org


Leave a Reply

En la madrugada de hoy 11 de diciembre de 2010 se anunció la existencia de un acuerdo en las negociaciones de la COP16, sin embargo, este texto no constituye ningún avance, por el contrario, implica la adopción formal del llamado “Acuerdo de Copenhague”, evadiendo por completo la búsqueda de soluciones reales a la crisis climática.

En relación con el proceso, aunque se habla de un rescate del multilateralismo, la aprobación fue lograda a través de negociaciones en grupos pequeños y reuniones informales, que facilitaron la división de los países más pobres, usando mecanismos financieros para convencerlos de cambiar su posición. Este proceso lejos de ser democrático, reprodujo los esquemas de negociación de la OMC, donde la voluntad de unos pocos se impone sobre las necesidades de la población mundial.

En cuanto a los contenidos del acuerdo, no responden a la urgencia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para frenar los fenómenos climáticos extremos que afectan a la humanidad y ya han causado miles de muertes. Aunque se menciona la adopción de un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto, no se explicitan fechas ni mecanismos para que ello ocurra y se incluye solamente la adopción de compromisos voluntarios. En consecuencia, las reducciones de gases que se adopten serán definidas por la voluntad de los países y no por una meta común global. En Cancún se demostró que los países del norte no están dispuestos a reducir sustancialmente sus emisiones.

La meta aprobada de aumento de la temperatura promedio global es de 2°C, la misma que había sido presentada en el llamado “Acuerdo de Copenhague” y que fue rechazada por ser insuficiente para evitar la desaparición de regiones enteras. A pesar de ello, ayer este límite fue aprobado. Además de ser insuficiente, no hay compromisos que garanticen su cumplimiento, con los ofrecimientos voluntarios se llegaría a un aumento de 5°C. Con esta meta se pone en riesgo la existencia de algunas islas y en menos de un siglo, la sobrevivencia misma de la humanidad.

El texto incluye la creación de mecanismos de flexibilización y compensación para que los países puedan cumplir con sus compromisos de reducción, esto no es más que la creación de nuevos mecanismos de mercado. Es la extensión de la lógica de la especulación financiera a las soluciones del clima, que hasta ahora sólo ha generado aumento de ganancias y ninguna reducción real de las emisiones.

En relación con financiamiento, aunque se aprobó la creación de un fondo global, no están garantizados los recursos, su origen ni la forma de implementarlos, el monto ofrecido es insuficiente para enfrentar realmente las consecuencias de la crisis climática. Aunque no se hizo explícito, países como EE.UU. expresaron el interés de que el Banco Mundial coordine ese fondo. El mismo Banco Mundial que ha promovido proyectos extractivos y contaminantes, ha generado el endeudamiento de los países del Sur y ha fomentado el modelo neoliberal en todo el mundo, ahora aparece como el encargado de buscar soluciones reales al cambio climático.

A pesar de las reiteradas críticas a las propuestas sobre bosques, el texto sólo incluye consideraciones financieras sobre el manejo de los mismos, se avanza cada vez más en los mecanismos de mercado y se desconocen los derechos de las comunidades sobre sus territorios. Los bosques son mercantilizados, al considerarlos como “sumideros de carbono”. En relación con transferencia tecnológica, se eliminaron del texto las referencias a la eliminación de los derechos de propiedad intelectual para el desarrollo de tecnologías alternativas y sustentables.

Bolivia había presentado propuestas que recogían las discusiones de los pueblos y organizaciones sociales, estas propuestas fueron ignoradas, no se hace mención a los derechos de la naturaleza ni a un tribunal vinculante de justicia climática. No existe ningún mecanismo para juzgar a los culpables del cambio climático y de las falsas soluciones, por el contrario, ahora tienen un marco jurídico para mantener su nivel de emisiones y reproducir los esquemas financieros de mercados de carbono.

Los gobiernos del mundo estaban en la obligación de buscar soluciones a la crisis y ofrecer respuestas para garantizar la sobrevivencia de la humanidad y no fueron capaces de hacerlo, el resultado de las negociaciones muestra que la lógica de la ganancia está por encima de la vida y el planeta.

Cancún, 11 de diciembre de 2010. Alianza Social Continental.


Leave a Reply

Este viernes a la 1 de la tarde un grupo de activistas por la justicia climatica hicieron un accion para expressar las voces de los excluidos de la conferencia


Leave a Reply

1. Convocados por cientos de organizaciones mexicanas e internacionales de todos los continentes, obreros, campesinos, pueblos indígenas, organizaciones de mujeres, del movimiento urbano popular, ambientalistas, Ong’s, activistas, intelectuales, nos reunimos en Cancún entre el 5 y el 10 de diciembre, simultáneamente a la realización de las negociaciones de la COP 16.

Llegamos a Cancún como fruto de un largo e intenso proceso de educación popular, talleres y discusiones, en México y con nuestros aliados internacionales, para avanzar en la construcción de una comprensión común, consensos y propuestas unitarias para ir conformando un gran sujeto social nacional e internacional plurisectorial y unitario capaz de exigir a los gobiernos del mundo que lleguen a acuerdos vinculantes, verificables, justos y con sanciones para los que no cumplan, acuerdos que enfrenten las causas profundas y estructurales de la crisis climática, dadas por el modelo de producción y consumo que concibe a la naturaleza sólo como fuente de recursos y ganancias y no como la Pacha Mama en la que es necesario vivir en armonía, equilibrio y justicia. La urgencia de soluciones frente a la realidad y efectos sociales y ambientales del calentamiento global no puede esperar el realismo político y el conformismo de los poderosos que han puesto en riesgo la sobrevivencia del planeta.

En este proceso conformamos el Diálogo Climático- Espacio Mexicano y un amplio comité internacional buscando la unidad con quienes luchamos por salvar este planeta y creemos que es prioritario y necesario impulsar cambios sistémicos.

2. Frente a un modelo civilizatorio capitalista y patriarcal que pone en el centro la ganancia privada por encima de cualquier cosa, impulsamos una civilización naciente en la que el centro sea la vida en todas sus formas. La crisis climática es el fruto de la civilización de la ganancia y de la depredación de la naturaleza. Sus verdaderas y profundas soluciones están en promover la civilización de la vida y no en el mercado. Muchos gobiernos siguen pensando que sólo se puede detener la crisis climática si hay ganancias con ello, en consecuencia, promueven “soluciones de mercado”, que son sólo negocios para tratar de solucionar lo que han provocado con sus mismos negocios depredadores. Nosotros, como parte del pueblo que aspiramos a movilizar, no tenemos negocios que hacer con el clima, buscamos cambiar el sistema como única forma de superar la crisis climática y seguir viviendo bajo el cobijo de nuestra Pacha Mama, durante las próximas generaciones.

3. Exigimos a los gobiernos que dejen de andar por las ramas y lleguen a compromisos de reducciones obligatorias de emisiones de gases de efecto invernadero en las cantidades necesarias (50%), para estabilizar el aumento global de la temperatura en un máximo de 1.5°C. Ello exige acordar un 2º periodo de compromisos del Protocolo de Kyoto. El volumen de reducción de emisiones debe ser definido por la ciencia, bajo el criterio de la salvación del planeta y no el que cada país esté dispuesto a ofrecer. Dicho volumen necesario debe ser asumido por los que más han emitido, como lo establece el Acuerdo Marco entre las partes y lo operativiza el protocolo de Kyoto. Las responsabilidades y compromisos deben ser proporcionales a las emisiones acumuladas.

4. El nivel necesario de reducción de emisiones no puede hacerse sin una transición justa a un cambio profundo del modelo de producción y consumo, que incluye un cambio de matriz energética hacia energías limpias, pero que a la vez no ocupe territorios indígenas o indispensables para la agricultura, la seguridad y la soberanía alimentaria. La transición también debe ser justa con los trabajadores y no destruir empleos sin la creación de más empleos decentes y una política pública para re-insertar a los trabajadores de los viejos empleos en el nuevo tipo de empleo decente hoy necesario.

5. Exigimos justicia climática. El que más ha dañado a la Madre Tierra tiene la obligación de reducir más sus emisiones, reparar el daño y transferir apoyos financieros y tecnológicos a los países del Sur, para enfrentar el problema. Los apoyos financieros y tecnológicos no deben ser préstamos, sino reparaciones y reconocimiento de la deuda ambiental. Tampoco deben tener otra condicionalidad que usarlos para mitigar el cambio climático, adaptarse y enfrentar los daños sociales, económicos y ambientales causados por este. Estos recursos no deben ser manejados por el Banco Mundial ni ninguna de las Instituciones financieras internacionales y la banca privada, que han estado promoviendo el modelo neoliberal y depredador.

6. La crisis climática no sólo tiene causas claras, sino responsables evidentes: los países altamente industrializados y sus empresas transnacionales Nadie debe evadir su responsabilidad pero debe ratificarse el principio de la Convención, “todos somos responsables, pero dichas responsabilidades son diferenciadas”.

7. Nos oponemos a las falsas soluciones: Mercados de carbono y de la biodiversidad, agrocombustibles, represas, captación y almacenamiento de carbono y biochar. Nos oponemos a la mercantilización de la vida, la solución está en enfrentar las causas sistémicas en la forma de producir y de consumir.

Hay que reforestar con plantas nativas, usando prácticas ancestrales de los pueblos indígenas y comunidades campesinas y mujeres, evitar la deforestación y degradación de suelos, generada por la misma explotación de los bosques y extracción de recursos naturales de las selvas, es necesario un pleno respeto a los derechos de las comunidades que los habitan, respetando la Convención de las Naciones Unidas para Eliminación de todas las Formas de Discriminación de las Mujeres (CEDAW) y la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIPs), especialmente de los pueblos indígenas y poblaciones tradicionales que nos dan ejemplo del manejo sustentable de sus bosques, se debe respetar la consulta libre, previa e informada para cualquier acción en sus territorios.

a) El programa REDD (Reducción de Emisiones por Degradación y Deforestación) no cumple con estos requisitos, aunque se le agreguen versiones que lo disimulan. Su objetivo es garantizar los derechos de los “inversionistas”, por encima de los derechos de los pueblos que habitan en los territorios. Mientras que los derechos del tenedor del bono se dirimen en tribunales penales o comerciales que sí tienen mecanismos reales y efectivos para hacerse cumplir, no sucede lo mismo con los derechos humanos.

b) REDD tiene como objetivo incorporar al mercado las tierras fértiles, ricas en agua y recursos naturales, para lo que diseñan contratos comerciales que buscan el control del territorio por parte de quien aporta los fondos, violando la soberanía territorial e impidiendo que las comunidades que lo habitan lo usen para su vida cotidiana, a pesar de que todos saben que los que desforestan y degradan los suelos no son las comunidades y pueblos indígenas sino las compañías mineras, madereras, agroindustrias y petroleras. En suma, constituye una contra-reforma agraria a escala global. Por todas estas razones, consideramos que REDD es una más de las falsas soluciones y rechazamos su implementación.

c) Los Bonos de Carbono no reducen las emisiones, han sido un mecanismo para compensar el incumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones por parte de los países del Norte con la compra de derechos de emisión de otros países.

8. Vemos con profunda indignación las tácticas de los países industrializados que pretenden acabar con el protocolo de Kioto y la convención y que utilizan las promesas de financiamiento para quebrar voluntades, dividir grupos como el G 77 + China, aislar a Bolivia y a los países del ALBA, culpándolos del fracaso de la COP16. Los verdaderos culpables de este fracaso son los países que continúan promoviendo falsas soluciones.

Lo único que les interesa a algunos países del Norte del Protocolo de Kioto es la base jurídica de los mercados de carbono. Por ello quieren pasarla al texto de negociación del grupo de Acción Cooperativa a Largo Plazo (AWG-LCA). Esta es una demostración más del intento de algunos países de evadir compromisos de reducción de emisiones y a la vez asegurar la continuidad y expansión de los mecanismos basados en el mercado, incluso después de poner fin a Kioto.

Nos oponemos a las tentativas de no implementar el segundo periodo de compromisos del Protocolo de Kioto. Estamos en riesgo de que se revierta lo logrado en 18 años de negociaciones, en especial, la pérdida de principios de justicia que se habían ganado en la Convención. Más aún, de que se destruya el marco de negociaciones multilaterales sobre el cambio climático en la ONU y quedemos a merced de las grandes corporaciones y sus gobiernos. Con la aprobación del acuerdo de Copenhague se aceptan los mecanismos excluyentes de negociación. El proceso en Cancún ha sido antidemocrático, excluyente y poco transparente, tanto con los gobiernos como con los pueblos, muestra de ello es la expulsión de observadoras y observadores de la sociedad civil de las negociaciones por manifestar su rechazo a las falsas soluciones.

9. Tenemos propuestas de fondo y viables, contenidas en el Acuerdo de los Pueblos, las hemos expresado a la opinión pública y a los gobiernos, pero muchos gobiernos están entrampados en el discurso de los acuerdos viables, es decir que sean aceptables para los que sólo piensan en sus negocios, más aún en hacer nuevos negocios. El enfoque de los movimientos sociales es otro, es la evidencia del drama que ya se vive en algunos lugares por la crisis climática que rápidamente tiende a profundizarse y extenderse. Exigimos soluciones reales que no pueden dejarse al mercado, por el contrario son responsabilidad de los gobiernos.

10. Lograr la sobrevivencia de nuestra Madre Tierra y de la vida en ella, implica disminuir drásticamente las emisiones adoptando compromisos vinculantes y creando un tribunal que sancione fuertemente a los que no cumplan. Esto desde la perspectiva de Justicia Climática, implica responsabilidades diferenciadas, fondos de apoyo público nacionales y extranjeros (no crédito) como pago al daño causado y no manejados por el Banco Mundial.

* Transitar con justicia a un nuevo modelo de producción y consumo no desarrollista,

* Límites crecientes a todas las formas de depredación de la naturaleza,

* Transición a una nueva matriz energética,

* Privilegiar los mercados locales que evitan una gran emisión de gases de efectos invernadero asociados a la importación y exportación. El libre mercado global afirma que abarata los productos al consumidor, pero si se interiorizaran los costos ambientales se vería que lo barato sale caro.

* Un nuevo, o mejor dicho ancestral, modelo de producción agrícola, silvícola y ganadero basado en la producción ecológica y orgánica familiar para mercados locales y que tienda a la seguridad y soberanía alimentaria, con semillas criollas. Con políticas públicas y apoyos adecuados los campesinos no sólo puede alimentar a la humanidad, sino además colaborar significativamente a bajar emisiones.

* Todas las verdaderas soluciones incluyen pleno respeto a todos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, ambientales, culturales, de los pueblos indígenas y de género.

Nuestras demandas forman parte de el torrente de luchas que contra el libre comercio y el modelo neoliberal se han librado a escala mundial en movilizaciones paralelas a las reuniones del G 20, La OMC y las negociaciones de TLC

Nos comprometemos a:

- Continuar caminando en la construcción de un movimiento fuerte multisectorial y unificado en la defensa de la naturaleza a través de la concientización, la educación y la organización desde la base.

- Profundizar en nuestras propuestas que se reflejan en el Acuerdo de Cochabamba.

- Evaluar las posibilidades y modalidades de una consulta popular, la conveniencia de una nueva Cumbre de los Pueblos, así como otras formas de involucramiento de nuevos sectores populares.

- Aumentar la organización y presión sobre nuestros gobiernos nacionales y a nivel global

Cambiemos el Sistema, no el Clima!

Fuera el Banco Mundial del Clima!

Cancún, 10 de diciembre de 2010


Leave a Reply

Más vale un no acuerdo que un mal acuerdo: Las miles de soluciones están en manos de los pueblos

Foro Global por la Vida, y la Justicia Social y Ambiental (4 al 10 de diciembre de 2010)

Los miembros de La Vía Campesina de más de 30 países de todo el mundo juntamos nuestras miles de luchas en Cancún para exigir a la Cumbre sobre Cambio Climático (COP 16), justicia ambiental y respeto a la Madre Tierra, para denunciar los ambiciosos intentos de los gobiernos, principalmente del Norte, de comercializar todos los elementos esenciales de la vida en beneficio de las corporaciones trasnacionales y para dar a conocer las miles de soluciones para enfriar el planeta y para frenar la devastación ambiental que hoy amenaza muy seriamente a la humanidad.

Tomando como principal espacio de mobilización el Foro Alternativo Global por la Vida, la Justicia Social y Ambiental, nosotras y nosotros celebramos talleres, asambleas, reuniones con nuestros aliados y una acción global que llamamos los miles de Cancún y que repercutió por todo el planeta y hasta en las mismas salas del Moon Palace de la COP 16. Esta acción del 7 de diciembre, tuvo como expresión de nuestra lucha una marcha de miles de miembros de La Vía Campesina acompañados por los indígenas Mayas de la península mexicana y nuestros miles de aliados de organizaciones nacionales e internacionales.

La mobilización hacia Cancún inició desde el 28 de noviembre con tres caravanas que partieron desde San Luis Potosí, Guadalajara y Acapulco, que recorrieron los territorios más simbólicos de la devastación ambiental pero además de las resistencias y las luchas de las comunidades afectadas. El esfuerzo de las caravanas fue un trabajo conjunto con la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Movimiento de Liberación Nacional, el Sindicato Mexicano de Electricistas y cientos de pueblos y personas que nos abrieron las puertas de su generosidad y solidaridad. El 30 de noviembre arribamos con nuestras caravanas a la Ciudad de México, celebramos un Foro Internacional y una marcha acompañados de miles de personas y cientos de organizaciones que también luchan por la justicia social y ambiental.

En nuestra jornada hacia Cancún, otras caravanas, una de Chiapas, otra de Oaxaca y una de Guatemala, después de muchísimas horas de viaje, se unieron en Merida para celebrar una ceremonia en Chichen Itza y finalmente llegar a Cancún el 3 de diciembre  para instalar nuestro campamento por la Vida y la Justicia Social y Ambiental. Al día siguiente, 4 de diciembre, abrimos nuestro foro y así dimos inicio a nuestra lucha en Cancún.

¿Por qué llegamos a Cancún?

Los actuales modelos de consumo producción y comercio han causado una destrucción medio ambiental de la cual los pueblos indígenas, campesinos y campesinas somos las principales victimas. Así que nuestra mobilización hacia Cancún y en Cancún es para decirle a los pueblos del mundo que necesitamos un cambio de paradigma de desarrollo y economía.

Hay que trascender el pensamiento antropocéntrico. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes.  El ser humano no es dueño de la naturaleza, si no que es parte de todo lo que tiene vida.

Ante esta necesidad de  reconstituir el sistema, el clima, la madre tierra, denunciamos

1. Que los gobiernos continúan indiferentes ante el calentamiento del planeta y en vez de debatir sobre los cambios de políticas necesarias para enfriarlo, debaten sobre el negocio financiero especulativo, la nueva economía verde y la privatización de los bienes comunes.

2. Las falsas y peligrosas soluciones que el sistema capitalista neoliberal implementa como la iniciativa REDD+ (Reducción de emisiones por deforestación y degradación); el MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio), la geoingeniería, representan comercialización de los bienes naturales, compra de permisos para contaminar o créditos de carbono, con la promesa de no talar bosques y plantaciones en el Sur.

3. La imposición de la agricultura industrial a través de la implementación de productos transgénicos y acaparamiento de tierras que atentan contra la Soberanía Alimentaria.

4. La energía nuclear, que es muy peligrosa y de ninguna manera es una verdadera solución.

5. Al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional, a la Organización Mundial de Comercio por  facilitar la intervención de las grandes transnacionales en nuestros países.

6. Los impactos que ocasionan los tratados de libre comercio con los países del Norte y la Unión Europea, que no son más que acuerdos comerciales que abren  más las puertas de nuestros países a las empresas transnacionales para que se adueñen de nuestros bienes naturales.

7. La exclusión de los campesinos y pueblos indígenas en las discusiones de los temas trascendentales en la vida de la humanidad y de la madre tierra.

8. La expulsión de Compañeros y compañeras del espacio oficial de la COP 16 por su oposición a los planteamientos de los gobiernos que apelan por un sistema depredador que apuesta por exterminar a la madre tierra y a la humanidad.

No estamos de acuerdo con la simple idea de “mitigar” o “adaptarnos” al cambio climático. Se necesita justicia social, ecológica y climática, por lo que exigimos:

1. Retomar los principios de los  acuerdos de Cochabamba del 22 de abril  del 2010 como un proceso que realmente nos lleve a la reducción real de la emisión de gases de carbono con efectos invernaderos y para lograr la justicia social y ambiental.

2. La Soberanía alimentaria en base a la agricultura campesina sustentable y agroecológica dado a que la crisis alimentaria y la crisis climática son lo mismo, ambas son consecuencias del sistema capitalista.

3. Es necesario cambiar los estilos de vida y las relaciones destructivas del medio ambiente. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos originarios, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes.

La Vía Campesina como articulación que representa a millones y millones de familias campesinas en el mundo y preocupados por la recuperación del equilibrio climático llama a:

1. Asumir la responsabilidad colectiva con la madre tierra, cambiando los patrones de desarrollo de las estructuras económicas y desapareciendo  a las empresas transnacionales.

2. Reconocemos a gobiernos como el de Bolivia, Tuvalu y algunos mas, que han tenido la valentía de resistirse ante la  imposición de los gobiernos del Norte y de las corporaciones transnacionales  y hacemos un llamado para que otros gobiernos se sumen a la resistencia de los pueblos frente a la crisis climática.

3. Tomar acuerdos obligatorios de que todos los que contaminen el ambiente deben rendir cuentas por los desastres y delitos cometidos contra la madre Naturaleza. De igual forma obligar a reducir los gases de carbono en el lugar donde se genera. El que contamina debe dejar de contaminar.

4. Alertamos  a los movimientos sociales del mundo sobre lo que acontece en el planeta para defender la vida de la madre tierra porque estamos definiendo lo que será  el modelo de las futuras generaciones.

5. A la acción y a la movilización social de las organizaciones urbanas y campesinas, a la innovación, a la recuperación de las formas ancestrales de vida,  a unirnos en una gran lucha para salvar a la madre tierra que es la casa de todos y todas contra el gran capital y de los malos gobernantes, es nuestra responsabilidad histórica.

6. A que las políticas de protección a la biodiversidad, soberanía alimentaria, manejo y administración del agua se basen en las experiencias y participación plena de las propias comunidades.

7. A una consulta mundial a los pueblos para decidir las políticas y las acciones globales para detener la crisis climática.

¡Hoy!, Ahora mismo  llamamos a la humanidad para actuar inmediatamente por la reconstitución de la vida de toda la madre naturaleza, recurriendo a la  aplicación del  “cosmovivir”.

Por eso, desde las  cuatro esquinas del planeta nos levantamos para decir: ¡No más daño a nuestra Madre Tierra! ¡No más destrucción al planeta!. ¡No más desalojos de nuestros territorios! ¡No más muerte a los hijos e hijas de la Madre Tierra! ¡No más criminalización de nuestras luchas!

No al entendimiento de Copenhague. Si a los principios de Cochabamba.

¡Redd NO! ¡Cochabamba SI!

¡LA TIERRA NO SE VENDE, SE RECUPERA Y SE DEFIENDE!

GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA

Delegación de la Vía Campesina a Cancún, 9 de diciembre de 2010


Leave a Reply


Leave a Reply

El Foro Internacional de la Justicia Climática – Diálogo de los Pueblos denuncia los intentos de los países más industrializados para acabar con el Protocolo de Kioto y por la mercantilización de la vida y la naturaleza en las negociaciones en Cancún.
Cancún, México a 9 de diciembre de 2010.- Las grandes potencias y poderes económicos intentan debilitar y someter a los países del G77, en particular los africanos y del AOSIS, con promesas de dinero insignificantes o con nuevas deudas financieras y condicionantes, como los créditos del Banco Mundial anunciados ayer, para que validen el mal llamado “Acuerdo” de Copenhague y con ello acepten dar el “golpe mortal” al Protocolo de Kioto.

Lo único que les interesa salvar del protocolo de Kioto es la base jurídica de los mercados de carbono. Por ello quieren pasarla al texto de negociación de la “Acción Cooperativa a Largo Plazo” (LCA). Es una demostración más del intento de algunos países de evadir compromisos de reducción de emisiones y a la vez asegurar la continuidad y expansión de los mecanismos basados en el mercado, incluso después de poner fin al Protocolo de Kioto.

No hay ningún compromiso por evitar los impactos catastróficos en la población y los ecosistemas del mundo que se generaría si la temperatura media global sube más de 1,5ºC. Hay una propuesta de convertir las metas voluntarias de reducción contenidas en el “No Acuerdo de Copenhague” en medidas vinculantes. Estas medidas son tan poco ambiciosas que podrían causar un calentamiento global de más de 4ºC.

Estamos en riesgo de que se revierta lo logrado en 18 años de negociaciones a partir de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, más aún de que se destruya el marco de negociaciones multilaterales sobre el cambio climático en la ONU y que quedemos a merced de las grandes corporaciones y sus gobiernos.

El Foro Internacional de la Justicia Climática – Diálogo de los Pueblos se opone a todas esas tentativas de aniquilar el Protocolo de Kioto y de no implementar el segundo periodo de compromisos. Denunciamos asimismo la falta de voluntad política de los países altamente industrializados, especialmente los Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Nueva Zelanda, Canadá, entre otros, para asumir compromisos legalmente vinculantes de acuerdo con la urgencia de tomar medidas frente a la crisis climática.

También demandamos el reconocimiento de la deuda climática histórica que tienen los países del Anexo 1 del Protocolo de Kioto con los países y pueblos del Sur Global. Denunciamos que las negociaciones de la COP 16 desconocen los derechos internacionales vinculantes sobre pueblos indígenas, a pesar de que estos han sido recogidos por la ONU.

Por último, criticamos enérgicamente el discurso y la manipulación en las negociaciones, que pretende dividir a los países más empobrecidos del G77 y aislar a Bolivia, culpándola de un posible fracaso de la COP16. Los verdaderos culpables de este fracaso son los países que continúan promoviendo falsas soluciones. Reiteramos nuestro apoyo a las propuestas y demandas recogidas en el Acuerdo de Cochabamba.

Invitamos a toda la sociedad de Cancún a participar en el acto público con el presidente de Bolivia, Evo Morales, a las 3 de la tarde en el Centro Deportivo Jacinto Canek, ubicado en Av. Tulum y Chichen Itza.

Nota a los editores: En protesta a la deriva de las negociaciones de la COP16, se organizará una acción simbólica con velas, después del acto público con Evo Morales y en las cercanías del Campamento de La Vía Campesina. Invitamos a los medios de comunicación a cubrir esta acción.

- Para más información, entrevistas y contacto de prensa: Maureen Santos + 521 998 116 25 35


Leave a Reply

Jubileo Sur y otras organizaciones y movimientos sociales, entre ellas la red internacional Justicia Climática, Ahora! continúan protestando contra la deriva de las negociaciones de la COP 16 en Cancún. El día 8 de diciembre, se convocó una movilización que recorrió el centro de Cancún para exigir que el Banco Mundial salga del financiamiento para el clima.

Alrededor de 200 personas de organizaciones indígenas, campesinas, ecologistas, ONG y redes de la sociedad civil del Norte y del Sur lanzaron una campaña en todo el mundo que insta a los gobiernos a negar que el Banco Mundial cumpla un papel en el financimiento para el clima.

La marcha comenzó aproximadamente a las 10, desde el Ayuntamiento (Palacio Municipal) de Cancún hasta el kilómetro cero. La manifestación caminaron por la ciudad llevando una piñata de cerdo que representaba al Banco Mundial. Al llegar al kilómetro 0, los manifestantes rompieron la piñata para ilustrar la necesidad desesperada de los pueblos del Sur para lograr una financiación justa y democrática de las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

Los activistas también desplegaron tres grandes muñecos en la marcha que representaban el Banco Mundial, los Estados Unidos y la Unión Europea, todos ellos empeñados a convertir el cambio climático en un negocio más para las empresas multinacionales, así como para encargar al Banco Mundial la gestión del financiamiento climático de los países del Anexo 1 a los países del Sur, generando nuevas deudas financieras.

La manifestación contó con la participación de Jubileo Sur, Jubileo Sur de Asia y el Pacífico del Movimiento sobre Deuda y Desarrollo, World Development Movement, 350.org, Freedom from Debt Coalition, Amigos de la Tierra, La Vía Campesina, la Red de Justicia climático, Focus on the Global South, ATTAC, Ecologistas en Acción, Grassroots International, Alianza por la Justicia Global, Indigenous Environment Network, el Foro de ONG sobre el Banco Asiático de Desarrollo, y otros grupos.


Leave a Reply


Leave a Reply

Cancún (México), 7 dic (EFE).- Varios miles de campesinos, indígenas y representantes de organizaciones no gubernamentales se manifestaron hoy en distintos puntos de Cancún (México) para exigir a las naciones reunidas en la Cumbre del Clima compromisos contra el calentamiento global.

Los manifestantes recorrieron diversas calles de este balneario mexicano ya que el fuerte dispositivo de seguridad impidió que llegaran a la sede de la Cumbre que se celebra en un aislado resort de lujo y en un centro de convenciones, ambos a más de 20 kilómetros de la localidad turística.

Dos marchas convocadas por distintas organizaciones provocaron el caos circulatorio en Cancún y cortes intermitentes en la carretera que une esta ciudad con la de Playa del Carmen, en la Riviera Maya.

Cientos de diferentes redes y organizaciones sociales participaron en una marcha en el centro de la ciudad que concluyó frente a la sede del gobierno local para exigir a los países reunidos en Cancún acuerdos en las negociaciones climáticas que llevan a cabo.

A esta movilización, convocada por la organización “Diálogo Climático-Espacio Mexicano (ESMEX), asistieron, unas 4.000 personas.

Los manifestantes expresaron su oposición a los mecanismos de mercado que se pretenden imponer en la Cumbre de Cancún, como la captación y almacenamiento de CO2, el programa contra la deforestación (REDD), el actual modelo de producción industrial de agrocombustibles, la energía nuclear y la geoingeniería.

Según un comunicado repartido por los organizadores, con su acción exigen “un proceso democrático y transparente para que no se repita la conducta exclusiva, opaca y antidemocrática de la negociación” como la ocurrida en la Cumbre de Copenhague, el pasado año.

Recordaron que los países desarrollados, como máximos responsables del cambio climático, son los encargados de promover un acuerdo ambicioso, legalmente vinculante y justo, en referencia a la necesidad de establecer un segundo periodo del Protocolo de Kioto, que vence en 2012, al que se oponen algunas naciones como Japón.

Los organizadores informaron que en otras 30 ciudades del continente americano hubo movilizaciones de campesinos en contra de unas decisiones en la Conferencia climática de Cancún que no se consideran favorables a los pueblos sino a las empresas.

En paralelo, otra marcha convocada por Vía Campesina y Amigos de la Tierra salió del centro de Cancún para recorrer la Avenida Tulum a pie y en varios autobuses.

En la marcha, que llegó a ocupar un kilómetro y medio, participaron campesinos e indígenas, muchos de ellos llegados desde Bolivia, que portaban fotografías del mandatario del país, Evo Morales, y de Ernesto “Ché” Guevara.

Entre otros reclamos, exigieron libertad para los presos indígenas acusados de crímenes ambientales, el abandono del maíz transgénico y el fin de la comercialización de la tierra.

En la sede de la Cumbre, en el Hotel Moon Palace, una treintena de activistas, que acudieron a ofrecer una rueda de prensa, protestaron contra la orientación de la COP16, que a su juicio beneficia a las empresas y no toma en cuenta a los pueblos.

“Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza” y no al mecanismo contra la degradación forestal en el que se trabaja (REDD) en una jornada a la que se le está llamando “Día de Acción Mil Cancuns para la Justicia Climática”.

“Estamos preocupados porque vemos que el Gobierno de México está tratando de sacar un acuerdo de Cancún pero con el espíritu de Copenhague, tanto en los procesos como en los contenidos. Somos testigos de reuniones paralelas que se han establecido”, dijo Ricardo Navarro, portavoz de Amigos de la Tierra Internacional.

Campesinos marchan contra el cambio climático en Cancún

(AFP) Varios miles de campesinos emprendieron una kilométrica marcha este martes hacia el lugar donde se celebra la conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático de Cancún, para exigir un “acuerdo que respete a los pueblos del mundo”.

Convocados por asociaciones rurales y por la organización internacional Vía Campesina, los miles de campesinos partieron en una soleada mañana del centro de Cancún hacia un lujoso hotel, situado a más de 20 km, donde representantes de más de 190 países están reunidos hasta el viernes negociando el futuro de la lucha contra el cambio climático.

“Es urgente un acuerdo de reducción a 50% de los gases de efecto invernadero y estamos exigiendo a Estados Unidos, a Japón, a China y al G8 que cedan ante esa petición de los pueblos del mundo”, dijo a la AFP Rafael Alegría, de Vía Campesina de Honduras, rodeado de centenares de banderas arcoiris símbolo de la Madre Tierra y banderas verdes de los campesinos.

“Es mejor que (los negociadores de Cancún) no lleguen a ningún acuerdo a que obtengan un mal acuerdo”, dijo a la AFP Ash-Lee Woodard de la alianza Grass Root Global Justice de Estados Unidos.

Al son de tambores, matracas y zampoñas de viento bolivianas, cantaban “la tierra no se vende, se ama y se defiende” y enarbolaban pancartas en las que podía leerse consignas como “Soberanía Alimentaria Ya” y “Los bosques no son materias primas”.

“En mí país las revoluciones se hacen con marchas, andamos, andamos muchos días para defender nuestros derechos”, afirma Pablo Paniagua, de Bolivia.

La propuesta boliviana de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, organizada en Cochabamba, es el ideal de acuerdo climático para los participantes de esta marcha, un acuerdo que respete a los pobladores tradicionales y pequeños productores indígenas.

“Me da mucha vergüenza la postura que está teniendo mi país, Japón, en esta conferencia, porque lo que defendemos aquí es que los países desarrollados asuman sus responsabilidades por lo que han hecho al planeta y para salvar a la tierra”, afirma Akiyo Mitsukawa, una militante del movimiento de agricultores familiares de Japón.

Desde el inicio de la conferencia, el 29 de noviembre, Japón ha dejado muy clara su negativa a firmar un segundo periodo de compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero bajo el Protocolo de Kioto, cuya primera fase expira a finales de 2012.

Bajo el lema “Miles de Cancún por la Justicia Climática”, esta protesta está apoyada, según sus organizadores, por manifestaciones simultáneas en varias ciudades de México, Estados Unidos, Latinoamérica y Europa.

“Son para la gente que no puede estar aquí hoy”, afirma Woodard.

Los campesinos sufren directamente el impacto del cambio climático con fenómenos extremos como los cada vez más frecuentes y violentos huracanes que devastan sus cosechas y la dramática disminución del agua en amplias regiones.

Campesinos y activistas exigen acciones contra el cambio climático

Alrededor de 2,500 campesinos y activistas ambientales marchan por diferentes partes de Cancún para exigir acciones contra cambio climático

CANCÚN (CNNMéxico) — Alrededor de 2,500 campesinos e integrantes de organizaciones de la sociedad civil comenzaron a marchar esta mañana por las grandes vías de Cancún con el fin de manifestarse para exigir acuerdos y por que Cancún 2010 no se convierta en una réplica de Copenhague 2009, donde faltó un compromiso firme de los líderes mundiales en contra del calentamiento global.

Cifras de policías municipales de Benito Juárez, donde se encuentra el centro turístico de Cancún, señalan que alrededor de 1,000 campesinos agrupados bajo el movimiento Vía Campesina se dirigen hacia el Moon Palace, la sede en la que se llevan a cabo las negociaciones en el marco de la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16).

A una distancia de 1.5 km del Moon Palace, se instaló un retén con 1,000 elementos de la Policía Federal que bloquea el paso, aunque hasta las 12:50 los integrantes de Vía Campesina aún no llegaban a ese punto.

En el centro de la ciudad, a unos 40 km del complejo turístico, alrededor de 1,500 integrantes de organizaciones de la sociedad civil comenzaron a marchar sobre una de las principales avenidas del centro de Cancún y se dirigen hacia el ayuntamiento municipal.

Entre los asistentes a estas dos manifestaciones, se encuentran personas provenientes de países asiáticos como Bangladesh, India, Filipinas, Corea del Sur, de países europeos como Noruega, Alemania, Francia y de países latinoamericanos como Bolivia, Colombia, Costa Rica, El Salvador, entre otros.

Raúl Benet, de la Campaña Global por la Acción Climática (GCCA por sus siglas en inglés) dijo que se esperaba la participación de 100 organizaciones de la sociedad civil y 3,000 participantes que se irían integrando a la protesta a lo largo del día.

También frente a las instalaciones de la sede oficial de la COP 16, unos 20 ciudadanos manifestaron su apoyo a las protestas callejeras que encabeza Vía Campesina y exigieron respeto a la “madre tierra”.

Al contingente se unió el representante de la delegación boliviana, Pablo Solón, quién pidió impulsar la movilización ciudadana para poder cambiar el rumbo de las negociaciones de la cumbre climática.

“Un “Cancunhagen” sería una tragedia para la humanidad. Necesitamos un acuerdo (…) para salvar a la naturaleza y a la humanidad”, explicó.

Los activistas y el delegado boliviano hicieron alusión a la COP 15 que se celebró en 2009 en la capital danesa, Copenhague (Copenhagen, en inglés), donde los estados parte no lograron llegar a grandes acuerdos para tener un régimen climático global.

La protesta dentro del Moon Palace inició en rechazo del programa de Reducción de Emisiones por Degradación y Deforestación (REDD) que se discute en la COP 16. Los grupos inconformes aseguraron que REDD implica desalojos, usurpación de tierras y destrucción de la biodiversidad.

Bajo la consigna “Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza”, los manifestantes exigieron respetar los derechos de los pueblos indígenas sobre la madre tierra y no impulsar programas que “comercialicen a los bosques”.

A las 16:00 horas, tiempo local, se inauguran oficialmente las sesiones de alto nivel en la COP 16, donde jefes de estado y ministros participarán en las negociaciones internacionales que buscan alcanzar un acuerdo en materia de cambio climático.


Leave a Reply

16 Conferencia de las Partes, Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático Posicionamiento Político del Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático, ante la primer semana de negociaciones 6 de diciembre de 2010, Cancún México

Los pueblos indígenas de todo el mundo participando en la COP16, estamos en la línea de frente ante los impactos directos del cambio climático y los impactos derivados de la implementación de falsas soluciones, aunados a los impactos generados por los Estados que no reconocen ni garantizan nuestros derechos.

Nuestra sobrevivencia presente y futura está en gran peligro. Sin embargo, seguimos efectivamente excluidos como Pueblos Indigencias en estas discusiones y en el proceso de toma de decisiones, por lo tanto, demandamos el respeto a nuestro derecho a la participación plena y efectiva.

Reafirmamos que los tres pilares fundamentales del posicionamiento político de los pueblos indígenas deben ser garantizados y aplicados en el acuerdo final de Cancún, así como en todos los procesos, acuerdos y acciones sobre cambio climático que se lleven a cabo en el nivel nacional, regional o internacional:

- Respeto pleno a nuestros derechos, incluyendo aquellos contenidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

- Respeto a nuestro derecho al Consentimiento Libre, Previo e Informado.

- Reconocimiento y protección para el Conocimiento tradicional de los pueblos indígenas como base para la generación de soluciones efectivas al cambio climático. Nuestras estrategias y soluciones locales basadas en el conocimiento tradicional pueden constituir soluciones reales al cambio climático

Reconocemos que en el texto actual de negociación con el que los países Partes están trabajando, existen algunas referencias sobre los pueblos indígenas que deben quedar en el acuerdo final de Cancún. Insistimos en que no responden suficientemente a nuestras demandas para el reconocimiento pleno e implementación de los derechos que hemos conquistado después de una lucha de 30 años y que ahora constituyen la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Nuestros derechos tienen que ser incluidos en todas las secciones del acuerdo que salga en Cancún, inter alia en las secciones preambular, Visión Compartida, y en la de REDD.

También seguimos rechazando el mercado de carbono por ser una falsa solución al cambio climático. Nuestra Madre Tierra no es un objeto de comercialización. En particular insistimos que los bosques tienen una variedad de funciones y que son la fuente de vida para los pueblos indígenas del mundo, incluyendo los pueblos en aislamiento voluntario. Por eso no pueden ser parte de ningún programa o esquema basado en la compensación por mercado de carbono. Las soluciones deben reconocer que la Madre Tierra es sagrada. Exigimos a los representantes de los Estados que reflexionen y evalúen su relación con ella para buscar soluciones reales y efectivas en las cuales se restaure el equilibrio y el respeto entre los seres humanos y la naturaleza.

Exigimos a los representantes de los Estados aquí reunidos que reconozcan la gravedad de la crisis del cambio climático. Demandamos, especialmente a los países industrializados a que asuman sus responsabilidades para la defensa y protección de la Madre Tierra y se comprometan a tomar acciones serias, efectivas y vigentes para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que están amenazando la vida en todo el planeta.

Nosotros tenemos que hablar por las plantas, los animales y las generaciones del futuro cuyas voces tampoco están incluidas aquí. Su sobrevivencia, así como la de todos nosotros, depende de conclusiones fuertes, justas y reales al final de esta semana aquí en Cancún.


Leave a Reply

En un año en que millones de personas de todo el mundo han sido afectadas por los impactos negativos del cambio climático, la tarea de la CMNUCC de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en forma drástica e inmediata, es más urgente que nunca. Los científicos han advertido en forma sistemática, que cada vez queda menos tiempo para enfrentar este problema mundial en forma efectiva.
Es por eso que nosotros, las organizaciones de la sociedad civil abajo firmantes, exigimos un proceso democrático, transparente y participativo en las negociaciones de clima de la ONU, que conduzca a resultados equilibrados, equitativos y basados en la ciencia en Cancún para implementar la Convención de Clima de la ONU y los compromisos legalmente vinculantes de los países desarrollados de reducir sus emisiones en virtud del Protocolo de Kioto.

Cancún debe arrojar un resultado que tenga legitimidad, mediante un proceso justo y democrático. Sin embargo el pronóstico es muy desalentador.

El proceso debe evitar el comportamiento excluyente, no transparente y antidemocrático de la conferencia de clima en Copenhague en diciembre de 2010, que generó asperezas, socavó la confianza y condujo al polémico Acuerdo de Copenhague. El Acuerdo, realizado por un grupo exclusivo de 28 países elegidos por el gobierno danés, y establecido al final de la conferencia sobre la base de la política “tómalo o déjalo”, es ilegítimo y, según los términos del secretariado de clima de la ONU, no tiene validez legal.[1] Los científicos han confirmado que sus promesas podrían causar más de 4 grados de calentamiento, lo que provocaría impactos catastróficos en la población y los ecosistemas del mundo, y cambio climático irreversible [2].

Estamos consternados ante la información de que el gobierno mexicano ha invitado a un número limitado de Jefes de Estado a esta conferencia en Cancún. Denunciaremos cualquier intento en Cancún de utilizar nuevamente un proceso de un grupo pequeño de Jefes de Estado selectos para defender los intereses de unos pocos países a expensas de muchos.

También expresamos preocupación ante información de que la Presidencia mexicana ya convocó a pequeños grupos de países en paralelo a las negociaciones formales, sin ejercer plena transparencia, y unificar a ambas vías de la negociación, arriesgando así una retirada del Protocolo de Kioto y disminuir la ambición de otras Partes. Los países desarrollados deben honrar, no abandonar su obligación legalmente vinculante de reducir sus emisiones en virtud del Protocolo de Kioto a partir de 2012.

Y asimismo nos preocupa la propuesta de la nueva Presidencia de un resultado en Cancún en virtud del Plan de Acción de Bali, que refleja la fuerte parcialidad del Acuerdo de Copenhague y ha eliminado demandas fundamentales de los países en desarrollo.

Entre otras cosas:

- Elimina toda referencia a mantener el calentamiento por debajo de 1 a 1,5 grados que cuenta con el apoyo de 100 países en las negociaciones;

- Elimina toda referencia al financiamiento de al menos 1,5% del PNB de los paises del Anexo 1, que cuenta con el apoyo del G77 + China, que representa a más de 130 países;

- Le da potestad al Banco Mundial como fiduciario para que supervise fondos en el marco de un Nuevo fondo mundial para el clima, a pesar de que los países en desarrollo solicitaron en forma unánime un nuevo fondo bajo la autoridad de la CMNUCC; y

- Establece nuevos “mercados de carbono” que le permitirá a los países desarrollados continuar contaminando, mientras les permite esquivar sus compromisos financieros y pasar la carga de la mitigación a los países en desarrollo.

El texto ha eliminado prácticamente todas las propuestas presentadas por Bolivia en base al Acuerdo de los Pueblos que refleja el deseo de más de 35,000 representantes de los movimientos  y organizaciones sociales que participaron en la Conferencia Mundial de los Pueblos en Bolivia en abril del 2010.

Exigimos que las Partes trabajen en un texto elaborado por ellas mismas (texto 13 Agosto) que refleje las opiniones de las Partes y que las negociaciones sigan siendo dirigidas por las Partes y sean participativas.

Finalmente, nos preocupan los límites impuestos por el gobierno mexicano y la secretaría de la ONU a la plena participación de la sociedad civil. No toleraremos ningún intento de callar a la gente ni limitar nuestra voz.

Creemos que es posible lograr un resultado exitoso en Cancún que aplique la Convención y obligaciones legalmente vinculantes para reducir sus emisiones en virtud del Protocolo de Kioto. La clave para lograrlo es aseguar que los países desarrollados cumplan con sus compromisos y que se escuchen las voces de los más afectados por el cambio climático.

-> Para firmar esta carta, por favor enviar un correo con nombre de la organización y país a: vmenotti@ifg.org, avillamarc@hotmail.com, sebastian@redes.org.uy

Firmantes:

Asociacion Globalizate, Spain
Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), Mexico
Bangladesh Krishok Federation, Bangladesh
CEICOM, Mexico
Center for Food Safety, US
Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento A.C. (COPEVI), Mexico
Científicos por el Medio Ambiente (CIMA), Spain
Civic Response, Ghana
Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU), Spain
Dimpos Manalu KSPPM, Indonesia
Dimpos Manalu, KSPPM, Indonesia
Ecologistas en Acción, Spain
Equity and Justice Working Group, Bangladesh
FAIR, Italy
FASE, Brazil
FERN, UK
Focus on the Global South
Freedom from Debt Coalition, Philippines
Friends of the Earth International
Fronteras Comunes, Mexico
Fundación IPADE, Spain
Fundación Pachamama, Ecuador
GAIA, Global Alliance for Incineration Alternatives
Gayo Forest Foundation, Indonesia
Grassroots International
Green Camp, China
Green Zhejiang, China
Hangzhou Eco-culture Association, China
HELIO International
Institute for Agricultural and Trade Policy, US
Institute for Essential Services Reform, Indonesia
International Center for Technology Assessment, US
International Forum on Globalization, US
International Rivers, United States
International Youth and Student Movement for the United Nations
International.Lawyers.org
Izquierda Unida, Spain
Jagaran, Nepal
JS-Asia/Pacific Movement on Debt and Development
Jubilee South
Jubilee USA Network, US
Kenya Young Greens, Kenya
Koalisi Anti-Utang (KAU), Indonesia
Kruha Water Coalition, Indonesia
LDC Watch
Mines Minerals People, India
National Forum For Advocacy, Nepal
New York Climate Action Group, US
North-South XXI
Pachamamma Foundation, Ecuador
Perkumpulan Elang-Riau, Indonesia
Philippine Movement for Climate Justice (PMCJ), Philippines
Rainforest Foundation US
Rainforest Foundation, UK
Red Mexicana Frente el Libre Comercio (RMALC), Mexico
Rural Reconstruction, Nepal
SEO/Birdlife, Spain
Serikat Nelayan Indonesia(SNI), Indonesia
SONIA, Italy
South Asian Alliance for Poverty Eradication (SAAPE)
Suluh Muda Indonesai, Indonesia
SUPRO, Bangladesh
Sustainable Energy & Economy Network, US
Third World Network
Transnational Institute (TNI)
USO, Spain
World Development Movement, UK
Wuhu Ecology Center, China
Yaxche’, Árbol de la Vida, A.C., Mexico
YEL-SOCP, Indonesia


Leave a Reply

Delegados indígenas presentes en la Cumbre sobre Cambio Climático exigieron a viva voz que los gobiernos incorporen los derechos humanos y refieran la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en los textos finales de negociación.

Sigue leyendo aquí…


Leave a Reply

Organizaciones miembros de JUBILEO SUR de América Latina y el Caribe, África, Asia y el Pacífico se movilizaron contra el Banco Mundial y las demás Instituciones Financieras, en la ciudad de Cancún, en el marco de la COP 16.

El 3 de diciembre las organizaciones se concentraron frente al Palacio Municipal, sobre la Av. Tulum, centro, donde realizarán un acto y luego se movilizarán hasta el supermercado Wall Mart, para denunciar la complicidad de las empresas transnacionales en el agravamiento de la crisis climática.

Las organizaciones expresaron su fuerte oposición a los esfuerzos de los gobiernos de los países del Anexo 1 a darle al Banco Mundial un rol central en la arquitectura financiera climática.

El financiamiento para el clima es uno de los temas claves ahora bajo discusión en la conferencia de clima y es un área en la cual se espera lograr algún avance aquí en Cancún. Los estados partes apuntan a alcanzar acuerdos en torno a la creación de un fondo climático mundial. Los EEUU y gobiernos de la Unión Europea han manifestado claramente su posición, afirmando que el sí debe otorgarse al Banco Mundial un papel preponderante en el establecimento y/o gestión del financiamiento para clima.

En la rueda de prensa convocada por la Coalición contra la Deuda (Filipinas), Jubileo Sur, la Alianza Pan-africana de Justicia Climática y el Foro de ONGs sobre el Banco de Desarrollo de Asia (ADB), diversos grupos sociales del Sur expresaron sus motivos por rechazar cualquier rol para el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo como el BID, el ADB y el Banco Africano de Desarrollo.

“Hemos experimentado directamente las consecuencias de los préstamos y créditos del Banco Mundial, sus proyectos y condicionamientos políticos. Para nosotros es inconcebible pensar que se podría confiar a esta institución el financiamiento para clima,” comentó Abdul Awal de SUPRO, una red de organizaciones de base territorial en Banglades y miembro de Jubileo Sur. “En Bangladesh, hemos hecho campaña nacional por rechazar cualquier rol para el Banco Mundial en los fondos fiduciarios nacionales de financiamiento para clima.”

Mithika Mwenda de la Alianza Pan Africana de Justicia Climática agrega que “el Banco Mundial ha gastado miles de millones de dólares financiando proyectos de combustibles fósiles durante los últimos 40 años. Incluso muy recientemente, financió USD 3 mil millones para un megaproyecto de carbón en Sudáfrica. Claramente comparte una gran responsabilidad por la generación de la crisis climática.”

“El financiamiento para clima no debe ser otorgado como préstamos o de cualquier forma que genere endeudamiento. Ya es una grave injusticia que los pueblos del Sur tengan que cargar con lo peor de los impactos de una crisis en cuya generación no tuvieron responsabilidad alguna. Asimismo es injusto que estemos forzados a pagar el costo por hacer frente a estos impactos” afirma Lidy Nacpil de la Coalición contra la Deuda de Filipinas, miembro de Jubileo Sur. “Si el Banco Mundial está involucrado como fuente o como canal de financiamiento para clima implica que una parte significativa de estos fondos se otrogarán como préstamos.”

Miguel Borba de Sa, en representación de Jubileo Sur/Américas, agrega que “El Banco Mundial ha venido promocionando un paradigma de “desarrollo” que ha producido los problemas del calentamiento global y el cambio climático. Además ha estado promocionando soluciones falsas a la crisis climática que solo preparan el camino para que las elites globales y las corporaciones transnacionales puedan seguir lucrando.”

Los grupos anunciaron que habrá campañas fuertes a nivel mundial durante los próximos meses a fin de hacer frente al rol cada vez más amplio del BM en relación al clima.

Para más información, favor de comunicarse en Cancún con:

- Laura Yanella – lauraaracelie@hotmail.com – 9981336061 (español)

- Primo Morillo – primomorillo.apmdd@gmail.com – 9981391971 (inglés)

- Romil Hernandez – romilhernandez@gmail.com – 9981403884 (inglés)

- Samir Abi – samirtg@yahoo.fr – +5559435665 (inglés)


Leave a Reply

Por favor firmen hasta el 5 de diciembre la Carta dirigida a los gobiernos reunidos en la COP16 de Cambio Climático en Cancún (México).

Una de las batallas cruciales es impedir que el Banco Mundial y otros Bancos Multilaterales de Desarrollo controlen la Financiación Climática, especialmente el Fondo Climático Global que forma parte de la agenda de negociaciones internacionales sobre el clima. Muchos de los que trabajamos contra la Deuda Externa, el BM/FMI y por la Justicia Climática estamos de acuerdo en que debemos intensificar urgentemente los esfuerzos colectivos coordinados para evitar que esto ocurra y en el proceso promover nuestras demandas y alternativas sobre la financiación climática.
Como saben, el tema de la financiación de la lucha contra el cambio climático cobra mucha importancia, además porque EEUU, la Unión Europea y Japón están haciendo mucho lobby para que sea el Banco Mundial quien gestione estos fondos.

Varias organizaciones y redes internacionales hemos elaborado una campaña internacional “Banco Mundial fuera del clima”. La carta adjunta es el primer paso.

-> Por favor envien sus adhesiones *HASTA EL DOMINGO*, 5 de diciembre a WorldBankOut@gmail.com

*IMPORTANTE*: el día 8 de diciembre se hará una acción en Cancún (y se entregará la carta a la COP16) y en otros sitios del mundo, como día de acción internacional con el enfoque de denunciar al Banco Mundial y exigir que no sea la entidad que gestione el nuevo fondo global climático que se discutirá en Cancún. Os invitamos a organizar también algún tipo de actividad en vuestra localidad (enviar carta al gobierno, a diputad@s, carta al director, nota de prensa, una pancarta, etc.).

-> Esta semana se hará pública también la *web de la campaña*: http://www.worldbankoutofclimate.org


Carta abierta a los gobiernos reunidos en la 16ª Conferencia de las Partes de la Convención marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Cancún

Los pueblos y comunidades en los países del Sur global necesitan cientos de miles de millones de dólares cada año para hacer frente a los impactos del cambio climático y construir capacidades de respuesta, así como adoptar vías alternativas de desarrollo. El costo de compensar los daños del pasado, presente y futuro no hará sino crecer, si además no se toman las medidas necesarias en los países industrializados, para hacer una transición justa hacia economías equitativas, no basadas en combustibles fósiles.


Hacemos un llamamiento a los gobiernos del mundo para que cumplan con su obligación de garantizar que recursos públicos nuevos y adicionales para financiar estén disponibles, ahora y de una manera que se base en el principio de responsabilidad histórica, que no aumente la carga de la deuda y que esté libre de condicionamientos políticos.

Les instamos a que creen un Fondo Climático Mundial bajo la autoridad de la CMNUCC, que tenga una estructura de gobernanza equitativa, dé prioridad a la participación de las comunidades afectadas, opere con plena transparencia, democracia, participación y rendición de cuentas, y proporcione acceso directo a la financiación.


El Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo no deben tener un papel en el establecimiento o gobierno del nuevo Fondo Climático Mundial, ni en la gestión de financiación para el clima. Su naturaleza, estructura, trayectoria y sus políticas están en contradicción con lo que deberían ser los principios justos y efectivos de financiación para el clima, y la estructura y el funcionamiento de un nuevo fondo.

  • El Banco Mundial es una institución crediticia que durante mucho tiempo ha estado estableciendo condiciones políticas y programas a los países en desarrollo y los pueblos a través de sus préstamos. Darle un papel al Banco Mundial en el financiamiento climático resultará en que una parte significativa de ese financiamiento fluya en forma de préstamos y muy probablemente vengan con condicionamientos.

  • Las estructuras de gobierno del Banco Mundial no son democráticas; domina en ellas la representación de los gobiernos de los países industrializados ricos.. El Fondo Climático Mundial debe tener una representación mayoritaria de los países y pueblos del Sur global en su estructura de gobierno, ya que son la mayoría del mundo y los más afectados por el cambio climático. Las necesidades y los derechos de las comunidades afectadas por el cambio climático y la transición a economías equitativas y sustentables basadas en el control y la gobernanza soberanos y democráticos de los recursos naturales, deben estar en el centro de la toma de decisiones sobre el financiamiento para el clima.

  • El Banco Mundial tiene un largo historial de socavar los derechos humanos y la integridad ecológica. A modo de ejemplo, solo en 2010 el Banco Mundial financió un récord de 6,3 mil millones de dólares para proyectos de combustibles fósiles; un aumento del 138% respecto al año anterior. A una institución que promueve activamente las causas del calentamiento global no debe otorgársele un papel en la financiación mundial para el clima. Por el contrario, se le debe presionar para que ponga fin a esas políticas y prácticas, incluyendo las muchas falsas soluciones que actualmente promueve.

  • El Banco Mundial promueve activamente los intereses y privilegios del sector privado y de los mercados privados de capitales, por encima de los intereses públicos. El financiamiento para el clima debe ser utilizado para apoyar el bien público, no para promover la ganancia privada y la mercantilización de la naturaleza.. Debe venir en forma de recursos públicos y no depender de programas basados en el mercado para su generación y aplicación. Ya están a nuestro alcance herramientas innovadoras para la obtención de recursos públicos, incluyendo la forma de reorientar las subvenciones ahora otorgados a los combustibles fósiles y el gasto militar, y gravar la especulación financiera.

Hacemos un llamamiento a ustedes, los gobiernos del mundo, para mantener el Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo fuera del Fondo Climático Global y fuera del financiamiento para la lucha por frenar el cambio climático.

Firmantes: (lista a fecha del 30 de noviembre)

International/Regional Organizations & Networks

ActionAid

Friends of the Earth International

Jubilee South

LDC Watch

NGO Jeunes Volontaires pour l’ Environnement-International

Oil Change International

Transnational Institute (TNI)

Regional Organizations & Networks

Alternatives Asia

Amigos de la Tierra – América Latina y el Caribe (Friends of the Earth Latin America / Caribbean)

Campaña Mesoamericana para la Justicia Climática  - Mesoamerican Campaign for Climate Justice

European Network on Debt and Development (EURODAD)

Federación de Amigos de la Tierra (Friends of the Earth Federation)

Focus on the Global South

Iniciativa contra los Agronegocios – America Latina

JS-Asia/Pacific Movement on Debt and Development (JSAPMDD)

Jubileu Sul / Américas  - Jubilee South / Americas

Pan African Climate Justice Alliance (PACJA)

South Asian Alliance for Poverty Eradication (SAAPE)

Country Organizations & Networks

ASIA

BANGLADESH

Bangladesh Jatiyo Sramik Jote

Bangladesh Krishok Federation

Community Development Library – Bangladesh

Coastal Association for Social Transformation Trust (CoasTRUST) – Bangladesh

EquityBD – Bangladesh

SUPRO – Bangladesh

Participatory Research and Development Initiative (PRDI) – Bangladesh

VOICE – Bangladesh

INDIA

Indian Social Action Forum – India

National Hawkers Federation – India

Pannya Paribahan Sangram Samity – India

Calcutta Hawker’s Men’s Union – India

United Investors Forum – India

Sanitary, Pipe & Painting Workers Union – India

Himalaya Niti Abhiyan – India

EQUATIONS – India

Bharat Jan Vigyan Jatha – India

mines, minerals and People (mmP) – India

Environics Trust – India

INDONESIA

Institute for Essential Services Reform

Koalisi Anti Utang – Indonesia

KruHA (People’s Coalition on Rights to Water) – Indonesia

Solidaritas Perempuan – Indonesia

KYRGYZTAN

Citizens against Corruption – Kyrgyztan

MALAYSIA

Monitoring Sustainability of Globalisation (MSN) – Malaysia

NEPAL

National Alliance for Human Rights and Social Justice – Nepal

Rural Reconstruction Nepal

GEFONT – Nepal

Jagaran – Nepal

All-Nepal Peasant Federation (ANPFa)

PAKISTAN

Pakistan Kissan Rabita Committee

Labour Party Pakistan

CADTM – Pakistan

PHILIPPINES

Freedom from Debt Coalition (FDC) – Philippines

SANLAKAS – Philippines

Philippine Movement for Climate Justice (PMCJ)

Koalisyon ng Pabahay sa Pilipinas (KPP)-(Coalition for Housing Rights-Philippines)

MAKABAYAN-Pilipinas

Bukluran Student Alliance – PLM -Philippines

KAISA – Nagkakaisang Iskolar para sa Pamantasan at Sambayanan (United Scholars for the University and the People) – UP Diliman -Philippines

Sarilaya –Philippines

Sibuyan Island Sentinels League for Environment Inc. (Sibuyan ISLE) – Philippines

Ecological Society of the Philippines

Institute for Climate and Sustainable Cities (ICSC) – Philippines

JAPAN

ATTAC – Japan

LATIN AMERICA and the CARIBBEAN

ARGENTINA

Diálogo 2000 – Argentina  (Dialogue 2000 – Argentina)

BRAZIL

Sindicato dos Professores de Nova Friburgo e Região /Union of Professors, Nova Friburgo and Region – Brasil

Amigos da Terra Brasil (Friends of the Earth  Brazil)

Rede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais – Brazil Network on Multilateral Financial Institutions

Fórum Mudanças Climáticas e Justiça Social – Brasil  / Brazil Forum on Climate Change and Social Justice

Instituto Políticas Alternativas para o Cone Sul /Institute of Alternative Policies for the Southern Cone PACS – Brazil

Jubileu Sul  Brasil – Jubilee South Brazil

FASE – Solidarity and Education – Brazil

COSTA RICA

Red Costarricense de Agendas  Locales de Mujeres  RED CALM ACAMUDE  (Costa Rican Network of Local Women´s Agendas)

EL SALVADOR

Unidad Ecológica Salvadoreña UNES – Salvadoran Ecological Unit UNES – El Salvador

HONDURAS

Bloque Popular Honduras (Popular Block Honduras)

MEXICO

Red Mexicana de Accion frente al Libre Comercio (RMALC) – Mexico

Otros Mundos AC/Amigos de la Tierra México (Other Worlds / Friends of the Earth Mexico)

PANAMA

FRENADESO – Panamá (National Front on Economic and Social Rights – Panama)

AFRICA

KENYA

Daughters of Mumbi Global Resource Center – Kenya

Jesuit Hakimani Centre – Kenya

Kenya Debt Relief Network – KENDREN

SENEGAL

Third World Forum – Senegal

SOUTH AFRICA

Centre for Civil Society Environmental Justice Project – South Africa

Cooperative and Policy Alternative Center (COPAC) – South Africa

Earthlife Africa Cape Town – South Africa

Economic Justice Network of the Fellowship of Christian Councils – South Africa

Institute for Zero Waste – South Africa

Jubilee South Africa

South Durban Community Environmental Alliance – South Africa

Surplus People Project – South Africa

Timberwatch Coalition – South Africa

Zwartkops Conservancy – South Africa

EUROPE

BELGIUM

11.11.11 – Belgium

CADTM – Belgium

FRANCE

AITEC-IPAM – France

ATTAC – France

Friends of the Earth – France

World Forum for Alternatives – France

GERMANY

URGEWALD – Germany

FDCL – Berlin – Germany

HUNGARY

ATTAC – Hungary

ITALY

CRBM – Italy

Mani Tese – Italy

NORWAY

The Development Fund – Norway

RUSSIA

Russian Far East NGO BROC

SPAIN

ATTAC – Spain

Ecologistas en Accion – Spain

SWITZERLAND

Aktion Finanzplatz Schweiz

La Coordination Climat et Justice Sociale de Genève Suisse – Switzerland

Le Comité pour l’Annulation de la Dette du Tiers Monde de Suisse – Switzerland

UNITED KINGDOM

Jubilee Debt Campaign – UK

World Development Movement – UK

North America

UNITED STATES

Crude Accountability – USA

Institute for Policy Studies – Sustainable Energy and Economy Network – USA

Jubilee USA Network

Institute for Agriculture and Trade Policy

CANADA

Polaris Institute – Canada


Leave a Reply

El presidente boliviano, Evo Morales, pedirá durante su asistencia a la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático la creación de una Corte Internacional de Justicia sobre Cambio Climático donde se puedan juzgar los delitos contra la naturaleza.

Cancún (México), EFE 30 de noviembre de 2010

Así lo anunció en rueda de prensa el diplomático boliviano Pablo Solón, quien representa a su país en la XVI Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se desarrolla hasta el 10 de diciembre en el balneario mexicano de Cancún.

Solón confirmó la asistencia de Morales a la Cumbre del Clima, el próximo 9 de diciembre, donde además exigirá que se realice “una declaración universal por los derechos de la madre tierra”.

La propuesta de crear un tribunal internacional responde a la necesidad de que los gobiernos “irresponsables con el cambio climático” deben ser merecedores “de una sanción y un juicio”, explicó.

El funcionario alertó de que la irresponsabilidad de los gobiernos no solo va a provocar futuros genocidios sino también “el ecocidio”, es decir, el crimen contra la naturaleza.

Solón advirtió además a aquellos países que están incumpliendo el Protoco de Kioto y emitiendo gases efecto invernadero por encima de sus compromisos que Bolivia podría “dar el paso legal” de demandarlos ante la Corte Penal Internacional.

Para restablecer el equilibrio del planeta, opinó que “lejos de ir hacia su monetización” tenemos que reconocer que la naturaleza tiene derechos que deben ser preservados.

También se quejó de que algunos países desarrollados firmantes del Protocolo de Kioto hayan anunciado que no apoyarán un segundo periodo de compromisos ya que en su opinión “tienen derecho a retirarse”, pero mientras sean parte tienen que cumplirlo y avanzar hacia su continuación.

Solón expresó la preocupación de su país por la falta de avances en el incremento de ofertas de reducción de gases efecto invernadero (GEI) ya que se mantienen las mismas ofertas que el pasado año, con las cuales el aumento de la temperatura en el planeta superará los 4 grados.

A su juicio, en los países desarrollados en lugar de reducir las emisiones éstas se han incrementado entre un 7 y un 8 por ciento en relación a 1990.

Bolivia también se opone a los mecanismos que permitan a los países desarrollados comprar certificados, como bonos de carbono, en lugar de reducir sus emisiones.

Todo ello lo que plantea es que se seguirá tratando a la madre tierra como “mercancia u objeto de valor”.

Para Bolivia, es fundamental que exista un segundo periodo del protocolo de Kioto, único tratado vinculante sobre reducción de emisiones que vence en 2012, y que para el país andino es imprescindible si se quiere garantizar un incremento de la temperatura del planeta por debajo de 1,5 grados.

Peligran vidas humanas si falla la negociación, advierte Bolivia

Con el nivel actual de contaminación la temperatura en el planeta se elevará cuatro grados en las próximas décadas, asegura


CANCÚN, 30 de noviembre.- Si en la conferencia de las partes sobre cambio climático de la ONU (COP-16) se fracasa, la consecuencia será pérdida de vidas humanas, denunció este martes Pablo Solón, representante de Bolivia, quien aseguró que con los niveles actuales de contaminación se provocará un aumento de la temperatura de cuatro grados centígrados en las próximas décadas, con lo que estará en peligro la existencia de islas y zonas costeras del planeta por el aumento en los niveles del mar.

Dio a conocer además que desde ayer, primer día de las negociaciones en Cancún, Japón dio a conocer que no firmará una segunda etapa del Protocolo de Kyoto, cuya primera etapa finaliza en 2012 y que es el único acuerdo internacional que establece límites a los niveles de contaminación.

Adicionalmente, habló en rueda de prensa de que hay muchas naciones que no han cumplido con las promesas de reducción de emisión de gases de efecto invernadero acordadas en el Protocolo de Kyoto, como es el caso de Australia, que desde la firma del acuerdo ha aumentado sus emisiones en 30%, Austria en 10%, e Islandia en 43 por ciento.

Solón expuso que las naciones desarrolladas no están asumiendo un compromiso serio para reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y que incluso están pidiendo condiciones de “mayor flexibilidad” para negociar al respecto y, en tono molesto, expuso que no puede haber flexibilidad pues la evidencia científica que señala que lo máximo que el planeta resistirá es un aumento de dos grados centígrados en la temperatura.

Se mostró además en desacuerdo con el sistema de la venta de bonos de carbono, en el que una nación desarrollada puede comprarle a una nación en desarrollo un bono, en el que por ejemplo, se certifica que esa otra nación está reforestando un área de bosque cuyos árboles captan al año 10 millones de toneladas de dióxido de carbono, y consideró que la compra de bonos de carbono no exime a las naciones desarrolladas de su obligación de reducir su propia emisión de dióxido de carbono.

Anunció además que el presidente de Bolivia, Evo Morales, llegará a Cancún el 9 de diciembre para participar en la COP-16.

Bolivia acusa a Japón de bloquear acuerdo en COP16

Pablo Solón Romo, representante ante la ONU, señaló que el mandatario boliviano Evo Morales llegará a Cancún con la intención de que se cumpla el Protocolo de Kioto, y de no permitir que se viole la leyFuente: El Universal

El gobierno de Bolivia acusó públicamente que en la 16 Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP16)  países como Japón pretenden bloquear el proceso de negociación, ya que anunciaron que con cumplirán con el Protocolo de Kioto y piden mayor flexibilidad en materia de emisiones.

Pablo Solón Romo, jefe de la delegación y representante de Bolivia ante Naciones Unidas, expresó la “profunda preocupación de su país por el rumbo que están tomando las negociaciones, cuando existen países como Estados Unidos que han incrementado 13% sus emisiones de gases de efecto invernadero o como España en 42%.

En conferencia de prensa el embajador indicó que el 9 de diciembre llegará Evo Morales a la cumbre de Cancún, con la intención de que se cumpla el Protocolo de Kioto y no permitir que se viole la ley, pues ésta no puede ser negociada, cuando “lo que está en juego es el futuro del planeta”, y se deben ambicionar mayores reducciones.

Morales también pondrá sobre la mesa la creación de un tribunal de justicia climática, “precisamente para que exista una instancia que sancione a países que juegan irresponsablemente en una negociación”.

Solón Romo presentó una protesta en el pleno de la COP ante la intención expuesta por Japón de que no cumplirá con el segundo periodo de compromisos del Protocolo de Kioto, pues eso no está bajo negociación.

El embajador también expuso que Estados Unidos retiró tres millones de dólares de financiamiento a Bolivia, lo que calificó como un chantaje del gobierno norteamericano para pretender imponer condiciones en la COP.

Bolivia acusa a Japón de bloquear acuerdo en COP16

Pablo Solón Romo, representante ante la ONU, señaló que el mandatario boliviano Evo Morales llegará a Cancún con la intención de que se cumpla el Protocolo de Kioto, y de no permitir que se viole la ley


Leave a Reply

Miembros de Justicia Climática ¡Ahora!, una red global de más de 140 movimientos y organizaciones comprometidas con la lucha social, ecologísta y de género, entre ellas Ecologistas en Acción, dieron a conocer al inicio de la 16ª Conferencia de Partes (COP16) sus peticiones para la cumbre sobre el clima.

Los mensajes centrales de la red internacional Justicia Climática ¡Ahora! (Climate Justice Now!, por sus siglas en inglés) son:

  • “Cambiar el sistema, no el clima”: un cambio radical en las políticas públicas y en el sistema económico de producción y consumo, así como voluntad política de los gobiernos de los países del Norte para avanzar en la cumbre de Cancún con compromisos urgentes, legalmente vinculantes y justos en la mitigación del cambio climático, lo que implica una reducción drástica de la emisión de gases de efecto invernadero a nivel doméstico de los países con mayor huella ecológica, como la Unión Europea y EEUU.
  • Defender el Acuerdo de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, realizado en Cochabamba (Bolivia) en abril, en la que participaron 30.000 personas de la sociedad civil de 140 países y delegaciones gubernamentales de 40 países. Una de las demandas centrales incluye la revocación del “No Acuerdo” de Copenhague que pone en peligro el proceso de negociaciones de Naciones Unidas donde cada país tiene un voto.
  • Un rechazo contundente al Programa Colaborativo de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques en los Países en Desarrollo (REDD) al considerarlo una privatización de los bosques y una falsa solución por retrasar las medidas que tienen que tomarse en los países emisores, como el abandono de las energías fósiles.
  • La inclusión de las propuestas de la sociedad civil organizada y de las poblaciones afectadas por la crisis climática en la formulación de políticas globales intergubernamentales.

Silvia Ribeiro, del Grupo ETC en México, destacó los avances que se hicieron en la Conferencia Mundial de los Pueblos de Cochabamba en Bolivia: “Dijimos claramente que necesitamos reducciones verdaderas a nivel doméstico y no vinculadas a mecanismos de mercados o justificando la entrada de nuevas tecnologías peligrosas como la manipulación genética en la agricultura”.

Sobre la presión de EEUU, la UE y Japón para transferir al Banco Mundial la gestión de los fondos globales de mitigación y adaptación al cambio climático -de más de 100.000 millones de US-$ por año (previsto para 2020)-, Lidy Nacpil, Coordinadora Regional del Movimiento de Asia y del Pacífico contra la Deuda Externa (Jubilee South) de Filipinas dijo, que “estamos totalmente en contra porque las estructuras del Banco Mundial son antidemocráticas y sus programas siguen financiando grandes proyectos de combustibles fósiles que provocan más cambio climático”. Además, añade, “los países en desarrollo son los menos representados dentro del Banco y los que más necesidades tienen de acceder a los recursos”.

- Más información y contactos para entrevistas:

- Laura Yanella/Berverly Keene (Jubilee South – Jubileo Sur de Ásia, África y América Latina): / +521 99 81 33 60 60 begin_of_the_skype_highlighting              +521 99 81 33 60 60      end_of_the_skype_highlighting (Inglés/Español/Francés)
- Sebastián Valdomir (Friends of the Earth International – Amigos de la Tierra Internacional): +521 99 81 080 282 (Inglés/Español/Portugués)
- Anne Petermann,  Proyecto de Justicia Global Ecológica/Justicia Climática Ahora!+521 998 167 81 31 (Inglés)
- Michael Dorsey, Proyecto de Investigación de Justicia Climática, Colegio de Dartmouth +521 998 203 35 25  (Inglés/Español)


Leave a Reply

(Ciudad de Mexico, 28 de diciembre 2010) Con seis caravanas que recorrerán varios lugares de lucha campesina, social y ambiental en México, además de un foro alternativo global y una gran movilización en Cancún y en el mundo el 7 de diciembre, entre otras acciones, La Vía Campesina propondrá alternativas frente a la crisis climática y la falta de acuerdos responsables de los gobiernos.

Se espera la llegada de más de 3 mil personas al Campamento Campesino e Indígena “Por la Vida y la Justicia Ambiental y Social” que La Vía Campesina instalará en Cancún desde el 2 de diciembre. También estarán presentes más de 70 integrantes de este movimiento internacional provenientes de África, Asia y Europa.

Mientras tanto, las Caravanas Internacionales “Por la Vida y la Justicia Ambiental y Social”, en las que participarán también movimientos como la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Movimiento de Liberación Nacional y el Sindicato Mexicano de Electricistas, están listas para iniciar sus recorridos este domingo 28 de noviembre.

Sendas columnas partirán desde tres entidades de la República Mexicana hacia el Distrito Federal, con el fin de levantar el mapa de la devastación ambiental y social del país y difundir la convicción de que la agricultura campesina es necesaria para alimentar a la humanidad y enfriar el planeta.

La Caravana 1 empezará en el Cerro de San Pedro, San Luis Potosí, estado del centro del territorio mexicano, donde compañías mineras canadienses operan extracciones ilegales a cielo abierto. El recorrido incluye ciudades como Dolores Hidalgo, Pachuca y Ecatepec donde la población padece el deterioro de su salud debido a la contaminación de ríos, sobreexplotación de mantos acuíferos y una urbanización salvaje.

La Caravana 2 iniciará en El Salto, Jalisco, comunidad con grave problema de contaminación de aguas por los desfogues de la zona industrial de Guadalajara. En Morelia, Tupextepec y Toluca, urbes incluidas en el trayecto, se sumarán contingentes de profesores disidentes y del Sindicato Mexicano de Electricistas, el cual resiste después de un año el despido de 44 mil afiliados y el cierre arbitrario de su fuente de trabajo.

La Caravana 3 partirá del puerto de Acapulco, en Guerrero, estado sureño de la costa del Pacífico, y enfilará hacia la comunidad de Agua Caliente para mostrar la lucha del pueblo contra la instalación de un megaproyecto hidroeléctrico que pone en riesgo los ecosistemas de la región. La caravana tocará ciudades como Chilpancingo, Alpuyeca y Cuernavaca, donde se han librado importantes luchas campesinas y ambientalistas.

Los contingentes llegarán a la Ciudad de México el 29 de noviembre, y al día siguiente, a las 11:00 horas, participarán en el Foro Contra la Devastación Ambiental, en el que habrá conferencias de Paul Nicholson, Tom Goldtooth y Ana de Ita, entre otras. Por la tarde, se llevará a cabo la Marcha Internacional “Por la Vida y la Justicia Ambiental y Social”, del Ángel de la Independencia al Zócalo.

El 1 de diciembre la Caravana 4 saldrá de la Ciudad de México hacia Cancún y a ella se incorporarán dos caravanas más procedentes una de Oaxaca y otra de Chiapas. El arribo al campamento de La Vía Campesina será el 3 de diciembre por la tarde.

En esos espacios, el movimiento campesino internacional y sus aliados expresarán su rechazo a las falsas soluciones que sólo buscan lucrar con la crisis ambiental, como lageoingeniería, los agrocombustibles, la REDD y todos los esquemas de comercio de carbono, los llamados mecanismos de desarrollo limpio y la intervención del Banco Mundial.

Finalmente, La Vía Campesina continuará exigiendo que la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático adopte las resoluciones de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, llevada a cabo en Cochabamba, Bolivia.

Programa para la prensa

4 de diciembre, 10:00 hs.- Conferencia de prensa: “Llegada de caravanas y programa de La Vía Campesina en Cancún”. Inicia Foro Alternativo Global ”Por la Vida y la Justicia Ambiental y Social”.

Lugar: Campamento.

5 de diciembre, 10:00 hs.- Informe: “Radiografía de la devastación ambiental y social en México”.

Lugar: Campamento.

6 de diciembre, 10:00 hs.- Conferencia de prensa: “Anuncio de la gran marcha en Cancún y la movilización mundial MILES DE CANCÚN”

Lugar: Campamento.

9 de diciembre: “Encuentro del presidente de Bolivia, Evo Morales, con integrantes del Campamento.”

Lugar y hora por confirmar.

Contactos:

Alfredo Acedo

Cel. 52 1 55 3943 0712

alfredo_acedo@hotmail.com

Skype: alfredoacedo

Laura Carlsen

Cel. 52 1 55 3551 9993


Leave a Reply

(Ciudad de México, 28 de noviembre) La Décimo Sexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16) ya se ve como un fracaso que afectará el futuro de la humanidad porque se está fortaleciendo la idea de las trasnacionales de lucrar con la crisis climática, dijo Alberto Gómez, de la coordinación internacional de La Vía Campesina.

En los últimos documentos de discusión se han eliminado las propuestas del Acuerdo de los Pueblos signado en Cochabamba y se inclina la balanza para favorecer el mercado de carbono y la REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación), mecanismo a través del cual avanza la privatización mundial de bosques, selvas y territorios, explicó.

“Ya podemos decir que en el proceso de negociaciones rumbo a Cancún se han impuesto los intereses de las trasnacionales y vendrá un fuerte impulso a un esquema financiero que obligue a los países a entrar a un ajuste climático mercantilista”.

“Nosotros no compartimos las falsas soluciones como el mercado de carbono porque lejos de contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, generará tarde o temprano un sistema especulativo que podría provocar otra crisis financiera global”.

Por eso las movilizaciones de La Vía Campesina van encaminadas a denunciar la irresponsabilidad de la mayoría de los gobiernos que han optado por favorecer al gran capital antes que el interés de sus naciones y de la humanidad, dijo Gómez.

“Las caravanas internacionales que hoy iniciaron buscan desenmascarar al gobierno mexicano mostrando la devastación ambiental y social en todo el territorio nacional provocada por políticas públicas contrarias al interés de la mayoría de la gente”.

“En las actividades que desarrollaremos en el campamento que La Vía Campesina instalará en Cancún a partir del 2 de diciembre, junto con la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Sindicato Mexicano de Electricistas y el Movimiento de Liberación Nacional, vamos a denunciar estos hechos y llamaremos a la gente a manifestarse para obligar a que la cumbre adopte medidas efectivas contra la crisis del clima, como las planteadas en el Acuerdo de los Pueblos”.

“Nosotros afirmamos que las campesinas y los campesinos somos necesarios y útiles para la humanidad. Nuestro papel es producir alimentos y lo hacemos de manera sustentable, enfriando el planeta. Y si contáramos con un modelo de producción, distribución y consumo diferente podríamos acabar con el hambre y contribuiríamos mayormente a detener el calentamiento de la atmósfera”.

“La soberanía alimentaria —concluyó Gómez— es la alternativa de La Vía Campesina frente al capitalismo que ahora quiere privatizar hasta el aire que respiramos”.

Contacto:

Alfredo Acedo

Cel. +52 1 55 3943 0712

alfredo_acedo@hotmail.com

Skype: alfredoacedo


Leave a Reply

El 29 de este mes comienza la 16a. Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático en Cancún, México. Desde este boletín, el WRM se integra al esfuerzo de las organizaciones sociales y ambientales por convertir esta instancia en una ocasión para presionar a los gobiernos a que se enfoquen en la raíz del problema: la extracción y consumo de combustibles fósiles.

Dado que la agenda del encuentro no se centra en ese tema, sino que prioriza falsas “soluciones” de mercado -tratando en especial de incluir a bosques y plantaciones en el lucrativo mercado de carbono- será la tarea de los movimientos populares convertir a Cancún en un espacio de denuncia, donde se consoliden redes de resistencia y se gesten alternativas populares para evitar el inminente desastre climático.

Dado que la Convención sobre el Cambio Climático se reunirá a fin de mes en Cancún, México, el WRM está difundiendo una carta abierta a los delegados gubernamentales. Con ella apuntamos no solo a denunciar la inacción criminal de los gobiernos, sino –más importante aún- a promover una mayor presión de la gente sobre los gobiernos, para forzarlos a adoptar las medidas necesarias para evitar el inminente desastre climático.

La carta abierta dice:

Señoras y señores representantes de gobiernos, Conferencia de las Partes, Convención sobre el Cambio Climático

De nuestra consideración:

Como ustedes bien saben, el cambio climático está ocurriendo y sus consecuencias ya están siendo sufridas por millones de personas -en particular las más vulnerables- y todo indica que el problema se está agravando a pasos agigantados. Las causas del calentamiento global son perfectamente conocidas, como también lo son las medidas necesarias para evitar que se profundice y termine afectando a la humanidad en su conjunto. Sin embargo, tanto ustedes como nosotros sabemos que los gobiernos que representan siguen negándose a hacer lo que es su obligación hacer para enfrentar seriamente el problema.

Es bueno recordar que en 1992 todos los gobiernos del mundo se comprometieron, en un convenio internacional, a adoptar medidas para evitar el desastre climático. Surgió así la Convención sobre el Cambio Climático, que casi todos los gobiernos firmaron y ratificaron. Desde entonces han pasado 18 años durante los cuales los gobiernos han hecho poco y nada para enfrentar el problema. Es decir, que durante casi dos décadas se ha estado violando el espíritu de la Convención, que apuntaba a evitar que el cambio climático ocurriese. Dadas sus posibles consecuencias para la supervivencia de la humanidad, dicha violación puede ser catalogada de crimen de lesa humanidad.

Por supuesto que somos concientes de que los gobiernos no actúan solos y que a su amparo operan grandes empresas –estatales y privadas- que lucran con la explotación y venta de combustibles fósiles, que todos sabemos son la principal causa del cambio climático. También somos concientes del poder de dichas empresas sobre muchos de los gobiernos que ustedes representan. Sin embargo, ello no exime a sus gobiernos de la responsabilidad –asumida al firmar esta Convención- de proteger ese bien común de la humanidad que es el clima del planeta.

Por decimosexta vez, ustedes van a participar en la Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático. Las últimas reuniones de este proceso no han ido más allá de negociar –sin mayor éxito- sobre aspectos secundarios, sin decidirse a enfrentar el meollo del problema: la eliminación total de las emisiones de combustibles fósiles en el menor plazo de tiempo posible. Todo parece indicar que la próxima reunión en Cancún seguirá los mismos pasos.

Sin embargo, el mundo aún tiene la esperanza de que los gobiernos adopten las decisiones necesarias para evitar el desastre climático y está dispuesto a apoyarlos. Para que esa esperanza pueda concitar su apoyo, se requieren señales claras de un cambio total de actitud. En ese sentido, la principal señal debería ser la de poner a los combustibles fósiles en el centro del debate. Que se deje de lado la discusión de las falsas soluciones a las que se han vuelto tan adeptos (“sumideros de carbono”, “deforestación evitada-REDD”, “Mecanismo de Desarrollo Limpio”, “compensación de emisiones de carbono”, etc.) y que se centren en el verdadero problema: en cómo salir rápidamente de la era de los combustibles fósiles.

Como forma de empezar a recuperar la credibilidad perdida, sus gobiernos deberían comenzar por comprometerse en Cancún a un cese inmediato y permanente de la búsqueda de nuevos yacimientos de combustibles fósiles en sus territorios. Al mismo tiempo, deberían abocarse a la búsqueda de mecanismos compensatorios para asegurar la no explotación de yacimientos ya identificados pero aún no explotados. Finalmente, que establezcan fechas concretas para la total erradicación de dichos combustibles.

Somos concientes de que lo anterior es un enorme reto, pero ¿es mucho pedir cuando lo que está en juego es nada menos que la supervivencia de la vida sobre la Tierra?

Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales
Noviembre 2010



TEMAS CANDENTES EN CANCÚN

- De cambio climático a catástrofe climática: una delgada línea petrolera

El cambio climático como proceso de modificación del complejo sistema de fenómenos que ocurren en la atmósfera (temperatura, humedad, presión, vientos y precipitaciones), no es algo nuevo para nuestro planeta. Ha ocurrido en parámetros de tiempo muy extensos, como consecuencia de erupciones volcánicas, cambios en la emisión de las radiaciones solares, en la composición de la atmósfera, en la disposición de los continentes, en las corrientes marinas o en la órbita de la Tierra.

En episodios de cambio climático repentino, como el registrado hace unos 55 millones de años, quizás producto de una intensa actividad volcánica superpuesta a un pico en la tendencia gradual al calentamiento global, las temperaturas experimentaron un aumento del orden de los 6ºC. Millones de toneladas de carbono fueron liberadas al océano y la atmósfera, provocando la extinción de numerosas especies en el fondo de los mares. Otros eventos abruptos similares se registraron hace 120 y 183 millones de años. En todos esos casos debieron pasar unos 100.000 años para que el clima se recuperara.

En la última era glaciar (de 110.000 a 11.500 años atrás), la temperatura se calentó y enfrió alternadamente varias veces en más de 10ºC, provocando importantes cambios climáticos en todo el hemisferio norte. Cada episodio de calentamiento y enfriamiento transcurrió en algunas décadas y duró cientos de años (1) .

La variante que se introdujo en los últimos 200 años, con posterioridad a la Revolución Industrial, es que la concentración de los gases que producen el efecto invernadero – y que en la proporción justa hicieron posible la vida en la tierra reteniendo el calor emitido desde la superficie terrestre  – se incrementó abruptamente como consecuencia de la combustión desmedida de combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) producto de actividades humanas. Esto provocó un aumento de la temperatura atmosférica con la consiguiente aceleración del cambio climático. El resultado ha sido una alteración del clima, el cual sigue un patrón no lineal con eventos inesperados y drásticos cuando los niveles de gases de efecto invernadero alcanzan un punto crítico que desencadena otros procesos hasta ahora desconocidos. Esto coloca al planeta en una situación de emergencia en la cual está en riesgo la vida en la Tierra tal como la conocemos.

El Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés), un grupo de científicos expertos en el tema creado a instancias de la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), estimó que para evitar un aumento crítico de la temperatura del planeta es necesario reducir las emisiones resultantes de la combustión de petróleo y otros combustibles fósiles entre 80% y 95% para el año 2050.

Pero los niveles de emisiones no solamente continuaron sino que ¡han aumentado! El casquete polar ártico alcanzó el nivel más bajo registrado hasta la fecha, mientras que el derretimiento de la capa subterránea de hielo (permahielo) de Siberia está liberando vastos depósitos de metano (un gas de efecto invernadero), agravando así el calentamiento global. Por otro lado, el 40% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) resultante de actividades humanas y que se incrementó abruptamente en los últimos dos siglos, fue absorbido por los océanos provocando su acidificación, que se puede agravar aún más, con consecuencias desastrosas para la vida de los organismos marinos.

Las últimas estimaciones anuncian que la temperatura promedio seguirá aumentando, pero el grado y duración de ese aumento, así como la severidad de sus consecuencias, dependen de la rapidez y efectividad con que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según datos de la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), la quinta parte de los vertebrados del planeta está en riesgo de extinción, por varias causas pero entre ellas el aumento de la temperatura global.

Mientras tanto, 43 estados insulares del Pacífico, el Mediterráneo, el Índico y el Caribe, con una población de 41 millones de personas, podrían quedar sumergidos por un aumento del nivel del mar.

En la raíz de la catástrofe climática

En abril de este año, más de 35.000 personas se reunieron en Cochabamba, Bolivia.  La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra cobijó nuevas visiones y propuestas para salvar al planeta y sobre todo puso sobre la mesa las causas de la crisis climática. En la declaración final del encuentro (2) se reafirma que nos enfrentamos a “la crisis terminal del modelo civilizatorio patriarcal basado en el sometimiento y destrucción de seres humanos y naturaleza que se aceleró con la revolución industrial”.

La responsabilidad por ese rumbo recae en los países llamados “desarrollados”, a los que les corresponde modificar “sus modelos de vida y desarrollo, anulando la deuda externa de forma inmediata, parando la producción de material bélico, cambiando el uso de energía fósil por energía renovable y cambiando los sistemas financieros, económicos y sociales internacionales, que perpetúan los modelos actuales”.(3)

Este sistema de mercados globalizados se ha impuesto a sangre y fuego. Y pocas veces se habla de la contribución de las guerras al cambio climático: desde deforestaciones masivas, como la provocada en Vietnam por la larga guerra de ocupación de las tropas estadounidenses, hasta el consumo de combustible que requiere la movilización de todo el aparataje militar.

Según estimaciones de 2006 de la propia CIA, sólo 35 países (de un total de 210 en el mundo) consumen más petróleo por día que el Pentágono. Según Steve Kretzmann, director de Oil Change International, la guerra de invasión a Irak emite más del 60% de todos los países (4)  . Pero para las fuerzas armadas no hay restricciones en materia de emisiones, y el acuerdo de Copenhague no hace referencia al asunto.

Derivaciones: deuda climática, migración, fraudes

La deuda climática

La revolución industrial fue la plataforma de despegue del sistema actual de producción intensiva y a gran escala, comercio global y consumo exacerbado. Como corolario, también del salto cuántico de las emisiones de gases de efecto invernadero. En ambos casos los procesos tienen nombre y apellido, por así decirlo. La explotación y el consumo de combustibles fósiles, bosques, tierras agrícolas y otros recursos del planeta – generalmente ubicados en países del Sur y muchas veces apropiados por el poder y la fuerza – permitieron a los países industrializados alcanzar el poderío económico que hoy detentan.

La histórica deuda ecológica de los países del Norte, generada por la ocupación de territorios y la apropiación barata y destrucción de los bienes naturales en el Sur, se trasladó al clima con la contaminación por emisiones de dióxido de carbono y la ocupación del espacio atmosférico, dando lugar a la deuda climática.

El Profesor Stephen Pacala, de la Universidad de Princeton, citado en un artículo de Barry Saxifrage (5), calculó las emisiones por cápita de 6.500 millones de personas, llegando a la conclusión de que 3.000 millones de pobres no emiten prácticamente nada (6). También por país la diferencia es abrumadora. Ejemplos de emisiones anuales de toneladas de carbono por persona: Zimbabwe 0,93; Estados Unidos 19,66; Canadá 17,86; India 1,17; China 3,7. Es decir, que Canadá o Estados Unidos emiten aproximadamente 20 veces más carbono per capita que una persona promedio en un país del Sur como Zimbabwe.

A nivel mundial, los países que están entre el 8% más rico emiten el 50% del total de emisiones y los que están en el 15% más rico emiten el 75%. El 85% restante de la humanidad emite solamente el 25% del total de emisiones.

Este cuadro lleva a consideraciones interesantes con relación a las medidas para enfrentar el cambio climático: quien debe reducir de manera significativa las emisiones es el 15% más rico, y la mayor parte de la reducción debe provenir del 8% más rico. Y eso sencillamente porque son quienes están utilizando casi todos los combustibles fósiles.

Pero la tendencia no va por ese carril. Si bien el propio Todd Stern, uno de los principales negociadores de los Estados Unidos sobre clima en Copenhague, reconoció el papel histórico de su país en el nivel actual de concentración de emisiones, se apresuró a advertir que rechaza categóricamente todo sentimiento de culpa o reparación (7).  ¡Justo a la hora en que deberían asumir su responsabilidad y actuar para hacer frente a la crisis social, ambiental y planetaria! Esa renuencia quedó demostrada en 2009, en la fracasada Cumbre de Copenhague, con su lastimoso “acuerdo” que los propios países industrializados pergeñaron para exigirse, no cero emisiones, sino cero compromiso para reducirlas.

Hasta ahora, en el largo proceso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, lo que ha surgido no son más que distracciones – en el mejor de los casos – y soluciones falsas que apartan totalmente del único camino viable: cambiar los modelos productivos, comerciales y de consumo, controlados actualmente por intereses empresariales, que exigen un consumo excesivo de combustibles fósiles y que generan situaciones de desigualdad e injusticia. Cambiar el sistema, no el clima.

Migración

El cambio climático también está empeorando la crisis migratoria, la peor que ha enfrentado la humanidad y que hoy se manifiesta en 214 millones de seres humanos desplazados (8)  . Las sequías, las inundaciones provocadas por tormentas y huracanes, la contaminación del agua, la erosión y degradación del suelo y otros impactos destructivos de la actual catástrofe ambiental se suman a los factores que están forzando a la gente a emigrar por falta de acceso a tierra agrícola o por escasez de agua. Se estima que 50 millones de personas han debido emigrar por los efectos del cambio climático.

Las miles de personas que deben abandonar las zonas rurales muchas veces pasan a formar parte de los cinturones de pobreza de las ciudades y quienes emigran a países del Norte, en una búsqueda desesperada por la supervivencia, suelen encontrarse con férreos controles fronterizos en un mundo abierto al capital pero no a quienes éste termina expulsando. Muchos de las personas que logran sortear esos controles terminan como ciudadan@s de segunda viviendo una situación de desarraigo en países donde el consumismo y la opulencia de los ciudadan@s de primera terminan resultando ofensivos y exacerbando los problemas sociales.

La crisis migratoria, la crisis climática y la crisis social son las distintas caras de un mismo problema.

Fraudes

Increíblemente la crisis climática, que pone en jaque a la humanidad, se ha convertido para los insaciables intereses empresariales en una oportunidad de hacer negocios.  El mercado mundial de carbono mueve muchos capitales y resulta un posible escenario de delitos ambientales.

Un artículo de Mark Schapiro (9) informa sobre una conferencia organizada por la Interpol, cuya jurisdicción se ampliaría a un terreno totalmente nuevo: el fraude en los mercados mundiales de carbono. Esos complejos mercados, que operan en países sujetos a la restricción de emisiones del Protocolo de Kyoto, y que manejan numerosos instrumentos nuevos, crecieron exponencialmente en los últimos cinco años. Sus transacciones alcanzaron el valor de 300.000 millones de dólares, una suma muy alta que necesariamente atrae delincuentes. Sujetos a una supervisión ambigua, estos mercados ofrecen nuevas oportunidades para el fraude. El carbono pasa a ser un commodity que se comercializa.

El interés que existe en que la conservación de los bosques tropicales pase a ser una “compensación” de las emisiones de carbono de empresas o gobiernos en otro lado, abre la puerta a posibles fraudes en países donde la propiedad de la tierra está en disputa.

No son elucubraciones. El departamento anti-corrupción de la policía londinense está investigando acusaciones de que la empresa  Carbon Harvesting Company, que opera en el sector de compensación de emisiones, habría reclamado indebidamente acceso a bosques de Liberia para vender derechos de carbono a empresas europeas, entre otras. En otros casos, los agentes especuladores generaron ganancias ilícitas millonarias por evasión fiscal, como fue el caso que dejó al descubierto que más del 80% de las compañías de comercio de carbono de Dinamarca eran tan solo una fachada para el fraude impositivo. El propio ministro ambiental del Reino Unido, Lord Chris Smith, reconoció que a medida que aumenta el precio del carbono, más lucrativo se vuelve el mercado y más delincuentes atrae.

La crisis como oportunidad – ¿de negocios?

El llamado “Capitalismo 2.0”, el modelo resurrecto del capitalismo liberal para capear los tembladerales financieros, en su nuevo ciclo de acumulación encuentra muy conveniente sacar provecho de la crisis climática. El propio presidente de la Shell en el Reino Unido expresó que, para los negocios, hacer frente al cambio climático es tanto una necesidad como una gran oportunidad.

El Protocolo de Kyoto proveyó forma y contenido y así se inventaron estrategias como el sistema Cap and Trade (fijación de limites máximos de emisión e intercambio de los derechos de emisión) y los Mecanismos de Desarrollo Limpio. El Banco Mundial, entre otros, también acudió presto, impulsando la idea de convertir la tragedia (emisiones de carbono) en mercancía y creando un mercado donde especular con ella, con la premisa de que el dinero puede arreglar el entuerto.

Pero lo que ha hecho el mercado de carbono y el consiguiente comercio de emisiones de carbono (CO2) controlado por el mismo sistema económico que está en la raíz de la crisis climática, ha sido contribuir a mantener la hegemonía del capital. Por este camino el pronóstico para el clima, pues, no es nada halagüeño.

“Soluciones” que son parte del problema

•          CDM: ni desarrollo ni limpio

Vivimos tiempos en que es imprescindible saber que los programas de mitigación y adaptación al cambio climático, siguiendo lineamientos de la Convención sobre Cambio Climático y su Protocolo de Kyoto y basados en criterios de mercado, no han logrado revertir el cambio climático. Prueba rotunda de ello es que las emisiones de CO2 han seguido subiendo, así como la temperatura media mundial. (10) En cambio han sido exitosos ofreciendo buenos negocios de inversión en países del Sur y creando una especulación financiera que en algunos casos ha dado lugar a situaciones de corrupción.

En África, enorme continente codiciado por sus extensos territorios y pródigos bienes naturales, Blessing Karumbidza y Wally Menne denuncian (11)   el caso de la aldea Idete en el distrito de Mufindi, provincia de Iringa, en la región meridional de Tanzania. Allí, en el marco de un proyecto de supuesto “desarrollo limpio” (con bajo nivel de emisión de carbono), la empresa noruega Green Resources Ltd. tiene un proyecto de plantación de monocultivos de eucaliptos y pinos exóticos en las húmedas praderas de la zona meridional de Mufindi.

El argumento es que las plantaciones de árboles son positivas para el cambio climático en la medida que actúan como “sumideros de carbono”, generando un “ahorro” de emisiones de carbono. Esas emisiones, bajo la figura de “certificados de reducción de emisiones” (CERs) o “créditos de carbono” pueden ser compradas en el mercado de carbono por industrias o gobiernos del Norte para compensar parte de sus obligaciones de reducción de emisiones. Es así como funciona el llamado “Mecanismo de Desarrollo Limpio” (MDL), apoyado sobre la falacia de que es válido compensar el carbono adicional extraído del subsuelo (combustibles fósiles) con el carbono atmosférico que se recicla manteniéndose en un balance estable.

Green Resources Ltd. espera que los monocultivos de árboles que ha establecido sobre valiosas praderas sean aceptados como MDL y generen CERs que podría vender al gobierno de Noruega. Queda por fuera la consideración de los impactos negativos de las plantaciones forestales sobre el suelo de la pradera, las reservas de agua y las comunidades rurales locales. Tampoco se tiene en cuenta que la pradera acumula una reserva de carbono que puede mantenerse allí durante cientos o miles de años y que bajo ciertas condiciones puede continuar en aumento.

La filial de Green Resources en Tanzania adquirió muy convenientemente 14.000 hectáreas de tierra a la comunidad de Idete, donde ya plantó 2.600 hectáreas. Tiene planes de seguir comprando más tierra: no menos de 170.000 hectáreas solo en Tanzania, donde le garantizan una tenencia de 99 años en un país de economía principalmente rural donde la posesión, acceso y control de la tierra es esencial para la supervivencia. Sus clientes cautivos son comunidades muchas veces en situación de pobreza y ajenas a la sofisticación de este tipo de negocios internacionales, y un gobierno dispuesto a cambiar los bienes naturales por inversiones extranjeras. No es difícil imaginar la situación y sus resultados. Para el gobierno de Noruega, importante productor y exportador de petróleo, el proyecto de la empresa nacional le sirve para comprar créditos de carbono y con ello poder afirmar que ha “compensado” sus emisiones domésticas. Para las comunidades queda poco, y menos aún en unos años, cuando las plantaciones empiecen a mermar sus reservas de agua. Es así como se gesta el “colonialismo de carbono”.

Es inaceptable que los fondos que supuestamente deben destinarse a resolver los problemas del clima sirvan para apoyar proyectos de monocultivos forestales a gran escala que, además de no contribuir a resolver realmente la crisis climática, aumentan la vulnerabilidad de las comunidades ante la pobreza y socavan su soberanía alimentaria.

•          biochar: ¿monocultivos forestales bajo tierra?

Otra de las “soluciones” que se han inventado como estrategia de “mitigación del cambio climático” – todo menos pensar en cómo desmantelar el modelo petrolero – es lo que se conoce como biochar. Se trata de quemar por pirólisis – proceso de descomposición química de materia orgánica por calentamiento en ausencia de oxígeno – “residuos” o cultivos agrícolas y madera de árboles plantados con ese fin. El carbón resultante, combinado con fertilizantes -producidos a base de combustibles fósiles- se agregaría al suelo donde permanecería “secuestrado”. El argumento es que adicionalmente regeneraría tierras degradadas. Por otro lado, sus propulsores argumentan que el proceso genera energía que se utilizaría para reemplazar algunos usos de los combustibles fósiles.

También en este rubro se habla de grandes posibilidades de inversión para lograr una producción de carbón a gran escala. Ya hay proyectos de biochar en marcha en varios países de África: Burkina Faso, Camerún, Côte d’Ivoire, República Democrática del Congo, Egipto, Gambia, Ghana, Kenia, Malí, Namibia, Níger, Senegal, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia.(12)

Se especula que se necesitarían 500 millones de hectáreas de tierra o más para producir carbón, además de la energía correspondiente, seguramente en gran medida a partir de enormes extensiones de monocultivos de árboles (13)  . Esto representa una terrible amenaza para el modo de vida de numerosas comunidades, entre ellas indígenas, que se verían desplazadas de sus tierras y perderían sus medios de vida. Incluso existe el riesgo de que estos peligros se potencien con el desarrollo de variedades de árboles genéticamente modificados (GM) para la producción de biochar, o que se extienda el número de especies de árboles de crecimiento rápido.

Hasta la fecha no hay estudios sobre los efectos a largo plazo del biochar en la estabilidad de los suelos, ni sobre lo que supondría para la biodiversidad apoderarse de hasta el tallo más delgado para quemarlo y enterrarlo, robando así nutrientes al suelo y materia orgánica con la que normalmente se produciría humus. También alteraría los ecosistemas naturales que cumplen una función esencial en la estabilidad y regulación del clima y son la base de la producción de alimentos y la protección del agua. Todavía no se sabe si el carbón aplicado al suelo representa de alguna manera un “sumidero de carbono”.

El PNUMA alerta sobre el desconocimiento de los impactos a largo plazo en la sustentabilidad agrícola y la biodiversidad y aconseja tratar la propuesta con gran cautela (14)  . Esto no impide al lobby del rubro, representado por International Biochar Initiative, en su mayor parte empresas y académicos muchos de los cuales son cercanos a intereses comerciales, impulsar el biochar y tratar de incluirlo en los mercados internacionales de carbono.

Todo gira en torno al contenido de carbono, con la mirada puesta en el mercado de carbono.

•          biomasa: estrategia de venta

Si no fuera trágico causaría hilaridad. Enfrentada como está la humanidad a una emergencia climática, somos testigos de cómo las mismas fuerzas económicas que forjaron el sistema industrial y petrolero que nos puso en esta situación, aparecen ahora promoviendo ciertos cambios para que todo siga como estaba. Entre otras cosas, el mismo volumen de transporte privado, el mismo tránsito de buques y aviones cargueros para que continúe el trasiego de mercaderías por los mercados globalizados, el mismo frenesí de producción industrial, la misma expansión de la agricultura industrial. Todo lo mismo, y en las mismas manos, pero con un toque de “bio”.

Surge así la propuesta de sustituir combustible fósil por combustible derivado de biomasa. ¿Sería posible?

Jim Thomas, de ETC, brinda una lista de productos y servicios producidos actualmente con combustibles fósiles: (15)

* Combustible para transporte (automóviles, camiones, aviones): junto con el combustible para calefacción acapara cerca del 70% del petróleo.
* Electricidad: carbón, gas natural y petróleo son actualmente responsables del 67% de la producción mundial de electricidad.
* Productos químicos y plásticos: aproximadamente el 10% de las reservas mundiales de petróleo se convierten en plásticos y petroquímicos.
* Fertilizantes: la producción a escala mundial requiere un uso intensivo de gas natural.

Hay fórmulas para pasar a “lo bio” a partir de biomasa: para el transporte es posible obtener etanol y biodiesel; en la electricidad se está mezclando la combustión de carbón con biomasa mientras se investigan formas de utilizar nanocelulosa y bacterias sintéticas para obtener corriente eléctrica de células vivas; se está pensando en utilizar azúcar para producir bioplásticos y productos químicos; el biochar se propone como un sustituto de los fertilizantes a escala industrial.

Como bien reflexiona Thomas, durante milenos el mundo vegetal ha sido fuente de combustible y de producción de materiales, pero el nuevo uso del término “biomasa” marca un cambio específico en la relación de la humanidad con las plantas. Se pierde el universo taxonómico de especies y variedades que este término sugería para tratar a la materia orgánica desde una óptica industrial como una sola cosa indiferenciada, una masa, la biomasa.

Es así que para el mundo del biocomercio, los ecosistemas, las plantas, la materia orgánica se reducen a denominadores comunes, a materias primas: las praderas y los bosques pasan a ser fuentes de celulosa o de carbono. Y desde esa mirada, los bosques y las plantaciones de monocultivos de árboles son la misma cosa, al igual que son lo mismo para quienes los ven como fuentes de madera o de carbono.

Por otra parte, la tierra fértil adquiere ahora un valor extra como fuente potencial de biomasa, lo que ya está acelerando la apropiación de tierras, básicamente en territorios del sur y muy especialmente en África. Las tecnologías para la transformación de biomasa – nanotecnología, biotecnología y biología sintética – son las herramientas que permitirán extraer la nueva materia prima.

Se va armando todo un crisol de fusiones y recambios empresariales en los sectores de los laboratorios químicos y biotecnológicos, las compañías forestales y el agronegocio para permitir este tipo de “cambios”: la apropiación de – en el mejor de los casos – una nueva materia prima para combustible, y nada más. Con ello se garantiza que todo siga en el mismo circuito de poder y se perpetúe el sistema de acumulación de capital, con su contracara de desigualdad, pobreza y exclusión. Intacto queda el modelo de producción, comercialización y consumo que está en la raíz de la crisis climática.

En el caso de los agrocombustibles, los que se plantea adoptar son el biodiesel (obtenido de plantas oleaginosas) y el etanol (que se obtiene de la fermentación de la celulosa contenida en los vegetales). Como no se está pensando en bajar la escala de la demanda, habría una enorme expansión de los monocultivos que servirían a ese fin, como es el caso de la soja, el maíz, la palma aceitera, la caña de azúcar, la jatrofa, el eucalipto, entre otros cultivos.

En 2006, y como parte de su compromiso por reducir las emisiones de carbono, la Unión Europea se fijó la meta de que en 2020 el 10% del combustible utilizado en el transporte fuera de origen agrícola. Las consecuencias de destinar lo que se anuncia llegarían a ser 69.000 km2 (6.900.000 hectáreas) de tierra inundados de plantaciones para agrocombustible levanta polvareda (16)  . Tanto los sistemas de agricultura familiar y campesina como los bosques, praderas, humedales y diversos ecosistemas se verían avasallados por la expansión de los agrocombustibles.

De todas maneras, esto no implicará un cambio radical en la matriz energética mundial. Se siguen llevando a cabo exploraciones en búsqueda de combustibles fósiles, se continúa explotando carbón, petróleo y gas y no hay señales de que eso vaya a cambiar.

•          REDD

Una nueva falsa solución ha aparecido para convertirse en un programa estrella, debidamente maquillado de verde como para generar confusión … y más negocios. Los proyectos llamados REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques), si bien aún en ciernes, ya se perfilan como un mecanismo de mercado que servirá para “compensar” emisiones de carbono. Los créditos de carbono que se diseñen por dejar intocada determinada región boscosa podrían venderse en los mercados de carbono internacionales y los comprarían los países contaminadores del norte, para contabilizarlos como parte de sus compromisos de reducción de emisiones. Otra forma para que todo siga como está.

No obstante, el paquete en que se presenta REDD resulta atractivo: ¿qué mejor para una comunidad del bosque que le garanticen que su bosque estará protegido y además le paguen por conservarlo? Sin embargo, es difícil creer que las mismas fuerzas mercantiles impulsoras de la contaminación, se conviertan en generosas benefactoras.

Las comunidades que dependen de los bosques verían sus formas de vida drásticamente cambiadas. En el marco de un proyecto REDD perderían su derecho de acceso al bosque en la medida que cualquier uso del mismo (para leña, para construcción, para cultivo, para medios de vida) se entendería como “degradación” porque reduciría el carbono almacenado en el bosque. Esas limitaciones sin duda que repercutirán en la soberanía alimentaria, la trama social y la identidad cultural de los pueblos indígenas y comunidades campesinas.

Por otro lado, es evidente que esta medida no puede considerarse seriamente como una reducción a largo plazo de las emisiones de carbono. En primer lugar porque, como ya lo hemos comentado (ver http://www.wrm.org.uy/publicaciones/REDD.pdf), se basa en la premisa de que el carbono liberado a partir de la deforestación es el mismo que el carbono resultante de la quema de combustibles fósiles. Dicha premisa es falsa, ya que el cambio climático no se origina en las emisiones de los bosques, sino en el constante aumento del stock total de carbono atmosférico debido a la quema de combustibles fósiles. Es ese carbono, almacenado en el subsuelo durante millones de años bajo la forma de carbón, petróleo y gas el que genera el problema. Dicho carbono – que no forma parte del ciclo natural del carbono emitido y absorbido permanentemente por los vegetales – comenzó a acumularse en la atmósfera y dio lugar al calentamiento global, que a su vez desencadena el cambio climático. Pretender que las emisiones de carbono de los combustibles fósiles se puedan “compensar” por el simple expediente de evitar emisiones resultantes de la deforestación es un argumento falso, dilatorio y letal.

NO A REDD

Es por eso que desde las organizaciones sociales las denuncias contra los proyectos REDD se han ido convirtiendo en expresiones de rechazo, plasmadas en el representativo Acuerdo de los Pueblos, del 22 de abril, en Cochabama, Bolivia, donde más de 30.000 personas, en su gran mayoría representantes de organizaciones sociales, exigieron a los países desarrollados que reduzcan en al menos 50% sus emisiones, y que lo hagan realmente, no mediante sistemas tramposos “que enmascaran el incumplimiento de las reducciones reales de emisiones de gases de efecto invernadero”, como los  mercados de carbono o el mecanismo REDD  sobre el cual el Acuerdo expresa: “Condenamos los mecanismos de mercado, como el mecanismo de REDD (Reducción de emisiones por la deforestación y degradación de bosques) y sus versiones + y ++, que está violando la soberanía de los Pueblos y su derecho al consentimiento libre, previo e informado, así como a la soberanía de Estados nacionales, y viola los derechos, usos y costumbres de los Pueblos y los Derechos de la Naturaleza”. (17)

Un caso REDD: Destructor de bosques Oji Paper pretende financiamiento REDD en Laos

En 2005, una empresa japonesa llamada Oji Paper emprendió un proyecto para establecer 50.000 hectáreas de plantaciones, principalmente de eucaliptos, en la región central de Laos. Al año siguiente, como parte de su investigación en Laos, un investigador canadiense tomó una serie de fotografías de los bosques derribados por las topadoras de Oji. Ahora, Oji Paper quiere obtener financiamiento REDD para sus plantaciones en Laos.

El momento no podía ser mejor. Unas pocas semanas antes de Cancún, Oji Paper está demostrando uno de los problemas más graves en torno a la discusión internacional sobre REDD: la no diferenciación entre bosques y plantaciones. Oji está demostrando también cómo las empresas pueden beneficiarse de REDD mientras sus actividades provocan graves impactos sobre los medios de vida locales.

Oji Paper comenzó otro proyecto de plantación en el sur de Laos a comienzos de este año, cubriendo un total de 30.000 hectáreas. El estudio de viabilidad, que comienza este mes y se extenderá hasta marzo de 2011, estudiará el posible financiamiento REDD para las plantaciones de Oji Paper en Laos Sur y central. El estudio fue encargado por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón. Según un comunicado de prensa de Oji Paper, [1] se supone que desarrollará “los métodos para medir, presentar y evaluar la efectividad de los proyectos de plantación en la absorción de CO2 y la efectividad de medidas para contrarrestar la deforestación y la degradación del bosque en la reducción de emisiones de CO2.”

Oji Paper planea exportar astillas de madera de sus plantaciones de Laos para alimentar sus operaciones de pulpa y papel en constante expansión. Será interesante ver cómo el estudio de viabilidad considera el hecho de que las plantaciones de Oji Paper no almacenarán carbono por un período de tiempo sino que serán transformadas en astillas, transportadas por tierra y por mar y convertidas en papel. Luego de utilizado, mucho de este papel será desechado en vertederos donde se descompondrá y producirá metano.

Oji Paper es una de las empresas papeleras más grandes del mundo, con un total de 240.000 hectáreas de plantaciones en Laos, Vietnam, China, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Brasil. La empresa planea un programa REDD y tiene intenciones de aplicar los resultados de su estudio de viabilidad de Laos en sus otras plantaciones.

Entre 2004 y 2006, Keith Barney, un investigador de la Universidad de York, Toronto, llevó a cabo una investigación en la aldea de Ban Pak Veng, en el distrito de Hinboun en Laos. Barney describió que la aldea está sufriendo un “efecto de doble desplazamiento”, el primero por estar río abajo de la recientemente construida represa de Theun Hinboun, y el segundo debido a las plantaciones de Oji. “Mediante el programa de reforma agraria,” escribe Barney, “los bosques degradados de la aldea, que son cruciales para su seguridad alimentaria y la producción bajo el sistema de agricultura itinerante, han sido divididos para establecer plantaciones industriales y derribados con topadoras.”

La concesión de Oji en Laos central cubre una superficie total de 154.000 hectáreas, 50.000 de las cuales serán plantadas. Más de 55.000 personas viven dentro de la zona de la concesión.

En 2006, Oji encargó a Global Environment Centre Foundation la realización de un estudio de viabilidad para investigar cómo podría la empresa obtener créditos de carbono a través del mecanismo de desarrollo limpio (MDL). El informe explicó que los aldeanos realizan “agricultura de tala y quema ilegal,” y señaló que “no tienen otros medios para asegurarse el alimento.”

El informe de Global Environment Centre Foundation sostuvo que “los habitantes de la zona en cuestión siguen practicando el cultivo de tala y quema ilegal, y la degradación de la tierra impide la recuperación espontánea del bosque.”

Como señaló Barney, el informe omitió mencionar que los aldeanos de Ban Pak Veng estaban “haciendo cultivos de tala y quema no por tradición secular sino debido en gran medida a que perdieron el acceso a los arrozales de tierras bajas a causa del proyecto hidroeléctrico de THPC (Theun Hinboun Power Company)”.

Barney agregó que el estudio de viabilidad MDL “ignora al menos veinte años de investigación en Laos sobre la importancia que representa para la economía rural el cultivo en tierras altas y los productos no madereros del bosque basados en el sistema de tala y quema (o agricultura itinerante).” Barney documentó en detalle la compleja relación que los aldeanos tienen con su tierra y sus bosques y señaló que los funcionarios estatales, responsables de la producción de los mapas para el programa de reforma agraria, “no manejan en absoluto los mismos términos que los aldeanos en lo que refiere al paisaje y los bosques.”

Desafortunadamente, podemos suponer que el estudio de viabilidad REDD sobre las plantaciones de Oji Paper cometerá los mismos errores. Simplemente, no es de interés de los consultores descubrir y documentar lo que sucede realmente en la zona rural de Laos. Mientras tanto, sí es de interés para ellos reducir las complejas cuestiones sociales y ambientales a simples cuestiones de legalidad o ilegalidad. También ignorarán los medios de vida locales. “Como resultado,” escribió Barney acerca de los planes de Oji Paper, “los aldeanos de Laos están siendo sometidos a una nueva serie de riesgos para sus medios de vida, mientras se les quita la red de seguridad que representa para ellos el acceso a los recursos naturales.”

En 2006, un aldeano dijo: “No tenemos tierra. Oji la tomó.” Otro dijo a Barney: “Nos estamos despidiendo de nuestros bosques.”

Si la empresa responsable de esta destrucción puede afirmar ahora que está reduciendo las emisiones por deforestación y degradación de bosques, esto significa que el concepto de REDD está en una bancarrota intelectual y moral.

Chris Lang, http://chrislang.org

[1] El autor agradece a Mekong Watch por la traducción del japonés al inglés.

La oportunidad del cambio imprescindible

En esta encrucijada planetaria, desde los pueblos surgen voces que reclaman el imprescindible cambio de rumbo.

Así quedó plasmado en el “Acuerdo de los Pueblos” elaborado de manera participativa en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, celebrada en abril de 2010 en Cochabamba, Bolivia. Miles de participantes estuvieron de acuerdo en que “Para enfrentar el cambio climático debemos reconocer a la Madre Tierra como la fuente de la vida y forjar un nuevo sistema”, que estaría basado en una serie de principios, entre ellos “armonía y equilibrio entre todos y con todo”, “complementariedad, solidaridad, y equidad”, “eliminación de toda forma de colonialismo, imperialismo e intervencionismo”. Se reafirma así el concepto de que la naturaleza tiene derechos que deben ser respetados y que los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades de las poblaciones no pueden obtenerse a costa de su destrucción.

Con respecto a la crisis climática, el Acuerdo afirma: “Los pueblos tenemos los mismos derechos de protección ante los impactos del cambio climático y rechazamos la noción de adaptación al cambio climático entendida como la resignación a los impactos provocados por las emisiones históricas de los países desarrollados, quienes deben adaptar sus estilos de vida y de consumo ante esta emergencia planetaria. Nos vemos forzados a enfrentar los impactos del cambio climático, considerando la adaptación como un proceso y no como una imposición, y además como herramienta que sirva para contrarrestarlos, demostrando que es posible vivir en armonía bajo un modelo de vida distinto.”

A la hora de pensar en políticas que vayan a la raíz del problema, sería necesario, como expresa la organización GenderCC que “las políticas y medidas que apuntan a mitigar el cambio climático se basaran en una comprensión más holística de la percepción humana, de sus valores y de sus opciones de comportamiento. Esto incluiría el considerar las características específicas de diferentes grupos de la sociedad, como el de los hombres y el de las mujeres. Las políticas serán más efectivas si son hechas a medida para responder a los intereses y las necesidades tanto de hombres como de mujeres, y para perseguir el objetivo de la igualdad de ambos sexos.”

El cambio necesario, que no está dado sino que va tomando forma en la visión de los pueblos, tiene como eje fundamental la soberanía alimentaria que implica el apoyo a la agricultura campesina y familiar.

Dice la organización mundial Vía Campesina que según el IPCC, la agricultura industrial es una de las causas principales del aumento de los gases de efecto invernadero. Este tipo de agricultura de carácter intensivo basada en un aumento del rendimiento en función del monocultivo a gran escala, la concentración de la tenencia de la tierra y el uso masivo de fertilizantes sintéticos y plaguicidas,  contribuye a la catástrofe climática, por un lado por el uso intensivo de energía fósil que requiere, y por el otro por los procesos de deforestación que provoca a la hora de expandirse y ocupar territorios.

Frente a esto, La Vía Campesina hace un llamado a “abandonar el camino de la agricultura industrial, destructiva, contaminante y generadora de desigualdad, y apostar en cambio a las comunidades campesinas e indígenas para alimentar a la humanidad y enfriar el planeta”. (18)

Y agrega: “La investigación científica muestra que los pueblos campesinos e indígenas podríamos reducir las emisiones globales actuales al 75% al incrementar la biodiversidad, recuperar la materia orgánica del suelo, sustituir la producción industrial de carne por una producción diversificada a pequeña escala, expandir los mercados locales, parar la deforestación y hacer un manejo integral del bosque.

La agricultura campesina no sólo contribuye positivamente al equilibro del carbono del planeta, sino que crea también 2.800 millones de puestos de trabajo, para hombres y mujeres en todo el mundo, y es el mejor modo de luchar contra el hambre, la desnutrición y la crisis alimentaria actual.

El pleno derecho a la tierra y la recuperación de los territorios, la soberanía alimentaria, el acceso al agua como bien social y derecho humano, el derecho a usar, conservar e intercambiar libremente las semillas, la desconcentración y fomento a los mercados locales, son condiciones indispensables para que los pueblos campesinos e indígenas sigamos alimentando el mundo y enfriando el planeta.”

Los pueblos pueden hacer de la Cumbre de Cancún otro espacio donde fortalecer la integración de los movimientos sociales, elaborar acciones y estrategias comunes y caminar hacia el cambio imprescindible.

Notas
1-   Climate change: evidence from the geological record, The Geological, position statement on climate change, http://www.geolsoc.org.uk/gsl/views/policy_statements/climatechange

2 – Acuerdo de los Pueblos, http://cmpcc.org/acuerdo-de-los-pueblos/

3 -  Conclusiones del Grupo de Trabajo 8 sobre Deuda Climática: http://cmpcc.org/2010/04/28/conclusiones-grupo-de-trabajo-8-deuda-climatica/#more-1840

4 – “Winner of Project Consored top 25 articles for 2009 – 2010 news stories: Pentagon’s role in global catastrophe”, Sara Flounders, International Action Center, http://www.iacenter.org/o/world/climatesummit_pentagon121809/

5 – The Rich: Our Biggest Carbon Problem, Barry Saxifrage, 12 de febrero de 2009, http://www.saxifrages.org/eco/go19a/The_Rich_Our_Biggest_Carbon_Problem

6 – http://www.breathingearth.net/

7 –  Broder 2009 citado en “The End of ‘Cheap Ecology’ and the Crisis of ‘Long Keynesianism’,” Farshad Araghi, 23 de enero de 2010, Economic and Political Weekly, distribuido por Larry Lohman.

8 –   Organización Internacional para las Migraciones,  http://www.iom.int/jahia/Jahia/about-migration/facts-and-figures/lang/es

9 –   “Murder on the Carbon Express: Interpol Takes On Emissions Fraud”, Marck Schapiro para Mother Jones, 8 de octubre de 2010, http://motherjones.com/environment/2010/10/interpol-carbon-trading-fraud

10 –   Datos de CO2Now, http://co2now.org/

11 –  Potential Impacts of Tree Plantation Projects under the CDM. An African Case Study, 07/10/2010, Blessing Karumbidza y Wally Menne, The Timberwatch Coalition, http://timberwatch.org/uploads/Draft%20Plantation_Projects_under%20CDM%20-%20Blessing%20&%20Wally%281%29.pdf

12 – “Could Biochar save the world?”, Jeremy Hance, 16/08/2010, http://bit.ly/cALKwk

13 – “Biochar, una nueva amenaza para los pueblos, la tierra y los ecosistemas”, Declaración: http://www.wrm.org.uy/temas/Agrocombustibles/Biochar.pdf

14 –   “Geoengineering the planet: What is at stake for Africa?”, Diana Bronson, ETC Group, http://pambazuka.org/en/category/features/67522

15 – “The new biomassters and their assault on livelihoods”, Jim Thomas, ETC Group, 07/10/2010, http://pambazuka.org/en/category/features/67535

16 – “Driving to destruction. The impacts of Europe’s biofuel plans on carbon emissions and land”, noviembre 2010, http://www.foeeurope.org/agrofuels/ILUC_report_November2010.pdf

17 – http://cmpcc.org/acuerdo-de-los-pueblos/

18 –  ¡Miles de Cancún por la justicia climática!, septiembre 2010, declaración de La Vía Campesina, http://tinyurl.com/2c3qqm2


Leave a Reply

* Members of some of the larger networks and federations are listed in italics, however please note that many of these member groups are, themselves, national networks or federations.

350.org

Action Aid Asia

Action pour un Développement Équitable, Intégré et Durable (ADEID), Cameroon

Africa Jubilee South

AAWORD, Senegal

ABEFDD, Mauritania

Africa Network for Environment and Economic Justice (ANEEJ), Nigeria

Africa Women´s Economic Policy Network, Africa

Africaine de Recherche & de Cooperation pour l’Appui au Developpement Endogene, Sénegal

African Forum & Network on Debt and Development, Africa

APROFES, Senegal

Cadtm-Niger, Niger

Catholic Economic Justice, Kenya

CECIDE, Guinea

Centre for Promotion of Economic and Social Alternatives, Cameroon

Chemchemi Ya Ukweli, Kenya

CNTS (Trade Union), Senegal

Daughters of Mumbi Global Resource Center, Kenya

Ecomic Justice Network, South Africa

EcoNews Africa, Kenya

Economic Justice Coallition , Mozambique

FORAM & CAHBA, Mali

Forum Africain Alternatives, Sénegal

FORUM DETTE ET PAUVRETE / Debt and Poverty Forum, Ivory Coast

Forum on Development, Ivory Coast

Forum sur la Dette Exterieure et le Developpement, Dem. Rep. Congo

Foundation for Human Rights & Democracy, Liberia

Genesis Community Development Assistance, Kenya

GRAPAD, Benin

GrassRootsAfrica, Ghana

Jesuit Hakimani Center, Kenya

JUBILE MALI / CAD, Mali

Jubilee 2000, Angola

Jubilee South Africa, South Africa

Jubilee Zambia/JCTR, Zambia

Jubileu Mozambique, Mozambique

KENDREN (Kenya Debt Relief Network), Kenya

KETAM (Kenya Treatment Action Movement), Kenya

Malawi Economic Justice Network (MEJN), Malawi

NAD/GRAPR (Via Campesina), Dem. Rep. Congo

ORCADE, Burkina Faso

Pan Africanist Youth & SSF, Senegal

Peace Humanus, Cameroon

ROPPA (Peasants Network), Senegal

SAPSN Southern African Peoples’ Solidarity Network, Africa

SEATINI, Kenya

Senegal Social Forum (SSF), Senegal

Tamwa (Tanzania Media Women’s Association), Tanzania

Tanzania Coalition Debt and Develpment, Tanzania

Tanzania Gender Network, Tanzania

Third World Network, Ghana

Togo Social Forum & GARED, Togo

Umzabalazo we Jubilee, South Africa

UNSAS (Trade Union), Senegal

USE, Senegal

USTG  & ADDEF, Guinea

Worldview-Gambia, Gambia

Zimbabwe Coalition on Debt and Development, Zimbabwe

African Biodiversity Network

Biowatch, South Africa

Grabe, Benin

GRAIN, Spain

Institute for Culture and Ecology, Kenya

Institute for Sustainable Development, Ethiopia

JVE, Togo

Kenya Biodiversity Coalition

Melca Mahiber, Ethiopia

NAPE Uganda

Nature Tropicale, Benin, Kenya

PELUM, Kenya

RAINS, Ghana

RIDEP, Kenya

SACDEP, Kenya

African Journalists On Trade and Development

Aitec-Ipam, France

Alianza Social Continental/Hemispheric Social Alliance

Alliance for Responsible Trade (ART), USA

ASC Chile, Chile

ASC Cuba, Cuba

ASC Uruguay, Uruguay

ASC-Perú, Peru

Asciación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, Chile

Bloque Popular, Honduras

Central de los Trabajadores de la Argentina, Argentina

CLC, Canada

Common Frontiers, Canada

CONACAMI, Peru

Confederación General de Trabajadores de Perú (CGTP), Peru

Confederación Nacional Agraria, Peru

Ecuador Decide, Ecuador

Ecuarunari, Ecuador

Encuentro Popular, Costa Rica

Fundación Solón, Bolivia

Iniciativa Paraguaya para la Integración de los Pueblos, Paraguay

Mesa Global, Guatemala

Movimiento Boliviano, Bolivia

Movimiento Sí de los Pueblos (MOSIP), Argentina

Movimiento Social Nicaraguense, Nicaragua

Mujeres y Economía, Peru

PAPDA, Haiti

Plataforma Rural por la Tierra, Chile

REBRIP, Brasil

Recalca, Colombia

Red Sinti Techan, El Salvador

RMALC, Mexico

RQIC (Quebec), Canada

Networks/Redes

ATTAC

CADA

COMPA

Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA)

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)

Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI)

Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur

Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC)

CSSustentable

Grito de los Excluidos

Grupo de Trabajo en Agricultura y Comercio (GTAgriCom)

Jubileo Sur

OCLAE

PIDHDD

Red Internacional de Género y Comercio (IGTN)

Red Latinoamericana de Mujeres Trasformando la Economía (REMTE)

Alliance of Community Trainers, USA

Alter Ekolo, France

Alternative Energy Project for Sustainability

AMAN, Indonesia

Amici della Terra, Italy

Amigos de la Tierra, Argentina

Amigos de la Tierra, Spain

Amigu di Tera, Curacao

Anade, Spain

Aniban ng Manggagawa sa Agrikultura (Union of Agricultural Workers), Philippines

ARCI, Italy

Asia Indigenous Peoples Pact Foundation (AIPP)

Asia Pacific Forum on Women, Law and Development (APWLD)

Asia Pacific Research Network

Asociacion Comunidades Ecologistas la Ceiba – Amigos de la Tierra – COECOCEIBA, Costa Rica

Association Tunisienne pour la Protection de la Nature et de l’Environnement/ATPNE, Tunisia

ATTAC, Austria

ATTAC, France

ATTAC, Germany

ATTAC, Togo

Bank Information Centre, US

BELA, Bangladesh

Bharat Jan Vigyan Jatha, India

Biofuelwatch, UK

BIOTHAI Foundation, Thailand

Borok Peoples Human Rights Organisation, India

Brazilian Environmental Justice Network, Brazil

British-Russian Eco-Cultural Network, Russia/UK

BUND, Germany

CAIN/Oil Watch, Southeast Asia

Camp For Climate Action Aotearoa, New Zealand

Campagna per la Riforma della Banca Mondiale (CRBM), Italy

Campaign Against Climate Change Trade Union Group, UK

Campaign Against Climate Change/ Global Climate Campaign, UK

Canadians for Action on Climate Change, Canada

Carbon Trade Watch, Netherlands

CDM Watch, Germany

CEIBA, Guatemala

CENSAT Agua Viva, Colombia

Center for Development Programs in the Cordillera, Philippines

Center for Environmental Concerns, Philippines

Center for Environmental Law and Community Rights/CELCOR, Papua New Guinea

Center for Food Safety, US

Centre for Civil Society, South Africa

Centre for Environment and Development, Cameroon

Centre For Environmental Justice, Sri Lanka

Centro de Estudios Internacionales (CEI), Nicaragua

Centro Salvadoreo de Tecnologa Apropiada, El Salvador

CERDET, Bolivia

CESTA , El Salvador

CeVI – Centro di Volontariato Internazionale, Italy

Christian Aid, UK

Citizens For Justice, Malawi

Civic Response, Ghana

CLAES/Latin American Center Social Ecology, Uruguay

Climate Camp, Aotearoa/New Zealand

Climate Justice Action Milano, Italy

Climate Justice Infoshop ‘Without your walls’, Aotearoa/New Zealand

Climate SOS, US and Canada

Coalition for Nuclear Disarmament and Peace, India

CODEFF, Chile

Community Forest Network, Ghana

Computer Professionals’ Union, Philippines

CORE, India

Corporate Europe Observatory (CEO), Netherlands

Corporate Watch, UK

Council of Canadians, Canada

Dartmouth College, Climate Justice Research Project/Environmental Studies, US

Delhi Platform on Climate Change, India

Diakonia Council of Churches, South Africa

Dvizenje na Ekologistite na Makedonija/DEM, Macedonia

Eco Pax Mundi Network

Ecological Alert and Recovery (EARTH), Thailand

Ecologistas en Acción, Spain

Ecomunidades, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, Mexico

EcoNexus, UK

Ecopeace Party, South Africa

Ecumenical Coalition on Tourism (ECOT)

Eesti Roheline Liikumine, Estonia

Energy and Climate Policy Institute for Just Transition (ECPI), South Korea

Environmental Justice Climate Change Initiative, US

Environmental Rights Action, Nigeria

EQUATIONS, India

ETC Group

European Youth for Action

FairWatch, Italy

FASE, Brazil

Fédération pour une Alternative Social et Écologiste (FASE), France

FERN, UK

Focus on the Global South, India

Focus on the Global South, Philippines

Focus on the Global South, Thailand

For Mother Earth/Voor Moeder, Flanders and Brussels

Forest People’s Partnership, UK

Foundation for Consumers, Thailand

Foundation for Ecological Recovery (FER), Thailand

Foundation of Reclaiming Rural Agriculture and Food Sovereignty Action (RRAFA), Thailand

Freedom from Debt Coalition, Philippines

Friends of the Earth International

Friends of the Earth, Australia

Friends of the Earth, Cyprus

Friends of the Earth, England, Wales and Northern Ireland

Friends of the Earth, Flanders & Brussels

Friends of the Earth, Ghana

Friends of the Earth, Grenada

Friends of the Earth, Ireland

Friends of the Earth, Japan

Friends of the Earth, New Zealand

Friends of the Earth, Scotland

Friends of the Earth, Sierra Leone

Friends of the Earth, Slovakia

Friends of the Earth, Sweden

Friends of the Earth, United States

Friends of the Earth/Les Amis de la Terre, Canada

Funders Network on Trade & Globalization, US

Gegenstrom Berlin, Germany

GenderCC – Women for Climate Justice, Germany

Global 2000, Austria

Global Anti-Incinerator Alliance (GAIA)

Global Exchange, US

Global Forest Coalition

Alter Vida, Paraguay

ARA Arbeitsgemeinschaft Regenwald und Artenschutz, Germany

Atree, India, Nepal

Biofuelwatch, United Kingdom

BIOM, Kyrgystan

BROC, Russia

Bulgarian Society for the Protection of Birds/BirdLife, Bulgaria

CENDAH, Panama

Centre for Grassroots Development (CGD), India

CESTA, El Salvador

CICA, Central American Indigenous Council

CIMA, Mesoamerican Indigenous Council

CITI, Foundation for Traditional Knowledge

CODEFF, Chile

Cordillera’s Peoples’ Alliance, Philippines

Dzelkova, Georgia

Eco la Paz Argentina

ENVIROCARE, Tanzania

Foundation Kritisch Bosbeheer, Netherlands

Friends of the Earth, Argentina

Friends of the Siberian Forests – Russia

Fundación para el Conocimiento Tradicional, Panama

Fundaexpresión, Colombia

Global Justice Ecology Project, US

Green Cross, Ukraine

ICTI – Tanimbar, Indonesia

IIN, Kenya

Impac, Thailand

Indigenous Peoples of Africa Coordinating Committee

Indigenous Women’s Network on Biodiversity

Iniciativa Amotocodie, Paraguay

Institute for Cultural Affairs, Ghana

Justica Ambiental, Mozambique

Lokayan, Indonesia

NAT, Brasil

Nefan, Nepal

Network for the Indigenous Peoples, Solomons (NIPS)

Noosfera: Republican Scientific-Ecological Association, Tajikistan

PIPEC, New Zealand

Protect the Forest, Sweden

RMI – The Institute for Forest and the Environment, Indonesia

Sobrevivencia, Paraguay

Society for Wetland Biodiversity Conservation (SWBC), Nepal

Tarun Bharat Sangh, India

The Asociación Indigena de Limoncocha, Ecuador

The Centre for Environment and Development, Cameroon

The Himalaya Resources Foundation, Nepal

The National Association of Professional Environmentalists, Uganda

The Ole Siosiomaga Society, Samoa

The Wildlife Trust, Bangladesh

The Woodland League, Ireland

Timberwatch Coalition, South Africa

TWOE, Aotearoa

Viola, Russia

Global Justice Ecology Project, US

Global Witness, UK

Globalization Monitor, Hong Kong

Grassroots International, US

Grassroots Solutions for Climate Justice, North America

Green Formosa Front, Taiwan Rural Front, Taiwan

GroundWork, South Africa

GUAMINA, Mali

Haburas Foundation, Timor-Lest

Haiti Survie, Haiti

IBASE – Instituto Brasileiro de Análises Sociais e Econômicas, Brazil

IBON Europe

İklim İçin Gençlik (Turkish Youth Initiative on Climate Change), Turkey

Indigenous Environmental Network, US and Canada

Indonesia Fisherfolk Union/ Serikat Nelayan Indonesia (SNI), Indonesia

Indonesian Peasant’s Union, Indonesia

InspirAction, Spain

Institute for Agriculture and Trade Policy, US

Institute for Amazonian Research and Development, Brazil

Institute for Global Justice (IGJ), Indonesia

Institute for Security Studies, South Africa

Institute for Social Ecology, US

International Center for Technology Assessment, US

International Forum on Globalization, US

International Gender and Trade Network

International NGO Forum on Indonesia Development (INFID), Indonesia

International Rivers Network, US

Jubilee Debt Campaign

Jubilee South – Asia/Pacific Movement on Debt and Development

EquityBD, Bangladesh

VOICE, Bangladesh

Unnayan Onneshan, Bangladesh

SUPRO, Bangladesh

CDL, Bangladesh

Bangladesh Krishok Federation, Bangladesh

Bangladesh Jatiyo Sramik Jote, Bangladesh

INSAF, India

HNA, India

Nadi Gati Morcha, India

National Hawkers’ Federation, India

mines, minerals and People (mmP), India

Adivasi Mulvasi Astitva, India

Koalisi Anti Utang (KAU), Indonesia

KRUHA, Indonesia

Solidaritas Perempuan, Indonesia

WALHI, Indonesia

Serikat Petani Indonesia (SPI), Indonesia

IESR, Indonesia

MSN, Malaysia

Rural Reconstruction Nepal (RRN), Nepal

ANWA, Nepal

All-Nepal Peasants’ Federation (ANPFa), Nepal

Jagaran Nepal, Nepal

Human Rights Alliance – Nepal, Nepal

GEFONT, Nepal

Pakistan Fisherfolk Forum (PFF), Pakistan

Pakistan Kissan Rabita Committee, Pakistam

Freedom from Debt Coalition (FDC), Philippines

Center for Environmental Justice, Sri Lanka

PSI-Thailand, Thailand

ARENA, Asia

Asian Migrant Forum, Asia

Focus on the Global South, Asia

Migrant Forum in Asia, Asia

SAAPE, Asia

Jubileo Sur/Américas (JS/A)

Acción Ecologica, Ecuador

Afec Roga, Paraguay

Bloque Popular, Honduras

CEI Centro de Estudios Internacionales , Nicaragua

Centro de Estudios Escuela Para el Desarrollo , Colombia

Centro Martin Luther King, Jr., Cuba

CIEM, Cuba

Colectivo Eco Voces, Panamá

COMPA / Coordinador de Tendencias Clasistas , Venezuela

Coord. Nac. por la Integración y la Soberanía Energética , Paraguay

COPINH, Honduras

Dialogo 2000, Argentina

Federation of Independent Trade Unions FITUN, Trinidad & Tobago

FOBOMADE, Bolivia

FRENADESO, Panamá

Frente Social y Político, Paraguay

Grito de los Excluidos, Puerto Rico

Grito de los Excluidos, Venezuela

Jubileu Sul Brasil , Brasil

Jubileu Sul Brasil/Auditoria Cidada , Brasil

Lutheran World Federation Program on Illegitimate Debt, América latina – global

Marea Creciente Sonora, Mexico

Mesa de Mujeres y Economía, Colombia

Movimiento Social Nicaragüense, Nicaragua

Otros Mundos Chiapas, Mexico

PAPDA, Haití

Plataforma DESCAm, Uruguay

Proyecto Caribeño de Justicia y Paz, Puerto Rico

Red Sinti Techan, El Salvador

Rede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais, Brasil

Unión Nacional Ecologistas Salvadoreños UNES, El Salvador

Justica Ambiental, Mozambique

Kairos, Canada

Kalikasan Peoples Network for the Environment, Philippines

KIARA (Fishery Justice Coalition), Indonesia

Klima Kollektivet, Denmark

Klima! Bewegungs Netzwerk, Germany

Klimaforum Mexico AC, Mexico

KlimaForum09, Denmark

Korea Federation for Environmental Movements, South Korea

KRuHA – People’s Coalition for The Right to Water, Indonesia

La Via Campesina

ACALEN – Asociacion Central de Agricultores Luz y Esperanza de Nagua, Dominican Rep.

All Nepal Peasants’ Federation (ANPFA) Nepal

Arbeitsgemeinschaft Bäuerliche Landwirtschaft (ABL), Germany

Asociación Agropecuaria “Monte Ararat” El Salvador

Asociación de Pequeños productores del Noreste de Córdoba (APENOC), Argentina

Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Panamá (APEMEP) Panama

Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) Nicaragua

Asociación de Veteranos de la Guerrilla Salvadoreña: AVEGSAL El Salvador

Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) Cuba

Asociacion Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), Mexico

Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI), Chile

Asociación Nacional de Trabajadores Agropecuarios (ANTA) El Salvador

Assembly of the Poor (AOP) Thailand

Associazione Italiana per l’Agricoltura Biologica (AIAB) Italy

Associazione Rurale Italiana (ARI), Italy

Assocjazzjoni Tal-Bdiewa-ATB Malta

Bangladesh Adivasi Samithy (BAS) Bangladesh

Bangladesh Kishani Sabha (BKS) Bangladesh

Bangladesh Krishok Federation (BKF) Bangladesh

Belize Association of Producer Organizations (BAPO) Belize

Bharatiya Kisan Union (BKU), Haryana India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Madhya Pradesh India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Maharshtra India

Bharatiya Kisan Union (BKU), New Delhi India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Punjab India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Rajasthan India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Uttar Pradesh India

Bharatiya Kisan Union (BKU), Uttaranchal India

Border Farm Workers Project – Proyecto de Trabajadores Agricolas Fronterizos, USA

Central Independiente de Obreros Agricolas y Campesinos (CIOAC), Mexico

Coalicion de Organizaciones Democraticas de Uniones Campesinas (CODUC), Mexico

Coalition Paysanne de Madagaskar (CPM)Madagascar

COMITÉ DE UNIDAD CAMPESINA-CUC Guatemala

Concertation Nationale des Organsations Paysannes en Producteurs Agricoles du Congo (CNOP-Congo) Congo Brazzaville

Confederação das Associações de Camponeses e Cooperativas Agro-pecuárias de Angola (UNACA), Angola

Confederaçao Nacional da Agricultura (CNA) Portugal

Confederación Campesina del Perú (CCP) Peru

Confederación Hondureña de Mujeres Campesina -CHMC Honduras

Confederación Nacional Agraria (CNA) Peru

Confederación Nacional de Mujeres Campesinas-CONAMUCA Dominican Rep.

Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras del Ecuador -FENACLE Ecuador

Confederacion Ranquil, Chile

Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Bolivia

Confederación Única Nacional de Afiliados Al Seguro Social Campesino (CONFEUNASSC) Ecuador

Confédération Nationale des Syndicats d’Exploitants Familiaux (MODEF) France

Confederation of Farmers’ Unions (ÇIFÇTI-SEN), Turkey

Confederation Paysanne du Congo (COPACO/PRP), RD Congo

Confederation Paysanne France

CONFENACA. Confederación Nacional Campesina, Dominican Rep.

Conseil National de Concertation et de Cooperation des Ruraux (CNCR), Senegal

Consejo Andino de productores de Coca, Bolivia

Consejo Asesor Indígena (CAI) Argentina

Consejo Coordinador de Organizaciones Campesinas de Honduras (COCOCH) Honduras

Coordinador Nacional Agrario (CNA), Colombia

Coordinadora Agraria Nacional Ezequiel Zamora (CANEZ), Venezuela

Coordinadora de campesinos, indígenas y trabajadores rurales (COCITRA), Argentina

Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Spain

Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) Guatemala

Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas-CONAMURI, Paraguay

Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala: CONAVIGUA, Guatemala

Coordinadora Nacional Indígena y Campesina: CONIC, Guatemala

Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), Mexico

Coordination Nationale des Organisations Paysannes (CNOP), Mali

Coordination Togolese des Organisations Paysannes (CTOP), Togo

Euskal Herriko nekazarien Elkartasuna (EHNE), Bask Country/Spain

Farmer and Nature Network (FNN), Cambodia

FECAIMAT – Federacion de Campesinos Independientes Mamá Tingó, Dominican Rep.

FEDECARES – Federacion de Caficultores del Sur, Dominican Rep.

Federación de Asociaciones Cooperativas de Producción Agropecuaria deR.L.: FEDECOPADES, El Salvador

Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria Región Central: FECORACEN de R.L. El Salvador

Federación Nacional de Asociaciones de Cooperativas de Producción Agropecuarias: FENACOPAZ, El Salvador

Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias (FENACOA), Colombia

Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia “Bartolina Sisa” (FNMCB), Bolivia

Federación Nacional de Organizaciones Campesino-Indígenas (FENOCIN), Ecuador

Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO-CUT), Colombia

Federation Unie de Groupements d’Eleveurs et d’Agriculteurs (FUGEA), Belgium

Florida Association of Farmworkers, USA

FNCEZ – Frente Nacional Campesina Ezequiel Zamora, Venezuela

Frente Democratico Campesino de Chihuahua (FDCC), Mexico

Frie Boender, Denmark

Fundación de Promotora de Cooperativas: FUNPROCOP, El Salvador

Hametin Agrikultura Sustantavel Timor Lorosa’e (HASATIL), Timor Leste

Indonesia Peasant Union/ SPI, Indonesia

Karnataka Rajya Ryota Sangha (KRRS), India

Kerala Coconut Farmers Association, India

Kilusang Magbubukid ng Pilipinas (KMP), Philippines

Korea Women Peasant Association –KWPA, South Korea

Korean Peasant League (KPL), South Korea

L’Autre Syndicat, Switzerland

Landless Peoples Movement (LPM), South Africa

MCCU – Movimiento de Campesinos Trabajadores Las Comunidades Unidas, Dominican Rep.

Mesa Agropecuaria y Forestal –MAF, Nicaragua

Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas (MCNOC), Paraguay

Mesa Nacional Campesina de Costa Rica (MNC-CR),Costa Rica

Mesa Permanente de Mujeres Rurales: MPMR, El Salvador

Monlar -(Movement for National Land and Agricultural Reform), Sri Lanka

Mouvement d’Action Paysanne-MAP, Belgium

Mouvement International de Jeunesse Agricole Rurale Catholique- (MIJARC-Europe), Belgium

Mouvement Paysan de Papaye (MPP), Haiti

Mouvman Peyizan Nasyonal Kongre Papay (MPNKP), Haiti

Movimento de Atingidos por Barragens (MAB), Brazil

Movimento de Mulheres Camponesas (MMC), Brazil

Movimento dos Pequenos Agricultores (MPA), Brazil

Movimento dos Trabalhadores sem Terra (MST), Brazil

Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE), Argentina

Movimiento Campesino Paraguayo (MCP), Paraguay

Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST), Bolivia

Movimiento Nacional Campesino e Indígena – MNCI Argentina

Mtandao wa Vikundi vya Wakulima Tanzania (MVIWATA) – Tanzanian Network of Farmers’Groups, Tanzania

Nandya Raita Samakya, Andra Pradesh, India

National Association of Latino Farmers and Ranchers Trade Association, USA

National Family Farm Coalition (NFFC), USA

National Farmers Association, St. Lucia

National Farmers Union (NFU), Canada

National Farmers Union, St. Vincent

NEAK: New Agricultural Movement of Greece, Greece

Nederlandse Akkerbouw Vakbond (NAV), Netherland

Nepal Agricultural Labor Association, Nepal

Nepal National Fish Farmers Association, Nepal

Nepal National Peasants Women’s Association, Nepal

Nordbruk, Sweden

Norsk Bonde – Og Smabrukarlag (NBS), Norway

Northern Peasant Federation (NPF), Thailand

Nouminren (Japan Family Farmers Movement), Japan

Organizacion de Lucha por la Tierra (OLT), Paraguay

Österreichische Bergbauernvereinigung (ÖBV), Austria

Pagkakaisa para sa Tunay na Repormang Agraryo at Kaunlarang Pangkanayunan (PARAGOS), Philippines

Pastoral da Juventude Rural –PJR, Brazil

Persatuan Kebajikan Melayu Pesisir Kampung Tambirat (Panggau), Malaysia

Plateforme Paysanne du Niger (PFPN), Niger

Red de Mujeres Rurales de Uruguay – RMRU, Uruguay

RETOÑO – Confederacion de Organisaciones Campesinas y Barriales del Sur, Dominican Rep.

Rural Coalition, USA

Scottish Crofting Federation, Scotland/UK

Sindicato de Obreros del Campo de Andalucía (SOC), Spain

Sindicato Labrego Galego (SLG), Spain

Tamil Nadu Farmers Association, India

Tet Kole ti Peyizan Ayisyen – TK, Haiti

União Nacional de Camponeses (UNAC), Mozambique

Union Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autonomas (UNORCA), Mexico

Unión Nacional de Productores Agropecuarios Costarricense: UNAG, Costa Rica

Unión Nacional de Trabajadores Agropecuarios: UNATA, El Salvador

Union Paysanne – Quebec, Canada

Uniterre, Switzerland

UPA NACIONAL, Costa Rica

Vietnamese National Farmers Union (VNFU), Vietnam

WINFA – Association of Caribbean Farmers, Windward Islands

LABOR, Peru

Land For Peace, South Africa

Latvijas Zemes draugi, Latvia

Lawyer’s Environmental Action Team (LEAT), Tanzania

Legal Rights and Natural Resources Center, Philippines

Legambiente, Italy

Les Amis de la Terre, Belgium

Les Amis de la Terre, France

Les Amis de la Terre, Togo

Liberazioni 3E, Italy

Lietuvos Zaliuju Judejimas, Lithuania

Little Village Environmental Justice Organization (LVEJO), US

Magyar Termeszetvedok Szovetsege, Hungary

Malaysian Youth Climate Justice Network, Malaysia

Mani Tese, Italy

Maudesco, Mauritius

Memoire des luttes, France

Milieudefensie, Netherlands

Miljoforbundet, Sweden

MOC: Mouvement des Objecteurs de Croissance, France

Montreal Quaker Meeting, Canada

Mouvement Ecologique, Luxembourg

Moviment ghall-Ambjent, Malta

Movimiento Ciudadano Frente Al Cambio Climatico, Peru

Movimiento Madre Tierra, Honduras

Nadi, Indonesia

National Assciation of Professional Environmentalists (NAPE), Uganda

National Fisheries Solidarity Movement, Sri Lanka

National Forum for Advocacy, Nepal

NET Foundation, Thailand

Network for Political and Social Rights, Greece

New Internationalist

NOAH, Denmark

Norges Naturvernforbund, Norway

North East Peoples Alliance, India

NOUMINREN (Japan Family Farmers’ Movement), Japan

Nucleo Amigos da Terra, Brazil

Oakland Institute/Red VIDA, US

Oilwatch South America/ Accion Ecologica

Otros Mundos, Mexico

Oxfam Solidarity, Belgium

Pakistan Fisherfolk Forum, Pakistan

Pan African Climate Justice Alliance

PENGON, Palestine

Peoples’ Movement on Climate Change

AGHAM, Philippines

Asia Pacific Forum for Women, Law and Development (APWLD)

Asia Pacific Indigenous Youth Network

Asia Pacific Mission for Migrants

Asia Pacific Research Network

Asian Rural Women’s Coalition

Bagong Alyansang Makabayan, Philippines

Coastal Development Partnership, Bangladesh

Cordillera Peoples Alliance, Philippines

COURAGE, Philippines

GABRIELA, Philippines

IBON Europe

IBON Foundation, Inc., Philippines

Indigenous Peoples Movement for Self Determination and Liberation, Philippines

Institute for National and Democratic Studies (INDIES), Indonesia

INTAL, Belgium

International Migrants Alliance

International NGO Forum for Indonesian Development (INFID), Indonesia

Kalikasan- Peoples Environment Network, Philippines

Kilusang Magbubukid ng Pilipinas, Philippines

Kilusang Mayo Uno, Philippines

Peoples Coalition for Food Sovereignty, Philippines

Pesticide Action Network, Asia

Religious of the Good Shepherd, Philippines

RESIST!, Philippines

Philippine Climate Watch Alliance (PCWA), Philippines

Philippine Movement for Climate Justice (PMCJ), Philippines

Alliance of Progressive Labor (APL)

Alyansa Tigil Mina (ATM)

Aniban ng Manggagawa sa Agrkultura (AMA)

Bukluran ng Manggagawang Pilipino (BMP)

Bukluran sa Ikauunlad ng Sosyalistang Isip at Gawa (BISIG)

Care for the Earth

Center for Empowerment and Resource Development (CERD)

Faith-based Congress Against Immoral Debts (FCAID)

FDC Women’s Commitee

Focus on the Global South-Philippines

Freedom from Debt Coalition (FDC)

FDC, Cebu City

FDC,  Iloilo City

FDC, Negros

FDC, Eastern Visayas

FDC, Socsksargen,

FDC, Western Mindanao,

FDC, Davao City,

GCAP, Philippines

ODA-Watch

Great Work Movement

Integrated Rural Development Foundation – Task Force Food Sovereignty (IRDF)

Samahan ng Demokratikong Kabataan (SDK)

Kabataan Kontra Kahirapan (KKK)

Katipunanpara sa Pagpapalaya ng Sambayanan (KALAYAAN!)

Kilusan ng Pagkakaisa ng Maralitang Taga-Lungsod (KPML)

Kilusan Para sa Pambansang Demokrasya (KPD)

Kilusang Mangingisda (KM)

Koalisyong Pabahay ng Pilipinas(KPP)

La Liga Policy Institute

Legal Rights and Natural Resources Center – FOE Pilipinas (LRC-KsK)

Makabayan

Makabayan Pilipinas

Pagkakaisa ng Kababaihan para sa Kalayaan (Kaisa-Ka)

Pambansang Kilusan ng mga Kababaihan sa Kanayunan (PKKK)

Pandayan

Pandayan para sa Sosyalistang Pilipinas (PANDAYAN)

Partido ng Manggagawa (PM)

Philippine Legislators Committee on Population and Development Foundation (PLCPD)

Philippine Rural and Reconstruction Movement (PRRM)

Sagip-Sierra Madre Network

Sibuyan Island Sentinels League for Environment

SARILAYA

Tambuyog Development Center

Task Force Food Sovereignty (TFFS)

Youth Against Debt (YAD)

Youth for Nationalism and Democracy (YND)

PIPEC, Aotearoa/New Zealand

PLATFORM, UK

Polski Klub Ekologiczny/PKE, Poland

Pro Natura, Switzerland

Pro-Public, Nepal

Project for Ecological Awareness Building, Thailand

Quaker Earthcare Witness, Canada

Rainforest Action Network, USA

REBRIP – Brazilian Network for the Integration of Peoples, Brazil

Red Ambiental Loretana, Italy

REDES, Uruguay

Relocalisons, France

Renewable Energy Centre of Port Elizabeth, South Africa

Republic Hnutí Duha, Czech Republic

Réseau Oecuménique Justice et Paix, Canada

Rising Tide North America

Sahabat Alam Malaysia/SAM, Malaysia

Salva le Foreste, Italy

Sisters of Notre Dame and Conselho Indigenista Missionário, US/Brazil

Sobrevivencia, Paraguay

Sobreviviencia, Paraguay

SoCCSKSarGenDS – Alliance for Genuine Development, Inc, Philippines

Society for Threatened Peoples International (STPI)

Solidarity Workshop, Bangladesh

South Durban Community Environmental Alliance, Durban, South Africa

Suluh Muda Indonesia (SMI), Indonesia

Suomen Maan ystävät ry, Finland

Sustainable Agriculture Foundation, Thailand

Sustainable Development Institute (SDI), Liberia

Sustainable Energy & Economy Network/ IPS, USA

Syinc, Singapore

Tanzanian Forest Conservation Group, Tanzania

Terra! onlus, Italy

Texas Climate Emergency Campaign, US

Thai Working Group for Climate Justice, Thailand

The Coconut Free Press Trust, Aotearoa/New Zealand

The Gaia Foundation, UK

The Greens Movement of Georgia, Georgia

Third World Network

Tibet Justice Centre, US

Tibet Third Pole

Timberwatch Coalition, South Africa

Transnational Institute, Netherlands

UK Youth Climate Coalition, UK

UNANIMA International

Union Syndicale Solidaires, France

Walhi/ FOE, Indonesia

Watch Indonesia!, Indonesia

What Next, Sweden

World Development Movement, UK

World Rainforest Movement, Uruguay

X minus Y Solidarityfund

Yarra Climate Action Network, Australia

Yonge Nawe Environmental Action Group/ Friends Of the Earth, Swaziland

Youth for Climate Justice, US

Zelena Akcija /Green Action, Croatia

Zelenyi Svit, Ukraine

Zero Carbon World Concert, UK

Zwartkops Conservancy (previously Trust), South Africa


Leave a Reply

Este nuevo boletín informativo busca aportar información variada y necesaria sobre todo lo que tiene que ver con los aprontes rumbo a la COP XVI de Cambio Climático en Cancún. En ese sentido, busca dar respuesta a requerimientos que llegan a las diversas organizaciones y movimientos sociales que somos parte del Comité Internacional.

Observamos la gran demanda de información desde varias regiones, de agrupaciones que también preparan su trabajo para la COP y necesitan de los inputs necesarios antes del viaje.

Nosotros buscamos aportar un resumen de todo lo que circula por nuestras redes por estos días, tratando de aglutinar en un solo boletín toda la información fundamental. Es así que incluimos datos logísticos, sobre preparativos, noticias desde México y el exterior, actividades que ya se han realizado, que están en marcha y las que están propuestas para realizarse en el país norteamericano y en otras regiones durante la conferencia de ONU. Esperamos que sea de ayuda para todos.

Los saluda fraternalmente el Equipo de Comunicación del Comité Internacional.

SECCIÓN LOGÍSTICA

Las organizaciones mexicanas siguen trabajando para finiquitar todos los detalles logísticos, a fin de poder facilitar la información a las diversas regiones. A continuación ponemos a disposición algunos datos ya confirmados, al tiempo que seguimos en contacto con los organizadores de las actividades paralelas a la COP esperando nueva información.

La agenda del Diálogo Climático-Espacio Mexicano se concentrará especialmente en la Super Manzana 21, en un espacio que se denominará “MUP Palas”. De acuerdo a la información disponible, en esa zona estará el Centro de Medios Libres, en la Casa de la Cultura. También ahí se espera que esté el campamento en el que pueda quedarse mucha gente de movimientos y organizaciones sociales. (Se adjunta mapa y esperamos información más específica para ampliar)

Como se dijo anteriormente, las caravanas tanto internacionales como del interior de México están creciendo y para ellas se está organizando un campamento en el que los movimientos sociales de Cancún prepararán y brindarán comida en cocinas comunitarias, a un muy bajo costo.

SECCIÓN NOTICIAS Y ACTIVIDADES MÉXICO


Pronunciamiento de la sociedad civil de Chiapas ante la crisis climática

5 de Noviembre de 2010

“El rumbo del Cambio Climático en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas”

“¿Qué está pasando en Chiapas y San Cristóbal?”

Este año hemos sufrido en San Cristóbal los mayores calores en setenta años y grandes inundaciones en todo el estado de Chiapas. También vemos cómo se acaban los cerros de la ciudad, las zonas verdes, se contamina el agua, se disecan y pavimentan nuestros humedales. Además, dentro de las alteraciones que veremos, está previsto que puedan producirse bruscos cambios de

temperatura y sequías inesperadas que traerán nuevas enfermedades. Todas estas irregularidades serán la causa de pérdidas de cosechas, de empleos y que suban los precios de los alimentos básicos.

Por más información: http://espacioclimaticochiapas.blogspot.com/


Festival por el Buen Vivir en San Cristóbal de Las Casas

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 13 y 14 de noviembre de 2010. Explanada del Salón de Bellas Artes, frente al Arco del Carmen, Corredor turístico.

Por más información: http://espacioclimaticochiapas.blogspot.com/

Foro Internacional de la Justicia Climática – Diálogo de los Pueblos

Cancún, del 5 al 10 de diciembre del 2010

Un conjunto de organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales mexicanos, reunidos en el Diálogo Climático–Espacio Mexicano, en coordinación con organizaciones internacionales, han convocado a realizar una jornada de discusión, movilización e incidencia en el marco de la realización de la Conferencia de las Partes COP-16 en la ciudad de Cancún, México, del 3 al 11 de diciembre. Esta jornada será acompañada de un sinnúmero de actividades en México y otras partes del mundo, incluyendo caravanas nacionales e internacionales que tienen como propósito hacerse presentes en Cancún.

La propuesta para realizar un Foro Internacional de Justicia Climática – Diálogo de los Pueblos, forma parte de esta jornada y se considera preliminar para ser enriquecida por las organizaciones nacionales e internacionales. El objetivo general del foro es crear un espacio de información, discusión, análisis y formulación de propuestas y estrategias de la sociedad civil, las organizaciones y los movimientos sociales sobre el cambio climático en el marco de la justicia climática.

Organizaciones responsables: Comité Organizador del Foro Internacional de la Justicia Climática y Comité Internacional.

- Más información: http://www.dialogoclimatico.org

SECCIÓN NOTICIAS Y ACTIVIDADES INTERNACIONAL

¡Banco Mundial fuera del Clima!

8 de octubre

Jubileo Sur junto a otras redes regionales elaboraron un documento donde denuncian y alertan sobre el rol que pretende cumplir el Banco Mundial frente al financiamiento por el cambio climático. Presentaron además estas demandas a los gobiernos y en las oficinas del Banco en sus países.

Por más información: http://www.jubileosuramericas.org/item-info.shtml?x=100894

Gobiernos presionan por Banco Mundial fuera del clima

Jubileo Sur como red internacional, y especialmente Jubileo Sur Américas, invitan a quienes quieran sumar la firma de su organización a un documento abierto que reclama “Banco Mundial fuera del Clima”, y luego presentarlo a los gobiernos nacionales y directivos del Banco, así como a oficinas locales de la entidad financiera en cada país. De esta forma se unen fuerzas a nivel internacional para solicitar que el Banco Mundial quede fuera del financiamiento climático y de la implemetación de las falsas soluciones al cambio climático, explica Jubileo Sur.

Por más información:

http://www.jubileesouth.org/index.php?option=com_content&task=view&id=299

Justicia climática: empresas condenadas ética y moralmente por delitos ambientales

Contundente sentencia a pocas semanas de la COP 16 en Cancún. Los días 29 y 30 de octubre se realizó en Managua, Nicaragua, una sesión del Tribunal Centroamericano de Justicia Climática, instancia conformada por movimientos, organzaciones sociales eimportantes personalidades de la región, que se propuso “dar voz a los sin voz”, evidenciando y demostrando cómo empresas nacionales, transnacionales, gobiernos nacionales y municipales, en su lógica de desarrollo, están afectando gravemente al medio ambiente, haciendo más vulnerable a la región ante el cambio climático. El tribunal fue convocado por Jubileo Sur Américas, la Alianza Social Continental, Amigos de la Tierra, Vía Campesina y la REDLAR.

Por más información:

http://nicaraguaymasespanol.blogspot.com/2010/11/justicia-climatica-empresas-condenadas.html

Concluye Campaña Octubre Azul en Bolivia uniéndose a las voces del mundo que exigen Justicia Climática en Cancún

4 de noviembre

La quinta versión de esta campaña en defensa del agua como un bien común y un derecho humano se desarrolló con éxito durante el mes de octubre en Bolivia y con la participación de cerca de un centenar de organizaciones y agrupaciones juveniles en los departamentos de La Paz, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija, que se han unido para luchar por la defensa del agua como elemento imprescindible para la vida y como un derecho humano fundamental.

Por más información: http://www.funsolon.org/index.php?option=com_content&view=section&layout=blog&id=5&Itemid=56

Campesinos llaman a movilizaciones mundiales por justicia climática

8 de noviembre

La Vía Campesina Internacional exigió días atrás a las naciones del mundo que implementen “las miles” de soluciones reales al cambio climático en la próxima COP de Cancún. Con el eslogan “¡Miles de soluciones del pueblo ante el cambio climático!”, los campesinos invitaron a los movimientos sociales a movilizarse en el mundo con esa demanda.

“Si la agricultura industrial es uno de los grandes culpables de la crisis climática, la agricultura sostenible a pequeña escala y los mercados locales pueden contribuir a largo plazo a estabilizar las temperaturas del mundo”, expresa un documento que acaba de ser circulado por La Vía Campesina.

Por más información: http://www.radiomundoreal.fm/Hablemos-en-serio

Presentan libro “Hacía la Revolución Energética en El Salvador: Bases para una política energética en electricidad sustentable”

9 de noviembre

En el marco de la campaña Mesoamericana de Justicia Climática, la organización salvadoreña Uniendo Esfuerzos por una Sociedad Sustentable (UNES) presenta el libro “Hacia la Revolución Energética en El Salvador: Bases para una política energética en electricidad sustentable”.

Ver audio y video en http://www.unes.org.sv/index.htm

Por más información:

http://economia.terra.com.co/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201011091630_AFP_163000-TX-IAA62

Ambientalistas respaldan trabajo de campesinos rumbo a conferencia de ONU de clima

La federación Amigos de la Tierra Internacional hizo saber a La Vía Campesina mediante una carta enviada el 9 de noviembre que apoya todas las actividades que está organizando de cara a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que empieza este mes en Cancún.

Los ambientalistas destacaron a los campesinos la confluencia política que los une y se comprometieron a apoyar y sumarse a sus movilizaciones rumbo a la conferencia de clima y durante su realización.

Por más información: http://www.radiomundoreal.fm/Estamos-con-ustedes

Foro Centroamericano sobre Justicia Climática

10 y 11 de noviembre, Guatemala, Guatemala

En la capital guatemalteca se realizó entonces el foro regional “Rumbo a la COP16: Propuestas de Adaptación al Cambio Climático desde los intereses y Realidades de Centro América”, organizado por la Campaña Mesoamericana  de Justicia Climática.

“El objetivo del evento fue lograr una posición regional desde la visión de la justicia climática, que conlleve demandas y propuestas de los pueblos de Centroamérica en materia climática, y de manera concreta frente a las negociaciones internacionales del clima que se realizarán en Cancún”,  dijo Carolina Amaya, de la Campaña de Justicia Climática, capítulo El Salvador, citada por el diario Co Latino de ese país.

Por más información:

http://www.diariocolatino.com/es/20101110/nacionales/86294/

Seminario sobre impactos de las negociaciones internacionales sobre Biodiversidad y Clima en políticas locales y nacionales

Porto Alegre, Brasil, 16 de noviembre

La organización ambientalista Núcleo Amigos de la Tierra Brasil y la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa de Rio Grande do Sul realizan el 16 de noviembre el seminario “El reflejo de las negociaciones internacionales de Clima y Biodiversidad en las políticas nacionales y estaduales: en busca de nuevos paradigmas para las políticas ambientales”.

La actividad se hará de 14 a 18 horas en la Sala João Neves da Fontoura, tercer piso del edificio de la Asamblea Legislativa (Praça Marechal Deodoro, 101 – Porto Alegre/RS).

Por más información: http://amigosdaterrabrasil.wordpress.com/

Foro de los Pueblos Indígenas, Minería, Cambio Climático y Buen Vivir

Museo de la Nación, Lima, Perú, del 18 al 20 de noviembre

La Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas –CAOI, que reúne a las organizaciones indígenas nacionales de Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Argentina– tiene como uno de sus objetivos estratégicos la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y de la Madre Tierra frente a los impactos de las industrias extractivas. En esa dirección, organizan el Foro de los Pueblos Indígenas, Minería, Cambio Climático y Buen Vivir, que se desarrollará en el Museo de la Nación, Lima, del 18 al 20 de noviembre de este año.

Por más información: http://www.minkandina.org/

“Cambiamos la economía para no cambiar el clima”

Esta iniciativa pública sobre el cambio climático y la justicia social se hizo el 23 noviembre en Lerici (La Spezia – Italia). Fue organizada por: Fair, Legambiente Liguria, Magazzini del Mondo, Comune di Lerici, Regione Liguria.

Ua actividad similar se realizó el 26 de noviembre en Roma, organizada por Fair, Legambiente, Amici dei Popoli.

Por más información: http://fairwatch.faircoop.it

Asamblea Europea por la Justicia Climática

Del 26 al 29 de noviembre se realizó en Bruselas, Bélgica, la Asamblea Europea por la Justicia Climática, que incluyó actividades de debate, discusión, planificación, proyección de películas, actividades culturales, y acciones.

Los cuatro días de actividades fueron organizados por agrupaciones ambientalistas y campesinas belgas y de otros países de Europa, como Amigos de la Tierra, Climat et Justice sociale y La Vía Campesina.

Por más información: http://climateassembly.wordpress.com/

Hacia Cancún

“Trento: Desde los territorios a Cancún – La tierra es un bien común” es una actividad que se realiza en Trento, Italia, del 9 de noviembre al 4 de diciembre. Incluye el encuentro con representantes del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra de Brasil (MST), charlas sobre soberanía alimentaria y documentales sobre cambio climático.

Es organizado por la Associazione Ya Basta & CSO Bruno.

Por más información: http://www.yabasta.it/spip.php?article1373

Cumbre Sur Sur sobre Financiamiento y Justicia Climática

26 de Noviembre al 5 de diciembre

Días previos a desarrollarse las actividades y movilizaciones frente a la COP 16, tendrá lugar la I Cumbre Sur Sur sobre Justicia Climática y Financiamiento para el Clima, que reunirá a redes y grupos de todas partes del Sur global, con el objetivo de articular y fortalecer su propia voz y capacidad para actuar de manera colectiva frente al avance de la crisis climática, y con especial atención crítica al eje del financiamiento para el clima.

La decisión de realizar esta Cumbre, en vísperas del desarrollo de la COP16, refleja un reconocimiento de la necesidad de fortalecer el análisis, los aportes, el liderazgo y las soluciones en y desde el Sur, en los esfuerzos mundiales para responder de manera oportuna, radical y decidida a los desafíos presentados en relación al cambio climático. Refleja además un reconocimiento de la necesidad de una mayor articulación entre el conocimiento, capacidad organizativa y propuestas alternativas desarrolladas por los movimientos y organizaciones populares de África, Asia-Pacífico, América Latina y el Caribe.

La Cumbre Sur Sur tendrá lugar en dos momentos del 26 de noviembre al 5 de diciembre de 2010, en Cancún. Es convocada por la red internacional Jubileo Sur junto a la Alianza Pan Africana de Justicia Climática (PACJA).

Chequear pronto en: http://www.jubileosuramericas.org

La lucha por el agua nunca descansa

El 4 de diciembre en Italia habrá una movilización nacional, denominada “Agua bien común” .

Por más información: http://www.acquabenecomune.org

Montan campamento climático en Australia

Del 1 al 5 de diciembre se realiza en Australia el “Campamento Climático”. Se trata de una iniciativa para reunir gente de diversas regiones del país, con la única condición de que estén preocupados por el futuro del clima en el mundo. Se acamparán este año en el área de recreación del Lago Liddell. Los acampantes realizarán asimismo una acción de denuncia de la central energética Bayswater, de los mayores contaminantes del país.

Rising Tide Newcastle, Climate Action Newcastle, Climate Action Newtown, Australian Student Environment Network y Amigos de la Tierra Australia son algunas de las organizaciones convocantes.

Por más información: http://www.climatecamp.org.au

“1, 100, 1000 Cancún”

Nombre del ciclo de iniciativas varias y de exposición de documentales que se realiza del 25 de noviembre al 16 de diciembre, en Reggio Emilia, Italia, sobre el cambio climático y la justicia social. Organizado por Ya Basta y Lab AQ16.

Por más información: http://www.yabasta.it/spip.php?article1380


Leave a Reply

El Comité Internacional es una iniciativa abierta a todas las redes, movimientos, campañas y organizaciones del mundo que trabajan con sentido de operatividad, unidad y solidaridad rumbo a la COP XVI de Cambio Climático en Cancún, México (29 de noviembre a 10 de diciembre de 2010). Este Comité Internacional (ver lista de integrantes más abajo) complementa los grandes esfuerzos de articulación, movilización y logística que están realizando las organizaciones mexicanas para asegurar una presión y seguimiento de la COP, y las movilizaciones descentralizadas que se realizarán en ese período clave en diversas regiones. Busca ser un espacio de confluencia en la lucha por la justicia climática.

El Grupo de Comunicación de ese Comité Internacional se ha creado con la intención de sumar aportes a una estrategia de comunicación global, basándose en las redes alternativas ya existentes. Se propone generar insumos también para profesionales que apoyen la incidencia en los medios internacionales convencionales.

A continuación, y nada más que a modo de primera presentación del Grupo de Comunicación, enviamos el documento que dio nacimiento al Comité Internacional. Más abajo copiamos información general que circula desde hace días en nuestras redes.

Saludos fraternos y hasta un próximo boletín informativo.

Grupo Comunicación – Comité Internacional

COMITÉ INTERNACIONAL

DESDE COPENHAGUE Y COCHABAMBA A CANCÚN Y MÁS ALLÁ

POR JUSTICIA CLIMÁTICA Y SOLUCIONES REALES
Desde que el debate sobre el Cambio Climático ganó un nuevo impulso, a partir de la divulgación del informe del IPCC y las conferencias de Bali, Copenhague y la Conferencia de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra realizada en Cochabamba, los movimientos y organizaciones sociales, junto a las redes y articulaciones internacionales, hemos venido construyendo un conjunto de iniciativas populares para fortalecer un movimiento global por justicia climática.

Estas iniciativas comparten -desde su diversidad- una misma perspectiva estratégica. Para hacer frente a la grave crisis climática global es necesario llevar a cabo cambios de fondo y abandonar las falsas soluciones que agravan el problema, poniendo los derechos de los pueblos y la naturaleza en el centro mismo del debate.

Consideramos que es necesario cambiar el sistema de producción y consumo imperante basado en un modelo de desarrollo y un relacionamiento con la naturaleza depredador, injusto y excluyente y transitar hacia nuevos modos de vida basados en la justicia social, ambiental y climática.

Para nosotros y nosotras, las soluciones reales frente al calentamiento global pasan por lograr una reducción efectiva en las emisiones de gases de efecto invernadero y por el resarcimiento de la deuda climática que el Norte industrializado ha acumulado con el Sur. Las soluciones reales son la justicia climática, ambiental y social, el respeto a los derechos humanos y la autodeterminación de los pueblos, la soberanía alimentaria, la recuperación de territorios y la reforma agraria, la agricultura campesina y la integración y solidaridad entre los pueblos.

Luchamos por el reconocimiento de responsabilidades y compromisos diferenciados tanto en las reducciones como al  asumir los costos de la adaptación y mitigación. Luchamos por una transición justa, basada en la justicia climática, ambiental, social y de género hacia un nuevo modelo que garantice el trabajo decente, la creación de buenos empleos y el respeto de los derechos de las y los trabajadores. Luchamos por la defensa del agua, su gestión democrática, social y comunitaria que ayude a detener la crisis climática Luchamos por una reforma agraria y el impulso a  la agricultura campesina-indígena local que ha mostrado su capacidad de producir en armonía con la naturaleza, Luchamos por la protección y manejo comunitario y sustentable de los bosques, y por la transición hacia una generación de energía limpia y renovable.

Frente al debil y problemático “Entendimiento de Copenhague”, los pueblos y los movimientos sociales estamos comprometidos en la construcción y profundización del “Acuerdo de los Pueblos”. Consideramos que el Acuerdo de los Pueblos alcanzado en la Cumbre de Cochabamba es nuestro punto de partida, que debe ser profundizado y debatido en la misma lógica en la que fue construido, esto es, en el marco de los debates y propuestas de los propios pueblos, movimientos y organizaciones sociales.

Las movilizaciones, foros, debates, reuniones y actividades que se realizarán por parte de las redes y organizaciones sociales en Cancún, México, en paralelo y hacia dentro de la COP 16, marcarán un momento clave para la continuidad de este proceso de acumulación y fortalecimiento del movimiento global por justicia climática.

Nos convocamos a:

  • Impulsar un amplio intercambio global de visiones y perspectivas, continuando los debates que se realizaron en Cochabamba y que se extenderá mas allá de Cancún, para construir desde los pueblos, las medidas y demandas concretas que deberán ser adoptadas para revertir la crisis climática y avanzar hacia la justicia climática.
  • Movilizarnos en Cancún y en todo el mundo, para rechazar a las estrategias de lucro, cabildeo  y mercantilización que están realizando las empresas transnacionales, los bancos e intereses financieros,  los gobiernos de los países industrializados y sus instituciones internacionales para seguir eludiendo sus responsabilidades histórica
  • Apoyar y promover movilizaciones descentralizadas en todo el mundo, como el llamado de la Vía Campesina a llevar adelante “miles de Cancún por la Justicia Climática”
  • Desenmascarar las falsas soluciones a la crisis climática, y acusar a sus responsables, con testimonios, evidencias y pruebas concretas de los impactos negativos a nivel mundial de los mercados de carbono, los transgénicos, agrocombustibles, geoingeniería, la energía nuclear, la captura y almacenamiento de carbono, los “Mecanismos de Desarrollo Limpio” y los actuales proyectos REDD que se están impulsando sin atender las reales necesidades de los pueblos
  • Sacar al Banco Mundial y a sus brazos financieros regionales e internacionales de todos los planes de gestión y financiamiento frente al cambio climático y la crisis ambiental global, porque es uno de los principales responsables de los desastres actuales, de la imposición de un modelo de desarrollo excluyente y depredador y de los condicionamientos financieros y políticos sobre los países empobrecidos. Además de que han mantenido una fuerte inversión en la extracción  y utilización de combustibles fósiles

Como parte de una Estrategia Global de Acción, proponemos:

  • Realizar una jornada global de acciones, el 8 de octubre, exigiendo “Banco Mundial, fuera del clima!”, en paralelo al inicio de la reunión anual de esta entidad responsable de múltiples políticas desastrosas para los pueblos y como parte de la “Semana de Acción Global contra la deuda y las IFIS” del 7 al 17 de octubre.
  • Participar y apoyar las movilizaciones convocadas por la CSA, la CSI y las centrales sindicales el 7 de octubre, en la jornada mundial por el trabajo decente.
  • Movilizarnos en todas partes el día 12 de octubre, realizando una Minga Global en Defensa de la Madre Tierra y la Justicia Climática-Ambiental.
  • Llevar a cabo un día común de movilizaciones, el 29 de noviembre,  día que dará inicio la COP 16 en Cancún, en todo el mundo.
  • Realizar movilizaciones y acciones a nivel global durante la próxima Reunión del G20, incluyendo en Seúl, donde se producirá esta cumbre y el tema de cambio climático será central, para tender el puente “de Seul a Cancún” entre las movilizaciones y reivindicaciones que allí se harán.
  • Realizar movilizaciones, foros, actividades, debates y acciones en Cancún, en paralelo a y hacia adentro de la COP 16, en un a gran espacio global por la justicia climática, estando alerta y rechazando cualquier mal acuerdo que eventualmente salga de esas negociaciones.
  • Realizar en Cancún, en paralelo a la COP 16, una Audiencia del Tribunal Internacional de los Pueblos sobre Deuda Ecológica y Justicia Climática, para labrar un acta de acusación sobre crímenes climáticos y ambientales
  • Construir una estrategia de comunicación descentralizada y multisectorial, horizontal, colaborativa y abierta, en forma de minga global, para compartir de forma permanente las iniciativas, actividades, informes y testimonios de las acciones que se realizarán en todo el mundo, posiciones y propuestas para una solución de fondo de la crisis climática. Esta estrategia incluiría tanto nuestros propios medios alternativos de comunicación como la incidencia en los  medios informativos nacionales e internacionales que estarán presentes en Cancún
  • Impulsar el proceso de preparación y discusión para la realización de una Consulta/Referéndum Global sobre las políticas frente al cambio climático.

Para realizar esto convocamos a:

  • Conformar un Comité Internacional abierto a todas las redes, movimientos, campañas y organizaciones internacionales, que trabaje con sentido de operatividad, unidad y solidaridad, complementando los grandes esfuerzos de articulación, movilización y logística que están realizando las organizaciones mexicanas para asegurar una presión y seguimiento de la COP 16 en Cancún, así como de las movilizaciones descentralizadas que se realizarán durante ese momento clave en otros lugares.
  • Conformar un grupo de trabajo internacional para concretar la estrategia de comunicación global, basándose en las redes ya existentes de comunicación alternativa y en profesionales que apoyen la incidencia en los medios internacionales convencionales.

Utilizar el sitio en internet de Diálogo Climático- Espacio Mexicano para

www.dialogoclimatico.org para informar las actividades y movilizaciones que se realizarán en cada país  o región, inscribir acciones y eventos auto-organizados en Cancún y estar informado sobre los avances logísticos, organizativos y de agenda para los días de actividades y movilizaciones en Cancún.

Firman

Redes Regionales
Alianza Internacional de Habitantes
Alianza Social Continental – ASC
Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe – ATALC
Campaña Mesoamericana de Justicia Climática
Convergencia de Movimientos de Pueblos de las Américas –COMPA
Confederación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores de las Américas -CSA
Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas – CAOI
Encuentro Sindical Nuestra América
Jubileo Sur-Américas
Marcha Mundial de las Mujeres – MMM
Red Internacional de Género y Comercio IGTN
CADTM-AYNA
Centro América por el Diálogo -CAD- (Centroamericano)
Oilwatch International
Red Manglar Internacional
Redes y organizaciones nacionales
Blue Planet Project
Common Frontiers – Canadá
Dialogo Climático- Espacio Mexicano – México
Ditsö- Costa Rica
Ecologistas en Acción – España
Fundación Solón – Bolivia
Plataforma Boliviana frente al Cambio Climático -Bolivia
Rede Brasileira pela Integração dos Povos – REBRIP Brasil
Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos de América Latina, Mons. Romero” -SICSAL
Servicios Ecuménicos de Formación Cristiana – SEFCA – Guatemala
Solidariedade e Educação- FASE Brasil
Unidad Ecológica Salvadoreña- UNES – El Salvador
Asociacion A SUD – ITALIA
ATTAC – Argentina
Comisión de Ecosocialismo del Partido Revolucionario de los Trabajadores-México
Comité impulsor boliviano-Movimiento mundial por la defensa de la madre tierra
Confederación Sindical de Ecuador – CSE – Ecuador
El Centro de Investigación Sobre Inversión y Comercio, CEICOM- El Salvador
Fair – Italia
Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos – Argentina
Foro de Ecología – España
Indian Social Action Forum-INSAF-India.
Informationsgruppe Lateinamerika – Austria
Mesa Nacional de Cambio Climático-Guatemala
Movimiento Social Nicaragüense
Movimiento Tzuk Kim-pop -Guatemala
Plataforma Rural – España
Red Costarricense de Agendas Locales de Mujeres – Costa Rica
Red de Coordinación en Biodiversidad-Costa Rica
Red Italiana para la Justicia Social y Ambiental-RIGAS-Italia

INFORMACIÓN RUMBO A CANCÚN:

DIÁLOGO CLIMÁTICO-ESPACIO MEXICANO

El Diálogo Climático-Espacio Mexicano reúne a actores de la sociedad civil y movimientos sociales, entre ellos organizaciones de base a nivel urbano y rural, sindicatos, estudiantes, campesinas-os, migrantes, indígenas, redes de mujeres y algunas ONG’s que están interesadas-os en debatir los principales temas de la crisis climática, promover movilizaciones, intercambiar información y articular acciones educativas y de difusión por la justicia climática de cara a la próxima Conferencia de las Partes de la Conferencia Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP-16), a realizarse del 29 de noviembre al 10 de diciembre del 2010 en Cancún, México. Es un espacio plural y abierto, en el que se expresan distintas opiniones, estrategias y culturas políticas, al mismo tiempo que se articula sobre la base de un claro posicionamiento político para la acción común.

A nivel internacional, las redes, organizaciones y movimientos sociales que hemos trabajado conjuntamente frente al modelo de libre comercio y sus efectos para los pueblos y en busca de alternativas apoyamos esta iniciativa y hemos enviado un llamado con nuestros planteamientos políticos de cara a la COP16. Se ha conformado un comité internacional con participación de redes internacionales, confluencias nacionales y organizaciones interesadas en apoyar el trabajo de coordinación de las actividades en Cancún.

Si bien en esta confluencia no están todos los movimientos y redes sociales, se acordó mantener (en México y a nivel internacional) las gestiones unitarias, proponiendo que los diferentes movimientos sociales que van a realizar acciones paralelas coincidan en la movilización del 7dic, se elabore una declaración común, se fortalezca el apoyo mutuo, en materia de difusión de las actividades, se hagan labores de prensa conjunta y se coordinen al máximo los debates y paneles y se respete el papel y autonomía de cada espacio.

Enviamos a continuación algunas informaciones sobre los últimos avances y definiciones acerca de las actividades en Cancún:

Cronograma

3 y 4 de Diciembre: llegada de Caravanas

5-10 diciembre: Foro por la Justicia Climática en Cancún

7 de diciembre (por confirmar): movilización – día de acción global

11 diciembre: reacción a la declaración final de la COP16

Lugar

Después de negociaciones con el gobierno federal y el gobierno municipal de Cancún y la presión social , se confirmó que el lugar de las actividades será la “super manzana 21” ubicada en el centro de Cancún y al que se propone llamar el “MUP Palas” (haciendo referencia al movimiento social y al lugar de la reunión de la sociedad civil acreditada por la ONU). El gobierno aceptó las condiciones que había puesto el Diálogo Climático- Espacio Mexicano: respetar la autonomía, auto-coordinación e independencia de los movimientos sociales, no habrá presencia policial en el interior, ni procedimientos de seguridad para entrar a este espacio y los eventos, propaganda y exposiciones empresariales , así como las actividades mediáticas contratadas por el gobierno será en otro lugar de la ciudad (es decir lo que el gobierno ha llamado la “Villa Climática” se separa completamente de nuestro espacio autónomo de sociedad civil).

Comisiones de trabajo del Comité Internacional

Se han creado cuatro comisiones de trabajo que se coordinarán con las compañeras y compañeros que están trabajando en México.

a. Política: definición de los mensajes clave que nos interesa resaltar, discusión y elaboración de un borrador de la declaración.

b. Metodología: definición de la agenda y del programa de actividades, discusión sobre ejes temáticos

c. Comunicaciones: apoyo en la estrategia de medios tanto alternativos como oficiales y en la difusión previa de las actividades, se encarga de promover el intercambio y participación de otras redes.

d. Movilización: coordinación de movilizaciones e intercambio con actividades fuera de Cancún.

Quienes estén interesadas-os en participar en el comité internacional y apoyar el trabajo de las comisiones, por favor escribir a: secretaria@asc-hsa.net

Información: (puede consultarse sus actualizaciones constantes en : www.dialogoclimatico.org)

Por lo pronto informamos algunos elementos importantes:

* Una vez que se ha definido el espacio físico de los eventos se pondrá en la web una lista de hoteles cercanos a la “super manzana 21” y la forma de hacer reservaciones directas.

* Se ha logrado que el gobierno mexicano expida visas con un procedimiento simplificado que también se pondrá muy pronto en la web

* También en dicha la también se pueden inscribir eventos autogestionados.

* Las caravanas tanto internacionales como del interior de México están creciendo y para ellas se está organizando un campamento en el que los movimientos sociales de Cancún organizarán comida en cocinas comunitarias a un muy bajo costo.

* También se informa desde México que hay dialogo para buscar confluencias con Klimaforum 10, Vía Campesina. De hecho en las caravanas vienen juntos compañeros y organizaciones de varias confluencias.

Para más información sobre el Diálogo, contacta: dialogo_es_mex@laneta.apc.org

Para ver los convocantes y adherirse:   http://www.dialogoclimatico.org/convocantes


Leave a Reply

Durante las últimas Negociaciones Climáticas celebradas en Bonn en Agosto, se presentaron una serie de propuestas concretas ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), con el fin de avanzar las negociaciones para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de una forma nueva y positiva.

Las principales reivindicaciones que surgieron de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (Cochabamba, Abril 2010) han sido incorporadas al texto que está siendo negociado por el Grupo de Trabajo Especial sobre Cooperación a Largo Plazo (GTE-CLP) bajo la CMNUCC.

En la Conferencia de Cochabamba se reunieron más de 35.000 personas de 140 países, representando a gobiernos y a la sociedad civil, para debatir algunas partes de las negociaciones de la CMNUCC, así como temas exigidos por las organizaciones sociales y los pueblos indígenas del mundo. De este proceso resultó el Acuerdo de Cochabamba, que incorpora temas como las causas estructurales de la crisis climática, la agricultura y la soberanía alimentaria, la pérdida de la armonía con la naturaleza, la importancia de crear un marco vinculante que permita identificar y juzgar los crímenes climáticos, y el desarrollo de una democracia global para que los pueblos puedan decidir en un tema que afecta a toda la humanidad y a nuestro planeta.

Las propuestas específicas del Acuerdo de Cochabamba que han sido incluídas en los textos son:

  • La reducción en un 50% de las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero por parte de los países del Anexo 1, con un segundo periodo de compromiso con el Protocolo de Kyoto para los años 2013 a 2017.
  • La estabilización de la subida de las temperaturas en 1ºC y en 300 partes por millón de dióxido de carbono en la atmósfera.
  • Que se garantice una distribución equitativa del espacio atmosférico, teniendo en cuenta la deuda climática en emisiones de los países desarrollados.
  • El respeto absoluto de los Derechos Humanos y los derechos inherentes de los pueblos indígenas, mujeres, niños/as, emigrantes, campesinos/as y otros/as pequeños/as productores/as.
  • El reconocimiento absoluto de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
  • El reconocimiento y la defensa de los Derechos de la Madre Tierra para asegurar la armonía con la naturaleza.
  • Que se garantice el cumplimiento de los compromisos adquiridos por los países desarrollados a través de la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática.
  • Que se rechacen los mecanismos de los mercados de carbono, que transfieren la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados hacia los que están en vías de desarrollo.
  • Que se promuevan medidas que cambien los patrones de consumo de los países desarrollados.
  • Que se promuevan políticas nacionales que puedan apoyar los mercados locales y la soberanía alimentaria en lugar de beneficiar a los mercados globales y la exportación.
  • Que se adopten las medidas necesarias en todos los foros relevantes para excluir de las leyes de propiedad intelectual a las tecnologías que mitigan el cambio climático.
  • Los países desarrollados deberán dedicar el 6% de su producto nacional bruto a acciones relacionadas con Cambio Climático que reparen la deuda ecológica de los países del Norte y que se inviertan en medidas de adaptación y mitigación en los países del Sur.
  • Que se gestionen de forma integrada los bosques para la mitigación y adaptación, sin aplicar los mecanismos de mercado y con la plena participación de los pueblos indígenas y comunidades locales.
  • Que se prohíba la conversión de bosques naturales y otros ecosistemas valiosos en plantaciones, ya que los monocultivos no pueden ser considerados bosques, y en su lugar se promueva la protección y conservación de los bosques naturales.
  • La gestión de los fondos y de las políticas relacionadas con el cambio climático debe quedar bajo el gobierno de la CMNUCC.

Le instamos a que apoye estas propuestas y a que actúe para asegurarse de que se mantienen en los textos a negociarse en el próximo encuentro en Cancún, México. También exigimos que rechace la aprobación del mal-llamado “Acuerdo de Copenhague”, que no fue un acuerdo del COP15 y fue redactado de forma no transparente y antidemocrática, en reuniones cerradas y por parte de un pequeño grupo de gobiernos poderosos, para ser impuesto después al proceso global con el objetivo de desestabilizar y descarrilar a la CMNUCC, en la que todos los países tienen los mismos derechos.

Finalmente, solicitamos que el Gobierno estadounidense se haga a un lado y que el resto del mundo avance, y que la UE se muestre más ambiciosa respecto a los objetivos del Protocolo de Kyoto.

Es hora de que la CMNUCC emprenda políticas decididas para abordar la crisis climática. Los Gobiernos deben asumir compromisos ambiciosos y legalmente vinculantes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de forma radical, y empezar una transición que se aleje de los modelos insostenibles de producción y consumo.

Les instamos a rechazar las soluciones falsas y a adoptar políticas coherentes y soluciones reales basadas en los principios de la justicia climática para erradicar las políticas y las causas que son la raíces reales del problema del cambio climático.

Atentamente,

Los Miembros de Climate Justice Now!

AITEC-IPAM – France, Amis de la Terre – France, ATTAC – France, Brazilian Network for Integration of Peoples – Brazil, Campania per la Riforma della Banca Mondiale (CRBM) – Italy, Canadians for Action on Climate Change – Canada, Carbon Trade Watch, Centre for Civil Society, University of KwaZulu-Natal – South Africa, Climate SOS – US, Corporate Europe Observatory – Belgium, Council of Canadians – Canada, EarthPeoples, Ecologistas en Acción, – Spain, ETC Group, Fair – Italy, FASE, Solidarity and Education – Brazil, FERN, Focus on the Global South, Fundación por el Futuro – Spain, Friends of the Siberian Forests – Russia, Fundación Solón – Bolivia, Global Exchange – US, Global Forest Coalition, Global Justice Ecology Project – US, Grassroots International, Hemispheric Social Alliance – Americas, Human Nature, IBON – Philippines, Jubilee South, Jubilee South – Americas, Jubilee South – Asia/Pacific Movement on Debt and Development (JSAPMDD), La Via Campesina, Legambiente – Italy, Movement Generation: Justice and Ecology Project – US, North East Peoples Alliance – India, Peoples Movement on Climate Change, Platform – UK, Society for Threatened Peoples International, Solidarity Workshop – Bangladesh, Sustainable Energy & Economy Network, IPS – US, Transnational Institute, World Rainforest Movement



Leave a Reply

Comunicado del Estado Plurinacional de Bolivia

(Octubre 10, Tianjin, China,) Las propuestas de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climatico y los Derechos de la Madre Tierra se mantienen y amplían en el texto de negociación de cambio climático que acaba de salir de la ultima ronda de negociaciones realizada en Tianjin, China.

A lo largo de todo el proceso en Tianjin hubieron varios intentos por sustituir el texto de negociación, donde se encuentran las posiciones de todos los paises, por un texto que se limitara a recoger los principales elementos de consenso para Cancún.

En algunos grupos como el de “Diferentes aproximaciones para acciones de mitigación” se presento una propuesta que solo contenía la opción pro-mercados. Después de un largo debate, en el que se hizo prevalecer el derecho de todos los países a que sus posiciones se consignen en el texto de negociación hasta que haya consenso, se acordó un nuevo texto que incluye como opciones las posiciones de Cochabamba contrarias al mercado de carbono y se añadió que en las acciones de mitigación es necesario hacer prevalecer los derechos de la naturaleza.

Así mismo, en el grupo de “visión compartida” se introdujo la propuesta de considerar los impactos de las guerras en la emisión de gases de efecto invernadero. Igualmente se gano apoyo de delegaciones para la critica a los mecanismos de mercado vinculados a los bosques y la necesidad de una visión mas integral sobre los bosques.

En la ultima plenaria hubo una intensa discusión porque aparecieron textos de algunos “facilitadores de grupos” que no habían sido previamente discutidos. Ha quedado claro que todo el texto de Negociacion que salió de Bonn sigue como base de negociación para Cancun mas lo avanzado en Tianjin.

En el texto de negociación que va a Cancun figuran, entre otras, las siguientes propuestas de Cochabamba:

•   Limitar el incremento de la temperatura a 1 C.
•   Reducción de emisiones en mas de un 50 % para el 2017
•   Derechos de la madre tierra
•   Pleno respeto a los derechos humanos y a los derechos de los pueblos indígenas y migrantes climáticos
•   Constitución de un Tribunal Internacional de Justicia Climatica
•   No creación de nuevos mercados de carbono
•   6 % del PIB de los paises desarrollados para financiar las acciones de Cambio Climático en los países en vías de desarrollo
•   Levantamiento de las barreras de propiedad intelectual para facilitar la transferencia de tecnología
•   No mercantilizacion de los bosques
En Tianjin, hubieron avances en el marco institucional a nivel de financiamiento, transferencia de tecnología y adaptación, sin embargo en el tema principal, que es el de las reducciones de emisiones bajo el protocolo de Kioto, no hubo ningun avance en las ofertas de los países desarrollados que llevan a un incremento de 3 a 4 C en la temperatura.

La situación para Cancun es extremadamente preocupante. Existe el peligro real de que a ultimo momento se quiera imponer un texto que no fue negociado ni acordado por las partes. Así mismo, existe el riesgo de que los temas sustantivos que hacen a la reducción de emisiones y la vigencia del Protocolo de Kioto se posterguen hasta Sudafrica o mas.

De otra parte, existe una gran presión de países desarrollados para que se de luz verde a nuevos mecanismos de mercado de carbono, en particular en relación a los bosques. En este contexto la única forma de avanzar hacia un resultado satisfactorio es  fortalecer la organización y movilización de los movimientos sociales, ambientalistas, pueblos indígenas, mujeres, intelectuales, artistas, jovenes y el pueblo en su conjunto detrás de las banderas del “Acuerdo de los Pueblos” de Cochabamba.


Leave a Reply

¡Miles de soluciones construye el pueblo ante el cambio climático!

¡Miles de Cancún por la justicia climática!

Los movimientos sociales de todo el mundo se están movilizando para la 16ª Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) que se celebrará en Cancún, del 29 de noviembre al 10 de diciembre de 2010.

La COP 15 en Copenhague demostró la incapacitad de la mayoría de los gobiernos para enfrentarse a las causas reales del caos climático, y particularmente la presión de los EEUU para aprobar de forma antidemocrática el llamado “Entendimiento de Copenhague”, con el fin de desconocer los débiles compromisos de Kioto de Naciones Unidas y dejar solo mecanismos voluntarios con base al mercado.

Las negociaciones climáticas se han convertido en un gran mercado. Los países industrializados, históricamente responsables de la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero, están inventando todos los trucos posibles para evitar reducirlas. Por ejemplo, el “Mecanismo para un Desarrollo Limpio” (MDL) del protocolo de Kioto permite a los países seguir contaminando y consumiendo como de costumbre, a cambio de pagos mínimos para que supuestamente los países del Sur reduzcan sus emisiones. Lo que en realidad ocurre es que las empresas ganan doblemente: por contaminar y por vender falsas soluciones.

Monsanto pretende convencernos que su soja Roundup Ready puede calificar para los créditos de carbono porque contribuirían a reducir los gases que calientan el planeta mediante acumulación de materia orgánica en el suelo. Las comunidades que viven donde hay monocultivos de soja son una muestra viviente de los efectos mortales y destructivos de dichos monocultivos. Argumentos falsos similares se utilizan para vender créditos de carbono con base a monocultivos forestales, el cultivo de agrocombustibles, o la producción industrial de ganado.

Muchos gobiernos de los países del Sur, encandilados por las potenciales ganancias, están apostando a estas falsas soluciones y negándose a implementar medidas que efectivamente enfrenten el cambio climático, como dar apoyo a la agricultura campesina sostenible, orientar la producción hacia los mercados internos, establecer efectivas políticas de ahorro de energía por parte de la industria, etc.

Exigimos la aplicación de las miles de soluciones de los pueblos ante la crisis climática. Ya es hora de que la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) propicie políticas firmes para contribuir a solucionar el caos climático. Es preciso que los países se comprometan firme y vinculantemente para reducir de forma radical las emisiones de gases y cambiar por completo su modo de producción y consumo.

El cambio climático también está agudizando la crisis de la migración. Las sequías, las tormentas con terribles inundaciones, la contaminación del agua y el deterioro del suelo, así como otros impactos destructivos del desastre ambiental neoliberal, están provocando un desplazamiento de millares de personas, principalmente mujeres y campesinos arruinados, de sus comunidades rurales hacia las ciudades y hacia el Norte buscando desesperadamente su sobrevivencia y la de sus familias. Se calcula que 50 millones de personas han sido forzadas a emigrar debido a los efectos climáticos. Estos “desplazados climáticos” han venido a engrosar las filas de los más de 200 millones de seres humanos, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que hoy representan la peor crisis de migración que ha enfrentado la humanidad.

Las soluciones existen. Más de 35,000 personas se reunieron en abril en Cochabamba, Bolivia en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra ampliando nuevas visiones y propuestas para salvar al planeta. Son estas miles de soluciones  que surgen desde los pueblos las que enfrenta efectivamente la crisis climática.

Exigimos a la CMNUCC que adopte las demandas del Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba y que rechace todas las soluciones falsas que se estén tramando. Entre ellas:

Defender los derechos de la tierra y el bosque: Rechazamos la iniciativa REDD+ (reducción de las emisiones por deforestación y degradación). La protección de los bosques y la reforestación de los bosques degradados es una obligación de todos los gobiernos que debe implementarse sin limitar la autonomía,  los derechos o el control de los pueblos indígenas y campesinos  sobre  la tierra y los territorios, y sin que sirva de excusa para que otros países y corporaciones sigan contaminando y sembrando monocultivo de árboles. Los derechos territoriales y culturales de los pueblos indígenas y de los campesinos deben reconocerse explícitamente en cualquier acuerdo climático.

Rechazar la geoingeniería: Las propuestas a gran escala para alterar deliberadamente el clima, como el biochar; las plantas modificadas genéticamente para lograr un supuesto incremento de la reflectividad y la resistencia a las sequías, el calor y la sal; la fertilización del mar o la creación masiva de nubes, sólo crean nuevos problemas inmanejables, no son soluciones. La geoingeniería es sólo un ejemplo más de cómo las empresas transnacionales están dispuestas a jugar con el futuro del planeta y la humanidad con el fin de crear nuevas fuentes de ganancias.

Rechazar todos los esquemas de comercio de carbono y los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL): El comercio de carbono ha probado ser extremadamente lucrativo en términos de generación de ganancias para los inversionistas, sin embargo ha fallado rotundamente en la reducción de gases de efecto invernadero. En el “mercado de carbono” recientemente inventado, el precio del carbono continúa cayendo en picada, lo cual fomenta aún más la  contaminación. Las emisiones  de carbono deben reducirse en la fuente en vez de permitir que se pague por tener el derecho a contaminar.

Rechazar cualquier participación del Banco Mundial en la gestión de los fondos y políticas relacionadas al cambio climático.

Necesitamos millones y millones de comunidades campesinas y territorios indígenas para alimentar la humanidad y enfriar el planeta.

La investigación científica muestra que los pueblos campesinos e indígenas podríamos reducir las emisiones globales actuales al 75% al  incrementar la biodiversidad, recuperar la materia orgánica del suelo, sustituir la producción industrial de carne por una producción diversificada a pequeña escala, expandir los mercados locales, parar la deforestación y hacer un manejo integral del bosque.

La agricultura campesina no sólo contribuye positivamente al equilibro del carbono del planeta, sino que crea también 2,800 millones de puestos de trabajo, para hombres y mujeres en todo el mundo, y es el mejor modo de luchar contra el hambre, la desnutrición y la crisis alimentaria actual.

El pleno derecho a la tierra y la recuperación de los territorios, la soberanía alimentaria, el acceso al agua como bien social y derecho humano, el derecho a usar, conservar e intercambiar libremente las semillas, la desconcentración y fomento a los mercados locales, son condiciones indispensables para que los pueblos campesinos e indígenas sigamos alimentando el mundo y enfriando el planeta.

¡Únete a nosotros organizando miles de Cancún!

Junto a diversas organizaciones instalaremos en Cancún, en las fechas de la COP 16, el Foro Alternativo Global “Por la vida, la justicia ambiental y social”, que unirá la fuerza y resistencia de los pueblos campesinos del mundo, que ya estamos enfriando el planeta (la Agenda a Cancún 2010 se anexa).

Llamamos a los movimientos sociales, a las organizaciones populares y a los pueblos de todo el mundo a organizar el 7 de diciembre 2010, miles de protestas y acciones en rechazo a las falsas soluciones y las soluciones de mercado. Nos declaramos en movilización permanente hasta derrotar las negociaciones de gran mercado en Cancún en diciembre de 2010.

¡Campesinos y campesinas enfriamos el planeta!

¡Globalicemos la lucha!

¡Globalicemos la esperanza!

Comments

Comments are closed.

Por Ana Filippini, Punto Focal Latinoamericano de la red internacional de Mujeres por Justicia Climática, Gender CC, mujeresporjusticiaclimatica@gmail.com

El análisis de la Declaración de los Pueblos (1) emanada de la Conferencia de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que tuvo lugar del 20 al 22 de abril en Cochabamba, Bolivia, nos puede hacer pensar que el tema de género no estuvo presente en dicha conferencia.

Si bien en términos generales podría decirse que la perspectiva de género no fue incorporada en forma sustancial en las conclusiones de los grupos de trabajo, en algunos textos se encuentra un lenguaje de género. Sin embargo, las mujeres son mencionadas en las conclusiones de los grupos de trabajo sobre todo como grupo vulnerable. (Por ej: En el grupo 6 sobre migraciones, se especifica que son las mujeres quienes sufren las situaciones más graves producto de la migración; en el grupo 7 sobre pueblos indígenas se reclama la participación plena y efectiva de grupos vulnerables incluyendo las mujeres; el grupo 8 sobre deuda climática menciona dos veces a las mujeres dentro de los grupos vulnerables; el grupo 12 sobre financiamiento, reclama que haya representación de las mujeres en el nuevo mecanismo  de financiamiento que deberá crearse a fin de asumir los costos del cambio climático y el grupo 14 sobre bosques solicita se reconozca el rol de las mujeres en la preservación de las culturas y la conservación de los bosques nativos y selvas y propone la creación de un grupo de expertos donde por lo menos el 50 % deberán ser mujeres.) (1)

Sin embargo, no sería justo evaluar la influencia de los grupos feministas y grupos de mujeres solamente a partir de los textos emanados de la conferencia y no considerar las importantes contribuciones que se dieron en paralelo a los grupos de trabajo que elaboraron el documento final. Veamos algunos ejemplos.

El Grupo de Trabajo Feminista del Llamado Mundial a la Acción contra la Pobreza (GCAP por su sigla en inglés) presentó en un taller las conclusiones de los tribunales sobre género y cambio climático realizados en siete países de África, Asia y América Latina. La presentación incluyó un análisis de los impactos diferenciados de género por el cambio climático, entre otros la falta de acceso al agua potable y agua para la agricultura, impacto en la soberanía alimentaria y mayor dependencia económica y en el mercado, sequías prolongadas y lluvias fuera de fecha y pérdida de capacidad para producir medicamentos naturales al reducirse la disponibilidad de las plantas que lo permitían. Esta actividad fue positivamente evaluada por los y las participantes al introducir un tema relevante y de baja presencia en la conferencia. Pero quizás el aporte más importante de este grupo fue en relación al rol de la educación en la generación de cambios en las pautas de producción y consumo excesivo, que son las verdaderas causas del cambio climático. (2)

En el evento organizado por la Red Latinoamericana de Mujeres Transformando la Economía (REMTE) se realizaron aportes importantes en relación “a la causas estructurales del cambio climático y los desafíos de una economía para la vida”, perspectiva en la que convergen los planteamientos del Buen Vivir, las visiones y las prácticas de la economía comunitaria ancestral, de la economía feminista y de la economía ecologista. En una brevísima síntesis expresan que “se trata de ir hacia una economía que propicie la reproducción ampliada de la vida y no la del capital”.

En el mismo sentido en la Asamblea de los Movimientos Sociales que se realizó durante la conferencia, las luchas de las mujeres no pasaron desapercibidas. En la Carta que se hizo pública se afirma que “las resistencias [a la crisis climática evaluada como parte de la crisis global] están siendo construidas desde la interrelación de diversas perspectivas anticapitalistas, antipatriarcales, anticoloniales y antirracistas” …  y que en el “proceso de articulación en permanente construcción” uno de los “momentos clave” será el acto de la Tercera Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres en Congo en el mes de octubre.(3)

Por su parte, las representantes latinoamericanas de la red de Género y cambio climático, Mujeres por Justicia Climática, (Gender CC por su sigla en inglés) realizaron un análisis sobre los impactos de género del cambio climático en comunidades de Bolivia y Colombia. Pero quizás su aporte más importante fue el análisis del impacto que tienen en las mujeres las falsas soluciones al cambio climático propuestas hasta el momento. Éstas incluyen, entre otras, el aumento de los monocultivos forestales para agrocombustibles y sumideros de carbono y grandes represas hidroeléctricas promocionadas como fuentes de energía supuestamente limpia. Se trata de falsas soluciones porque desde el punto de vista climático no atacan las verdaderas causas y lo que es peor aun agravarán las injusticias de las comunidades más pobres y ya se ha demostrado que muy en especial empeoran la vida de las mujeres. (4)

El grupo Feminismo Comunitario Latinoamericano, una voz que se expresa desde los movimientos y organizaciones sociales feministas, también hizo un aporte sustancial haciendo público un Pronunciamiento que surgió a partir del documento presentado en uno de los talleres. Este documento se discutió durante el taller y luego continuó la discusión en un espacio abierto.  Recibió aportes de compañeras indígenas y de otras compañeras de distintos países. En el Pronunciamiento se analiza en detalle el concepto de Pachamama, comunidad, reciprocidad, autonomía y cambio climático. Por tratarse de un documento extenso sólo nos referiremos a algunos puntos relacionados al cambio climático que creemos sustanciales. (5)

En relación al cambio climático, el pronunciamiento explicita que “es consecuencia de la actividad humana, de los excesos humanos concebidos en el marco de un modelo de desarrollo depredador que se sostiene con el consumo de combustibles fósiles y con la deforestación y violentación de la naturaleza para ampliar las ciudades de cemento. Un sistema capitalista y patriarcal donde todo es mercancía, todo puede ser propiedad privada y tener un precio, y toda consecuencia de la actividad humana puede ser reparada o modificada con la ciencia y la tecnología. Es consecuencia de un sistema … que en realidad ha socavado las condiciones mínimas para perpetuar la vida en un cosmos armónico; para nosotras la Pachamama”.

El patriarcado para nosotras, explica una de las integrantes indígenas del movimiento, es el sistema de opresiones del cual sus hijitos como el colonialismo y el neoliberalismo son diferentes formas de depredación de la vida, donde este último es el que más cínicamente depreda la Pachamama. Por eso, agrega, no son los pueblos indígenas los que van a salvar el planeta porque los hombres y mujeres de los pueblos indígenas también son patriarcales y es el patriarcado quien esta destruyendo la vida. Por eso la necesidad del pronunciamiento del Feminismo Comunitario, porque la la lucha es por los sueños.

En cuanto a los efectos del cambio climático ratifica y concuerda con el análisis que realizan otros grupos que “son diferentes para las mujeres y tienen mayor intensidad, a partir de su rol socialmente asignado, donde la producción, alimentación y cuidado de la familia es central; la crianza de las wawas [niñ@s] y el trabajo fuera de la casa que no implica que se deje de hacer el trabajo denominado doméstico. Esto la confronta con mayor intensidad frente a los cambios del clima”.

El pronunciamiento rechaza el hecho que la misma lógica patriarcal que asigna en forma inequitativa roles y tareas para sostener a la sociedad se utilice para enfrentar el cambio climático. Los responsables, los autodenominados países desarrollados que han depredado, contaminado y violentado a la Pachamama, sus industrias, elites y corporaciones pretenden compensar y ponerle precio a la destrucción. En relación a esto enfáticamente el pronunciamiento concluye: “Desde esta mirada feminista comunitaria reiteramos que no queremos dinero a cambio del daño causado a la Pachamama ni a las mujeres. Aceptar dineros será como una bomba de tiempo, significará que sigan explotando y pagando por la explotación. Queremos la restitución de derechos. Ya no se puede reparar el daño causado, pero se puede restituir los derechos de la Pachamama y para ello desmantelar el patriarcado con sus estados, sus ejércitos, sus trasnacionales, su lógica jerárquica y toda la violencia que ello significa para las mujeres y la Pachamama. Tampoco aceptaremos que nos responsabilicen a las mujeres por la depredación, lo que tenemos ante nosotras y nosotros es una tarea comunitaria. O sea, de todas y todos”.

Las mujeres hablaron claro en Cochabamba. Queda la enorme tarea de difusión de estos aportes y de su inclusión real en la agenda de los movimientos sociales que luchan por el cambio.

(1) Se pueden ver los textos completos en la página web de la conferencia: http://cmpcc.org/

(2) Ver detalles sobre la conferencia y la presentación en el texto distribuido por Ana Agostino disponible en: http://www.icae2.org/files/349c.pdf

(3) Texto completo de la Carta disponible en español en:  http://www.wrm.org.uy/actores/CCC/CMPCC/Movimientos_Sociales.html

(4) Textos completos y power points en español disponibles en la página web de Gender cc: http://www.gendercc.net/

(5) El documento completo en español se encuentra disponible en: http://www.kaosenlared.net/noticia/pronunciamiento-feminismo-comunitario-latinoamericano-conferencia-pueb

Artículo publicado en la edición en español del Boletín del WRM, Nº 154,

mayo 2010. Si desea recibir este boletín mensualmente en su casilla electrónica envíe un mensaje a wrm@wrm.org.uy Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales – http://www.wrm.org.uy


Leave a Reply

Hacia una plataforma de Jubileo Sur sobre cambio climático, deuda ecológica y soberanía financiera
Compartimos la publicación electrónica del documento editado por Jubileo Sur sobre la relación entre la deuda ecológica y financiera y las falsas propuestas frente al cambio climático. Los invitamos a seguir reflexionando y aportando a este debate.
http://www.yousendit.com/transfer.php?action=batch_download&send_id=870029625&email=353c40dbb943b73a31bfda2f56782622


Leave a Reply

La nueva version del sitio web de CJN! fue abierta al medio de abril con la cobiertura de la conferencia de Cochabamaba.

Ahora tenemos dos columnas, “news” sobre ultimas noticias, y la otro con textos y analysis de los movimientos. Empesamos con un video (in Ingles) sobre los mercados de carbon.

Story on Cape & Trade


Leave a Reply

De 1 a 7 de mayo algunas reuniones han ocurrido en México para discutir los proyectos de movilización a México y a Cancun para la COP16. Estas reuniones han ocurrido por ocasión del Foro Social temático (sobre las crises) de México de 2 a 4 de mayo e de la sessión, en misma ciudad, del Consejo Internacional del Foro Social Mundial de 3 a 7 de mayo en un clima marcado por el éxito de la cumbre de los pueblos en Cochabamba sobre el cámbio climático y la defensa de la “madre tierra”.

En la capital, México DF, una reunión bastante grande, convocada por la fundación Henrich Boell y involucrando a ONGs y movimientos vinculados a organizaciones internaciononales, como Green Peace, coaliziones ya existentes, como la RMALC, que lucha contra los acuerdos de libre comercio y muchos grupos y organizaciones nacionales y locales, frecuentemente activas sobre los temas ambientales. Este encuentro no tiene aún una plataforma ni una definición muy precisa. Es – en esa etapa – un espacio abierto que evidentemente no pretende representar a la totalidad de lo que se prepara para la COP16, pero ya hay iniciativas en curso, como una caravana sobre la economía solidária que deberá partir de Águas Calientes, en el centro de México, en mediados de octubre, pasar por México DF y San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, antes de llegar a Cancun, al final de Noviembre. Un grupo de militantes intenta organizar un “Klimaforum10”, similar al que han hecho los movimientos daneses quienes organizaron el Klimaforum en Copenhagen, con una plataforma más precisa, esos militantes debaten con la coalición más amplia sin que el tipo de colaboración entre ellos esté todavía definido.

Estuvieron también presentes lso militantes de UNORCA y de la Via Campesina de América del Norte, quienes hacen parte de Via Campesina y tienen una importante base social en el país, particularmente al Sur, en la región de Cancun. Esos movimientos han puesto como primeiro objectivo movilizar a su base, antes de incorporar de manera más activa una coalición más amplia.

Los militantes de Cancun y de la región también han estado presentes. Al início el gobierno mexicano había anunciado que la COP16 tendría lugar en la Ciudad de México, imaginando que un acuerdo sería concluído en Copenhagen y que la COP16 pasaría sin problemas… Frente al colapso de Copenhagen y preocupado con las movilizaciones alrededor de la conferencia, el gobierno mexicano ha cambiado de idea y decidió organizar la conferencia en Cancun, a más de 2000km de la Ciudad de México, y adentro de una zona muy turística muy facilmente aisilable de las manifestaciones. Los militantes locales han decidido aceptar el desafío y construir una coalición amplia, en el espírito de la declaración de Cochabamba.

A proposito de esas reuniones, todos los/as participantes, entre ellos/as militantes de los Estados Unidos, de Asia, de Europa y de Africa, consideraron que seria útil de encontrarse novamente, con una reunión internacional en México en septiembre o al início de octubre, sabendo que muchas reuniones internacionales pasarán en Bonn, al início de junio, durante la sessión intermediária del UNFCCC, después en Detroit, durante el Foro Social de los Estados Unidos, en Istanbul al início de julio durante el Foro Social Europeo y en Asunción, en Paraguay, durante el Foro Social de las Américas, durante la segunda quincena de agosto.

Christophe Aguiton y Nicola Bullard


Leave a Reply

Carta de la Asamblea de los Movimientos Sociales Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático

Cochabamba 21 de Abril de 2010

Los movimientos, redes y organizaciones sociales reunidos en la Asamblea de los Movimientos Sociales realizada en Cochabamba, en el marco de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, saludamos la iniciativa del compañero Presidente Evo Morales Ayma y respondemos a la convocatoria global para enfrentar la mercantilización y privatización de los bienes comunes y del propio debate sobre el cambio climático.

Evaluamos que la cuestión del cambio climático es importante junto a otras manifestaciones de la crisis sistémica global. Para confrontar realmente la ofensiva imperialista debemos frenar la militarización de nuestros territorios y la criminalización de los movimientos sociales, toda la agenda neocolonial contenida en los Tratados de Libre Comercio, el poder de las transnacionales y especialmente el modelo del agronegocio y extractivo que promueven en la privatización de la vida y la naturaleza.

Las resistencias están siendo construidas desde la interrelación de diversas perspectivas anticapitalistas, antipatriarcales, anticoloniales y antiracistas, que afirman que esta crisis sistémica no la pagarán los pueblos, al mismo tiempo que se avanzan en las alternativas que buscan otro paradigma centrado en la igualdad, el buen vivir y la soberanía de los pueblos.

Este proceso de articulación en permanente construcción es de carácter dinámico, amplio, popular y descentralizado, y procura una mayor concertación de los movimientos sociales para fortalecer las movilizaciones populares. Desde la Asamblea de los Movimientos Sociales nos comprometimos a ampliar esta articulación fortaleciendo los procesos en Asia, África, Norteamérica y Europa.

Ratificamos que uno de los retos principales es fortalecer nuestra plataforma de luchas y alternativas comunes en un proceso que se refuerza por las regiones y que procura repercutir a nivel global.

Este proceso de la Asamblea de los Movimientos Sociales interactúa en una agenda que se compone de muchos momentos clave, entre los cuales la Cumbre de los Pueblos Enlazando Alternativas IV en Madrid (14 a 18 de mayo), el Foro Social de los Estados Unidos, el Foro Mesoamericano contra los Agronegocios en El Salvador (3 a 5 de junio), el IV Foro Social Américas en Asunción (11 a 15 de agosto), el 21 de setiembre como día mundial contra las plantaciones y el Día de Acción Global contra Monsanto (16 de octubre), el IV Foro Social Mundial de las Migraciones en Ecuador (octubre), el acto de la Tercera Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres en Congo (14 a 17 de octubre) y el proceso de movilización hacia Cancún donde se realizará la COP 16. En ese proceso evaluamos además realizar en ese mes de octubre una semana de acción directa global por la justicia climática, unificando las luchas como se ha venido haciendo desde los movimientos que resisten la privatización y mercantilización del agua en el “Octubre Azul”.

Apostamos a que la Asamblea de los Movimientos Sociales continúe siendo un espacio dinámico y articulador de nuestros procesos y acciones, y actúe como otra herramienta para coordinar nuestras luchas.

Esperamos que los resultados de esta conferencia en Cochabamba fortalezcan la movilización y resistencia, principalmente el Referéndum Mundial sobre el Cambio Climático -que debemos promover, impulsar, debatir y articular en nuestros movimientos- como parte importante de ese proceso de concientización hacia Cancún, así como el Tribunal de los Pueblos sobre Deuda Ecológica y Justicia Climática.

Llamamos a los movimientos sociales del continente y del mundo a impulsar una amplia movilización unitaria y popular para exigir cambios, denunciando a los responsables que impulsan las falsas soluciones a la crisis sistémica -incluyendo la crisis climática.


Leave a Reply

Silvia Ribeiro *

La Jornada, México, 24 de abril 2010

Tiquipaya, Bolivia. Más de 35 mil personas respondieron a la convocatoria que lanzó Bolivia a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra (CMPCC), en Cochabamba, del 19 al 22 de abril. La tercera parte vino de 142 países en cinco continentes. La mayoría de los participantes fueron movimientos sociales, campesinos, indígenas, organizaciones de mujeres, ambientalistas, pescadores. También acudieron representantes de gobierno de 47 naciones, académicos, intelectuales, activistas, artistas, músicos. Se debatió intensamente en 17 grupos de trabajo convocados por los organizadores y 127 talleres autorganizados.
Además, una de las grandes federaciones indígenas de Bolivia: el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), llamó con otras agrupaciones a la Mesa 18 para tratar temas que no veían reflejados en la agenda de la conferencia, como la crítica a proyectos mineros, de gas y petróleo.

La convocatoria a esta cumbre rebasó todas las expectativas, tanto en número como en contenido, convirtiéndose en un hito histórico en el debate internacional sobre la crisis climática. Ante las maniobras de los gobiernos poderosos en Copenhague, Bolivia convocó a las bases de las sociedades del mundo a manifestar sus posiciones y plantearlas a los gobiernos. Ambas cosas sucedieron en forma contudente. También se afirmaron las redes e interacciones entre los movimientos, con una sana distancia de las propuestas de crear nuevas redes globales, ahora sobre crisis climática. Esto quedó para discutir entre los movimientos: la mayoría no considera que se necesita una nueva estructura, sino más interacción y complementación.

Se creó sí, una base común para la compresión, el análisis crítico y las estrategias frente a la crisis climática, enriquecida por diversas perspectivas desde muchas culturas, pueblos, organizaciones temáticas y sectoriales del continente y el mundo. El Acuerdo de los Pueblos en Cochabamba refleja esto (www.cmpcc.org) .

Hubo rechazo enérgico y repetido al Entendimiento de Copenhague que quiso imponer una veintena de países –los mayores responsables de la crisis climática– en diciembre pasado. Los cínicos compromisos que allí se firman significarían un aumento de la temperatura hasta de cuatro grados, una catástrofe anunciada para los pueblos del Sur. La CMPCC exige detener el calentamiento descolonizando la atmósfera, con una reducción de 50 por ciento de las emisiones de gases de los países industrializados en su fuente, no mediante mecanismos de mercados de carbono, a los cuales se opone en todas sus variantes. Rechaza también los mecanismos llamados REDD, que bajo el título de reducir la deforestación, en realidad la aumentarán y provocarán la alienación del manejo de los bosques por las comunidades y pueblos, además de promover los monocultivos de árboles, que no son bosques, sino agravantes de las crisis.

Enmarcando todo esto, se plantea una denuncia de las causas reales de la crisis climática planetaria. Confrontamos la crisis terminal del modelo civilizatorio patriarcal basado en el sometimiento y destrucción de seres humanos y naturaleza, que se aceleró con la revolución industrial. El sistema capitalista nos ha impuesto una lógica de competencia, progreso y crecimiento ilimitado. Este régimen de producción y consumo busca la ganancia sin límites, separando al ser humano de la naturaleza, estableciendo una lógica de dominación sobre ésta, convirtiendo todo en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia, la ética, los derechos de los pueblos, la muerte y la vida misma, expresa el Acuerdo de los Pueblos.

Condena la agricultura industrial y las corporaciones de los agronegocios –directamente responsables de cerca de la mitad de las emisiones que causan la crisis climática–, así como los mecanismos y propuestas que apoyan el avance de las trasnacionales y la devastación de la Madre Tierra, como los tratados de libre comercio y la introducción de nuevas y riesgosas tecnologías, como transgénicos, tecnología terminator, nanotecnología, geoingeniería y agrocombustibles.

Denunciamos cómo el modelo capitalista impone megaproyectos de infraestructura, invade territorios con proyectos extractivistas, privatiza y mercantiliza el agua y militariza los territorios, expulsando a los pueblos indígenas y campesinos de sus tierras, impidiendo la soberanía alimentaria y profundizando la crisis socioambiental, continúa el Acuerdo de los Pueblos.

La declaración de la “Mesa 18“ enfatiza estos mismos aspectos, criticando políticas extractivistas y proyectos de explotación de hidrocarburos y mineros del gobierno boliviano. Aclara que su iniciativa no fue “una tribuna para desacreditar al gobierno ni para socavar la legitimidad de un cónclave del que nos sentimos parte… (se trata de) formular propuestas que ayuden a enderezar el rumbo del proceso de cambio, asumiendo la responsabilidad de defenderlo y protegerlo, porque ha sido concebido por el movimiento popular boliviano en muchos años de lucha”.

La CMPCC plantea también estrategias y propuestas, como el reclamo de la deuda ambiental, la creación de un tribunal internacional de justicia climática, la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra. La de más largo alcance sigue siendo implementar la soberanía alimentaria, basada en formas de vida y producción campesinas, indígenas y locales, que es el principal factor que enfría el planeta y el que puede volverlo al equilibrio, además de promover la justicia social y la biodiversidad.

Todo esto y más llegará a Cancún, donde las negociaciones oficiales sobre el clima sesionarán en diciembre. Pero sobre todo, ya está entre los movimientos sociales de todo el mundo.

*Investigadora del Grupo ETC


Leave a Reply

por Nicola Bullard*

Quizás sin entender plenamente el significado ni las implicaciones, los movimientos progresistas han gravitado en torno a la consigna de la “deuda climática” como un camino hacia el complejo mundo de las negociaciones sobre el clima.

Es fácil entender por qué: la deuda es un concepto simple y en un mundo justo, las deudas deben ser pagadas. Sin embargo, -más que eso- la noción de deuda climática llega al centro de la política en torno al cambio climático. Plantea la cuestión central de la responsabilidad histórica y de quién debe a quién y para qué. Y mediante la redefinición de la “deuda” como un problema sistémico en lugar de un problema financiero, replantea las tradicionales relaciones entre ricos y pobres. Por lo general, son los ricos quienes son los acreedores, exigiendo el pago a los pobres, pero la deuda climática invierte esta relación: ahora son los pobres y los marginados -el Sur Global- quienes reclaman sus deudas, no para beneficio personal, sino para el futuro de la humanidad y la Madre Tierra.

En tal sentido, la deuda climática es una idea potente que vincula problemáticas, grupos sociales y estrategias, con el atractivo añadido de usar un lenguaje sencillo como un caballo de Troya para introducir ideas complejas y potencialmente subversivas. Pero si no tenemos una idea clara de lo que “nosotros” entendemos por deuda climática, siempre existe el riesgo de que los principios e ideas que la sustentan sean cooptadas y se diluyan. Tal vez no exista una definición definitiva de la deuda climática, pero como movimientos y activistas por la justicia social, es útil tener una visión común de lo que queremos decir, y lo que estamos pidiendo.

¿Qué es la deuda climática?

El concepto de deuda ecológica ha estado presente durante varios años. Acción Ecológica de Ecuador habla de la deuda ecológica como “la deuda acumulada por los países del Norte industrial hacia los países y pueblos del Sur a causa del saqueo de recursos, los daños ambientales y la ocupación libre del espacio ambiental como depósito de desechos, tales como los gases de efecto invernadero”.

En términos contables, la deuda climática es sólo un renglón en el balance mucho mayor de la deuda ecológica, pero puede ser dividida en partes comprensibles y medibles.

Una parte de la deuda climática se refiere a los impactos de la emisión excesiva de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global: fenómenos climáticos extremos y frecuentes, inundaciones, sequías, tormentas, pérdida de tierras cultivables y de la biodiversidad, enfermedades, falta de acceso a la tierra, migración, pobreza y muchos más. En el lenguaje de la ONU, estos impactos humanos muy reales son agrupados y puestos en “cuarentena” como los costos de “adaptación”.

Un segundo elemento de la deuda climática es el costo de la reorganización de las sociedades y las economías de tal manera que las emisiones de gases de efecto invernadero sean radicalmente reducidas: es lo que se llama mitigación, y abarca a casi todos los aspectos de la actividad humana desde la agricultura, la energía y el transporte, hasta la forma en que las ciudades se organizan, los patrones de consumo y el comercio mundial. Para el gobierno boliviano es equivalente a una “deuda por desarrollo”, que sería compensada al garantizar que todas las personas tengan acceso a servicios básicos y que todos los países sean lo suficientemente industrializados para garantizar su independencia.

Una tercera parte de la deuda es más difícil de calcular: algunos lo llaman la deuda de las emisiones. Se refiere al hecho de que los países ricos han gastado la mayor parte de la capacidad de la atmósfera para absorber gases de efecto invernadero, sin dejar “espacio atmosférico” para el que el Sur pueda “crecer”. Dado que existe una correlación muy alta entre el crecimiento económico y las emisiones de gases de efecto invernadero en el contexto tecnológico actual, esto equivale a decir que los países en desarrollo deben limitar su crecimiento económico. La única manera de compensar esta deuda es si los países ricos reducen drásticamente sus propias emisiones.

El gobierno boliviano incluye otros dos elementos en el cálculo de la deuda climática. Además de la adaptación, la mitigación y la deuda de las emisiones, identifica una “deuda de migración”, que quedaría compensada por el abandono de prácticas restrictivas de la migración y con el tratamiento de todos los seres humanos con dignidad; y, por último, la deuda con la Madre Tierra.

De acuerdo con el gobierno boliviano, esta deuda es “imposible de compensar por completo, debido a que las atrocidades cometidas por la humanidad han sido demasiado terribles. Sin embargo, la compensación mínima de esta deuda consiste en reconocer el daño causado y la adopción de una Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Madre Tierra, para garantizar que los mismos abusos no se repitan nunca más en el futuro. ”

Teniendo en cuenta todos estos componentes, la deuda de los ricos a los pobres es inconmensurable.

¿Quién es responsable de la deuda climática?

Esta pregunta está en el centro de las negociaciones de la CMNUCC, pues, detrás del lenguaje técnico, en el fondo se trata de dinero e intereses económicos. Es por eso que EE.UU. impulsó el Acuerdo de Copenhague durante la COP 15; para redefinir quién es responsable y así evitar el pago de sus cuotas.

La situación actual es que los países ricos -y especialmente los que tienen la mayor acumulación de emisiones históricas- simplemente no están dispuestos a pagar su deuda. Después de haber acumulado su riqueza y seguridad sobre las espaldas de los pobres, a través de la destrucción de la naturaleza y la extracción de recursos, los países europeos ricos, EE.UU., Japón, Australia y Canadá se niegan a pagar la factura, tanto en términos de los costes reales de mitigación y adaptación, como también en términos de cambiar su propio consumo despilfarrador. No sólo se niegan a reducir sus propias emisiones –y de esta forma trasladan a los demás la carga de la reducción- sino que también están tratando de echar la culpa a los países en desarrollo como China, Brasil e India, cuyas emisiones actuales están creciendo a un ritmo rápido.

¿La deuda se podrá pagar?

Si bien algunos aspectos de la deuda se pueden contar y calcular -por ejemplo, los costos de las tecnologías limpias, la restauración de los bosques devastados, el recambio a la agricultura sostenible o la construcción de infraestructura apropiada al clima-, la deuda real no puede ser calculada. Es mucho más que una cifra o dinero; la deuda climática simboliza más de 500 años de relaciones desiguales entre el Norte y el Sur, entre ricos y pobres, entre explotadores y explotados.

La deuda climática es también una medida de la total locura del capitalismo -ya sea como mercado libre o estatal- como modelo para la gestión de la sociedad humana y los ecosistemas de la Tierra. En última instancia, la única manera de que la deuda se podría pagar es asegurando que las relaciones históricas de desigualdad sean rotas de una vez por todas y que no se acumulen “nuevas” deudas. Esto requiere de un cambio de sistema, tanto en el Norte como en el Sur. Por eso la deuda climática es una idea tan subversiva. (Traducción ALAI).

* Nicola Bullard es integrante de Focus on the Global South -con sede en Bangkok, Tailandia-. http://www.focusweb.org

Publicado en América Latina en Movimiento Nº 454, abril de 2010, “Por un nuevo amanecer para la Madre Tierra”, coedición ALAI – Fundación Solón.




Leave a Reply

Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra / 22 de Abril Cochabamba, Bolivia

ACUERDO DE LOS PUEBLOS

Hoy, nuestra Madre Tierra está herida y el futuro de la humanidad está en peligro.

De incrementarse el calentamiento global en más de 2º C, a lo que nos conduciría el llamado “Entendimiento de Copenhague” existe el 50%  de probabilidades de que los daños provocados a nuestra Madre Tierra sean totalmente irreversibles. Entre un 20% y un 30% de las especies estaría en peligro de desaparecer. Grandes extensiones de bosques serían afectadas, las sequías e inundaciones afectarían diferentes regiones del planeta, se extenderían los desiertos y se agravaría el derretimiento de los polos y los glaciares en los Andes y los Himalayas. Muchos Estados insulares desaparecerían y el África sufriría un incremento de la temperatura de más de 3º C. Así mismo, se reduciría la producción de alimentos en el mundo con efectos catastróficos para la supervivencia de los habitantes de vastas regiones del planeta, y se incrementaría de forma dramática el número de hambrientos en el mundo, que ya sobrepasa la cifra de 1.020 millones de personas.

Las corporaciones y los gobiernos de los países denominados “más desarrollados”, en complicidad con un segmento de la comunidad científica, nos ponen a discutir el cambio climático como un problema reducido a la  elevación de la temperatura sin cuestionar la causa que es el sistema capitalista.

Confrontamos la crisis terminal del modelo civilizatorio patriarcal basado en el sometimiento y destrucción de seres humanos y naturaleza que se aceleró con la revolución industrial.

El sistema capitalista nos ha impuesto una lógica de competencia, progreso y crecimiento ilimitado. Este régimen de producción y consumo busca la ganancia sin límites, separando al ser humano de la naturaleza, estableciendo  una lógica de dominación sobre ésta, convirtiendo todo en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia, la ética, los derechos de los pueblos, la muerte y la vida misma.

Bajo el capitalismo, la Madre Tierra se convierte en fuente sólo de materias primas y los seres humanos en medios de producción y consumidores, en personas que valen por lo que tienen y no por lo que son.

El capitalismo requiere una potente industria militar para su proceso de acumulación y el control de territorios y recursos naturales, reprimiendo la resistencia de los pueblos.  Se trata de un sistema imperialista de colonización del planeta.

La humanidad está  frente a una gran disyuntiva: continuar por el camino del capitalismo, la depredación y la muerte, o emprender el camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida.

Requerimos forjar un nuevo sistema que restablezca la armonía con la naturaleza y entre los seres humanos. Sólo puede haber equilibrio con la naturaleza si hay equidad entre los seres humanos.

Planteamos a los pueblos del mundo la recuperación, revalorización y fortalecimiento de los conocimientos, sabidurías y prácticas ancestrales de los Pueblos Indígenas, afirmados en la vivencia y propuesta de “Vivir Bien”, reconociendo a la Madre Tierra como un ser vivo, con el cual tenemos una relación indivisible, interdependiente, complementaria y espiritual.

Para enfrentar el cambio climático debemos reconocer a la Madre Tierra como la fuente de la vida y forjar un nuevo sistema basado en los principios de:

  • armonía y equilibrio entre todos y con todo
  • complementariedad, solidaridad, y equidad
  • bienestar colectivo y satisfacción de las necesidades fundamentales de todos en armonía con la Madre Tierra
  • respeto a los Derechos de la Madre Tierra y a los Derechos Humanos
  • reconocimiento del ser humano por lo que es y no por lo que tiene
  • eliminación de toda forma de colonialismo, imperialismo e intervencionismo
  • paz entre los pueblos y con la Madre Tierra.

El modelo que propugnamos no es de desarrollo destructivo ni ilimitado. Los países necesitan producir bienes y servicios  para satisfacer las necesidades fundamentales de su población, pero de ninguna manera pueden continuar por este camino de desarrollo en el cual los países más ricos tienen una huella ecológica 5 veces más grande de lo que el planeta es capaz de soportar. En la actualidad ya se ha excedido en más de un 30% la capacidad del planeta para regenerarse. A este ritmo de sobreexplotación de nuestra Madre Tierra se necesitarían 2 planetas para el 2030.

En un sistema interdependiente del cual los seres humanos somos uno de sus componentes no es posible reconocer derechos solamente a la parte humana sin provocar un desequilibrio en todo el sistema. Para garantizar los derechos humanos y restablecer la armonía con la naturaleza es necesario reconocer y aplicar efectivamente los derechos de la Madre Tierra.

Para ello proponemos el proyecto adjunto de Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra en el cual se consignan:

  • Derecho a la vida y a existir;
  • Derecho a ser respetada;
  • Derecho a la continuación de sus ciclos y procesos vitales libre de alteraciones humanas;
  • Derecho a mantener su identidad e integridad como seres diferenciados, auto-regulados e interrelacionados;
  • Derecho al agua como fuente de vida;
  • Derecho al aire limpio;
  • Derecho a la salud integral;
  • Derecho a estar libre de la contaminación y polución, de desechos tóxicos y radioactivos;
  • Derecho a no ser alterada genéticamente y modificada en su estructura amenazando su integridad o funcionamiento vital y saludable.
  • Derecho a una restauración plena y pronta por las violaciones a los derechos reconocidos en esta Declaración causados por las actividades humanas.

La visión compartida es estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero para hacer efectivo el Artículo 2 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que determina “la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas para el sistema climático”. Nuestra visión es, sobre la base del principio de las responsabilidades históricas comunes pero diferenciadas, exigir que los países desarrollados se comprometan con metas cuantificadas de reducción de emisiones que permitan retornar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a 300 ppm y así, limitar el incremento de la temperatura media global a un nivel máximo de 1°C.

Enfatizando la necesidad de acción urgente para lograr esta visión, y con el apoyo de los pueblos, movimientos y países, los países desarrollados deberán comprometerse con metas ambiciosas de reducción de emisiones que permitan alcanzar objetivos a corto plazo, manteniendo nuestra visión a favor del equilibrio del sistema climático de la Tierra, de acuerdo al objetivo último de la Convención.

La “visión compartida”  para la “Acción Cooperativa a Largo Plazo” no debe reducirse en la negociación de cambio climático a definir el límite en el incremento de la temperatura y la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, sino que debe comprender de manera integral y equilibrada un conjunto de medidas financieras, tecnológicas, de adaptación, de desarrollo de capacidades, de patrones de producción, consumo y otras esenciales como el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra para restablecer la armonía con la naturaleza.

Los países desarrollados, principales causantes del cambio climático,  asumiendo su responsabilidad histórica y actual, deben reconocer y honrar su deuda climática en todas sus dimensiones, como base para una solución justa, efectiva y científica al cambio climático. En este marco exigimos a los países desarrollados que:

  • Restablezcan a los países en desarrollo el espacio atmosférico que está ocupado por sus emisiones de gases de efecto invernadero. Esto implica la descolonización de la atmósfera mediante la reducción y absorción  de sus emisiones.
  • Asuman los costos y las necesidades de transferencia de tecnología de los países en desarrollo por la pérdida de oportunidades de desarrollo por vivir en un espacio atmosférico restringido.
  • Se hagan responsables por los cientos de millones que tendrán que migrar por el cambio climático que han provocado y que eliminen sus políticas restrictivas de migración y ofrezcan a los migrantes una vida digna y con todos los derechos en sus países.
  • Asuman la deuda de adaptación relacionadas a los impactos del cambio climático en los países en desarrollo proveyendo los medios para prevenir, minimizar y atender  los daños que surgen de sus excesivas emisiones.
  • Honren estas deudas como parte de una deuda mayor con la Madre Tierra adoptando y aplicando la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra en las Naciones Unidas.

El enfoque debe ser no solamente de compensación económica, sino principalmente de justicia restaurativa – es decir restituyendo la integridad a las personas y a los miembros que forman una comunidad de vida en la Tierra.

Deploramos el intento de un grupo de países de anular el Protocolo de Kioto el único instrumento legalmente vinculante específico para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados.

Advertimos al mundo que no obstante estar obligados legalmente las emisiones de los países desarrollados en lugar de reducir, crecieron en un 11,2% entre 1990 y 2007.

Estados Unidos a causa del consumo ilimitado aumentó sus emisiones de GEI en 16,8% durante el periodo 1990 al 2007, emitiendo como promedio entre 20 y 23 toneladas anuales de CO2 por habitante, lo que representa más de 9 veces las emisiones correspondientes a un habitante promedio del Tercer Mundo, y más de 20 veces las emisiones de un habitante de África Subsahariana.

Rechazamos de manera absoluta el ilegitimo “Entendimiento de Copenhague”, que permite a estos países desarrollados  ofertar reducciones insuficientes de gases de efecto invernadero, basadas en compromisos voluntarios e individuales, que violan la integridad ambiental de la Madre Tierra conduciéndonos a un aumento de alrededor de 4ºC.

La próxima Conferencia sobre Cambio Climático a realizarse a fines de año en México debe aprobar la enmienda al Protocolo de Kioto, para el segundo período de compromisos a iniciarse en 2013 a 2017 en el cual los países desarrollados deben comprometer reducciones domésticas significativas de al menos el 50% respecto al año base de 1990 sin incluir mercados de carbono u otros sistemas de desviación que enmascaran el incumplimiento de las reducciones reales de emisiones de gases de efecto invernadero.

Requerimos establecer primero una meta para el conjunto de los países desarrollados para luego realizar la asignación individual para cada país desarrollado  en el marco de una comparación de esfuerzos entre cada uno de ellos, manteniendo así el sistema del Protocolo de Kioto para las reducciones de las emisiones.

Los Estados Unidos de América, en su carácter de único país de la Tierra del Anexo 1 que no ratificó el Protocolo de Kioto tiene una responsabilidad significativa ante todos los pueblos del mundo por cuanto debe ratificar el Protocolo de Kioto y comprometerse a respetar y dar cumplimiento a los objetivos de reducción de emisiones a escala de toda su economía.

Los pueblos tenemos los mismos derechos de protección ante los impactos del cambio climático y rechazamos la noción de adaptación al cambio climático entendida como la resignación a los impactos  provocados por las emisiones históricas de los países desarrollados, quienes deben adaptar sus estilos de vida y de consumo ante esta emergencia planetaria. Nos vemos forzados a enfrentar los impactos del cambio climático, considerando la adaptación como un proceso y no como una imposición, y además como herramienta que sirva para contrarrestarlos, demostrando que es posible vivir en armonía bajo un modelo de vida distinto.

Es necesario construir un Fondo de Adaptación, como un fondo exclusivo para enfrentar el cambio climático como parte de un mecanismo financiero manejado y conducido de manera soberana, transparente y equitativa por nuestros Estados.  Bajo este Fondo se debe  valorar: los impactos y sus costos en países en desarrollo y las necesidades que estos impactos deriven, y registrar y monitorear el apoyo por parte de países desarrollados. Éste debe manejar además un mecanismo para el resarcimiento por daños por impactos ocurridos y futuros, por pérdida de oportunidades y la reposición por eventos climáticos extremos y graduales, y costos adicionales que podrían presentarse si nuestro planeta sobrepasa los umbrales ecológicos  así como aquellos impactos que están frenando el derecho a Vivir Bien.

El “Entendimiento de Copenhague” impuesto sobre los países en desarrollo por algunos Estados, más allá de ofertar recursos insuficientes, pretende en si mismo dividir y enfrentar a los pueblos y pretende extorsionar a los países en desarrollo condicionando el acceso a recursos de adaptación a cambio de medidas de mitigación. Adicionalmente se establece como inaceptable que en los procesos de negociación internacional se intente categorizar a los países en desarrollo por su vulnerabilidad al cambio climático, generando disputas, desigualdades y segregaciones entre ellos.

El inmenso desafío que enfrentamos como humanidad para detener el calentamiento global y enfriar el planeta sólo se logrará llevando adelante una profunda transformación en la agricultura hacia un modelo sustentable de producción agrícola campesino e indígena/originario, y otros modelos y prácticas ancestrales ecológicas que contribuyan a solucionar el problema del cambio climático y aseguren la Soberanía Alimentaria, entendida como el derecho de los pueblos a controlar sus propias semillas, tierras, agua y la producción de alimentos, garantizando, a través de una producción en armonía con la Madre Tierra, local y culturalmente apropiada, el acceso de los pueblos a alimentos suficientes, variados y nutritivos en complementación con la Madre Tierra y profundizando la producción autónoma (participativa, comunitaria y compartida) de cada nación y pueblo.

El Cambio Climático ya está produciendo profundos impactos sobre la agricultura y los modos de vida de los pueblos indígenas/originarios y campesinos del mundo y estos impactos se irán agravando en el futuro.

El agro negocio a través de su modelo social, económico y cultural de producción capitalista globalizada y su lógica de producción de alimentos para el mercado y no para cumplir con el derecho a la alimentación, es una de las causas principales del cambio climático. Sus herramientas tecnológicas, comerciales y políticas no hacen más que profundizar la crisis climática e incrementar el hambre en el planeta. Por esta razón rechazamos los Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Asociación y toda forma de aplicación de los Derechos de Propiedad Intelectual sobre la vida, los paquetes tecnológicos actuales (agroquímicos, transgénicos) y aquellos que se ofrecen como falsas soluciones (agrocombustibles, geoingeniería, nanotecnología, tecnología Terminator y similares) que únicamente agudizarán la crisis actual.

Al mismo tiempo denunciamos como este modelo capitalista impone megaproyectos de infraestructura, invade territorios con proyectos extractivistas, privatiza y mercantiliza el agua y militariza los territorios expulsando a los pueblos indígenas y campesinos de sus territorios, impidiendo la Soberanía Alimentaria y profundizando la crisis socioambiental.

Exigimos reconocer el derecho de todos los pueblos, los seres vivos y la Madre Tierra a acceder y gozar del agua y apoyamos  la propuesta del Gobierno de Bolivia para reconocer al agua como un Derecho Humano Fundamental.

La definición de bosque utilizada en las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la cual incluye plantaciones, es inaceptable. Los monocultivos no son bosques. Por lo tanto, exigimos una definición para fines de negociación que reconozca los bosques nativos y la selva y la diversidad de los ecosistemas de la tierra.

La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas debe ser plenamente reconocida, implementada e integrada en las negociaciones de cambio climático. La mejor estrategia y acción para evitar la deforestación y degradación y proteger los bosques nativos y la selva es reconocer y garantizar los derechos colectivos de las tierras y territorios considerando especialmente que la mayoría de los bosques y selvas están en los territorios de pueblos y naciones indígenas, comunidades campesinas y tradicionales.

Condenamos los mecanismos de mercado, como el mecanismo de REDD (Reducción de emisiones por la deforestación y degradación de bosques) y sus versiones + y ++, que está violando la soberanía de los Pueblos y su derecho al consentimiento libre, previo e informado, así como a la soberanía de Estados nacionales, y viola los derechos, usos y costumbres de los Pueblos y los Derechos de la Naturaleza.

Los países contaminadores están obligados a transferir de manera directa los recursos económicos y tecnológicos para pagar la restauración y mantenimiento de los bosques y selvas, en favor de los pueblos y estructuras orgánicas ancestrales indígenas, originarias, campesinas. Esto deberá ser una compensación directa y adicional a las fuentes de financiamiento comprometidas por los países desarrollados, fuera del mercado de carbono y nunca sirviendo como las compensaciones de carbono (offsets). Demandamos a los países a detener las iniciativas locales en bosques y selvas basados en mecanismos de mercado y que proponen resultados inexistentes y condicionados. Exigimos a los gobiernos un programa mundial de restauración de bosques nativos y selvas, dirigido y administrado por los pueblos, implementando semillas forestales, frutales y de flora autóctona. Los gobiernos deben eliminar las concesiones forestales y apoyar la conservación del petróleo bajo la tierra y que se detenga urgentemente la explotación de hidrocarburos en las selvas.

Exigimos a los Estados que reconozcan, respeten y garanticen la efectiva aplicación de los estándares internacionales de derechos humanos y los derechos de los Pueblos Indígenas, en particular la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT, entre otros instrumentos pertinentes, en el marco de las negociaciones, políticas y medidas para resolver los desafíos planteados por el cambio climático. En especial, demandamos a los Estados a que reconozcan jurídicamente la preexistencia del derecho sobre nuestros territorios, tierras y recursos naturales para posibilitar y fortalecer nuestras formas tradicionales de vida y contribuir efectivamente a la solución del cambio climático.

Demandamos la plena y efectiva aplicación del derecho a la consulta, la participación y el consentimiento previo, libre e informado de los Pueblos Indígenas en todos los procesos de negociación así como en el diseño e implementación de las medidas relativas al cambio climático.

En la actualidad la degradación medioambiental y el cambio climático alcanzarán niveles críticos, siendo una de las principales consecuencias la migración interna así  como internacional. Según algunas proyecciones en 1995 existían alrededor de 25 millones de migrantes climáticos, al presente se estima en 50 millones y las proyecciones para el año 2050 son de 200 a 1000 millones de personas que serán desplazadas por situaciones derivadas del cambio climático.

Los países desarrollados deben asumir la responsabilidad sobre los migrantes climáticos, acogiéndolos en sus territorios y reconociendo sus derechos fundamentales, a través de la firma de convenios internacionales que contemplen la definición de migrante climático para que todos los Estados acaten sus determinaciones.

Constituir un Tribunal Internacional de Conciencia para denunciar, hacer visible, documentar, juzgar y sancionar las violaciones de los derechos de los(s) migrantes, refugiados(as) y desplazados en los países de origen, tránsito y destino, identificando claramente las responsabilidades de los Estados, compañías y otros actores.

El financiamiento actual destinado a los países en desarrollo para cambio climático y la propuesta del Entendimiento de Copenhague son ínfimos. Los países desarrollados deben comprometer un financiamiento anual nuevo, adicional a la Ayuda Oficial al Desarrollo y de fuente pública, de al menos 6% de su PIB para enfrentar el cambio climático en los países en desarrollo. Esto es viable tomando en cuenta que gastan un monto similar en defensa nacional y destinaron 5 veces más para rescatar bancos y especuladores en quiebra, lo que cuestiona seriamente sus prioridades mundiales y su voluntad política. Este financiamiento debe ser directo, sin condicionamiento y no vulnerar la soberanía nacional ni la autodeterminación de las comunidades y grupos más afectados.

En vista de la ineficiencia del mecanismo actual, en la Conferencia de México se debe establecer un nuevo mecanismo de financiamiento que funcione bajo la autoridad de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre cambio Climático rindiendo cuentas a la misma, con una representación significativa de los países en desarrollo para garantizar el cumplimiento de los compromisos de financiamiento de los países Anexo 1.

Se ha constatado que los países desarrollados incrementaron sus emisiones en el periodo 1990 – 2007, no obstante haber manifestado que la reducción se vería sustancialmente coadyuvada con mecanismos de mercado.

El mercado de carbono se ha transformado en un negocio lucrativo, mercantilizando nuestra Madre Tierra, esto no representa una alternativa para afrontar el cambio climático, puesto que saquea, devasta la tierra, el agua e incluso la vida misma.

La reciente crisis financiera ha demostrado que el mercado es incapaz de regular el sistema financiero, que es frágil e inseguro ante la especulación y la aparición de agentes intermediarios, por lo tanto, sería una total irresponsabilidad dejar en sus manos el cuidado y protección de la propia existencia humana y de nuestra Madre Tierra.

Consideramos inadmisible que las negociaciones en curso pretendan la creación de nuevos mecanismos que amplíen y promuevan el mercado de carbono toda vez que los mecanismos existentes nunca resolvieron el problema del Cambio Climático ni se transformaron en acciones reales y directas en la reducción de gases de efecto invernadero.

Es imprescindible exigir el cumplimento de los compromisos asumidos por los países desarrollados en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático respecto al desarrollo y transferencia de tecnología, así como rechazar la “vitrina tecnológica” propuesta por países desarrollados que solamente comercializan la tecnología. Es fundamental establecer los lineamientos para crear un mecanismo multilateral y multidisciplinario para el control participativo, la gestión y la evaluación continua del intercambio de tecnologías. Estas tecnologías deben ser útiles, limpias, y socialmente adecuadas. De igual manera es fundamental el establecimiento de un fondo de financiamiento e inventario de tecnologías apropiadas y liberadas de derechos de propiedad intelectual, en particular, de patentes que deben pasar de monopolios privados a ser de dominio público, de libre accesibilidad y bajo costo.

El conocimiento es universal, y por ningún motivo puede ser objeto de propiedad privada y de utilización privativa, como tampoco sus aplicaciones en forma de tecnologías. Es deber de los países desarrollados compartir su tecnología con países en desarrollo, crear centros de investigación para la creación de tecnologías e innovaciones propias, así como defender e impulsar su desarrollo y aplicación para el vivir bien. El mundo debe recuperar, aprender, reaprender los principios y enfoques del legado ancestral de sus pueblos originarios para detener la destrucción del planeta, así como los conocimientos y prácticas ancestrales y recuperación de la espiritualidad en la reinserción del vivir bien juntamente con la Madre Tierra.

Considerando la falta de voluntad política de los países desarrollados para cumplir de manera efectiva sus compromisos y obligaciones asumidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, y frente a la inexistencia de una instancia legal internacional que prevenga y sancione todos aquellos delitos y crímenes climáticos y ambientales que atenten contra los derechos de la Madre Tierra y la humanidad, demandamos la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental que tenga la capacidad jurídica vinculante de prevenir, juzgar y sancionar a los Estados, las Empresas y personas que por acción u omisión contaminen y provoquen el cambio climático.

Respaldar a los Estados que presenten demandas en la Corte Internacional de Justicia contra los países desarrollados que no cumplen con sus compromisos bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto incluyendo sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero.

Instamos a los pueblos a proponer y promover una profunda reforma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para que todos sus Estados miembros cumplan las decisiones del Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental.

El futuro de la humanidad está en peligro y no podemos aceptar que un grupo de gobernantes de países desarrollados quieran definir por todos los países como lo intentaron hacer infructuosamente en la Conferencia de las Partes de Copenhague. Esta decisión nos compete a todos los pueblos. Por eso es necesaria la realización de un Referéndum Mundial, plebiscito o consulta popular, sobre el cambio Climático en el cuál todos seamos consultados sobre: el nivel de reducciones de emisiones que deben hacer los países desarrollados y las empresas transnacionales; el financiamiento que deben proveer los países desarrollados; la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática; la necesidad de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y; la necesidad de cambiar el actual sistema capitalista.

El proceso del Referéndum Mundial, plebiscito o consulta popular será fruto de un proceso de preparación que asegure el desarrollo exitoso del mismo.

Con el  fin de coordinar nuestro accionar internacional e implementar los resultados del presente “Acuerdo de los Pueblos” llamamos a construir un Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra que se basará en los principios de complementariedad y respeto a la diversidad de origen y visiones de sus integrantes, constituyéndose en un espacio amplio y democrático de coordinación y articulación de acciones a nivel mundial.

Con tal propósito, adoptamos el plan de acción mundial adjunto para que en México los países desarrollados del Anexo 1 respeten el marco legal vigente y reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 % y se asuman las diferentes propuestas contenidas en este Acuerdo.

Finalmente, acordamos realizar la 2ª Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra en el 2011 como parte de este proceso de construcción del Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra y para reaccionar frente a los resultados de la Conferencia de Cambio Climático que se realizará a fines de año en Cancún, México.


Leave a Reply

Los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad

Lamentablemente, no podré estar con ustedes. Se me atravesó un palo en la rueda, que me impide viajar.

Pero quiero acompañar de alguna manera esta reunión de ustedes, esta reunión de los míos, ya que no tengo más remedio que hacer lo poquito que puedo y no lo muchito que quiero.

Y por estar sin estar estando, al menos les envío estas palabras.

Quiero decirles que ojalá se pueda hacer todo lo posible, y lo imposible también, para que la Cumbre de la Madre Tierra sea la primera etapa hacia la expresión colectiva de los pueblos que no dirigen la política mundial, pero la padecen.

Ojalá seamos capaces de llevar adelante estas dos iniciativas del compañero Evo, el Tribunal de la Justicia Climática y el Referéndum Mundial contra un sistema de poder fundado en la guerra y el derroche, que desprecia la vida humana y pone bandera de remate a nuestros bienes terrenales.

Ojalá seamos capaces de hablar poco y hacer mucho. Graves daños nos ha hecho, y nos sigue haciendo, la inflación palabraria, que en América latina es más nociva que la inflación monetaria. Y también, y sobre todo, estamos hartos de la hipocresía de los países ricos, que nos están dejando sin planeta mientras pronuncian pomposos discursos para disimular el secuestro.

Hay quienes dicen que la hipocresía es el impuesto que el vicio paga a la virtud. Otros dicen que la hipocresía es la única prueba de la existencia del infinito. Y el discurserío de la llamada “comunidad internacional”, ese club de banqueros y guerreros, prueba que las dos definiciones son correctas.

Yo quiero celebrar, en cambio, la fuerza de verdad que irradian las palabras y los silencios que nacen de la comunión humana con la naturaleza. Y no es por casualidad que esta Cumbre de la Madre Tierra se realiza en Bolivia, esta nación de naciones que se está redescubriendo a sí misma al cabo de dos siglos de vida mentida.

Bolivia acaba de celebrar los diez años de la victoria popular en la guerra del agua, cuando el pueblo de Cochabamba fue capaz de derrotar a una todopoderosa empresa de California, dueña del agua por obra y gracia de un gobierno que decía ser boliviano y era muy generoso con lo ajeno.

Esa guerra del agua fue una de las batallas que esta tierra sigue librando en defensa de sus recursos naturales, o sea: en defensa de su identidad con la naturaleza.

Hay voces del pasado que hablan al futuro.

Bolivia es una de las naciones americanas donde las culturas indígenas han sabido sobrevivir, y esas voces resuenan ahora con más fuerza que nunca, a pesar del largo tiempo de la persecución y del desprecio.

El mundo entero, aturdido como está, deambulando como ciego en tiroteo, tendría que escuchar esas voces. Ellas nos enseñan que nosotros, los humanitos, somos parte de la naturaleza, parientes de todos los que tienen piernas, patas, alas o raíces. La conquista europea condenó por idolatría a los indígenas que vivían esa comunión, y por creer en ella fueron azotados, degollados o quemados vivos.

Desde aquellos tiempos del Renacimiento europeo, la naturaleza se convirtió en mercancía o en obstáculo al progreso humano. Y hasta hoy, ese divorcio entre nosotros y ella ha persistido, a tal punto que todavía hay gente de buena voluntad que se conmueve por la pobre naturaleza, tan maltratada, tan lastimada, pero viéndola desde afuera.

Las culturas indígenas la ven desde adentro. Viéndola, me veo. Lo que contra ella hago, está hecho contra mí. En ella me encuentro, mis piernas son también el camino que las anda.

Celebremos, pues, esta Cumbre de la Madre Tierra. Y ojalá los sordos escuchen: los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad.

Vuelan abrazos, desde Montevideo.


Leave a Reply

(Cochabmaba, el 20 de april, 2010) Con pancartas, consignas y banderas,   delegadas y delegados de Chile, Ecuador, Brasil, Argentina, México, Bolivia, Nepal, Paraguay, China, El Congo, La India, Colombia, Venezuela, España, País Vasco, junto con otras delegaciones internacionales y allegados  a  La Vía Campesina,  se concentraron  muy temprano en la entrada del estadio de Tiquipaya para participar del acto inaugural del I Encuentro de Pueblos por el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que se está desarrollando en Cochabamba, Bolivia.

Josie Riffaud, Itelvina Masiolli,Henry Saragih, y Renaldo Chingore, dirigentes de La Vía Campesina Internacional fueron invitados a pasar a la tarima principal en la cual estaba el presidente Evo Morales, junto con varios ministros y delegaciones de gobiernos cercanos.

Itelvina Masiolli dirigenta de La Vía Campesina Brasil tuvo un tiempo para dirigirse al público presente, en su intervención habló de dos proyectos políticos que están en disputa: el capitalismo que lo único que ha causa, hasta el momento, es la muerte y la destrucción del medio ambiente por priorizar la agroexportación y el otro que es el de la Vía Campesina  que enfatiza los valores,  los principios y  la armonía entre el hombre y la naturaleza. Este proyecto está  basado en una Reforma Agraria Integral y en la Soberanía de los Pueblos, pues ellos son quienes pueden cambiar este modelo de muerte, señaló.
Así mismo, resaltó que este ecuentro de pueblos debería ser visto como una oportunidad para crear alianzas con los gobiernos, con los países pero principalmente con los movimientos sociales y los pueblos originarios.  Finalmente, para terminar su intervención la dirigente de La Vía campesina  planteó la organización como  vía para imponer un nuevo  modelo para la vida.  “Si el planeta está en amenaza, la vida está en amenaza”,  indicó la dirigente.


Leave a Reply

“Cualquiera que siga pensando que el crear un casino del carbono puede solucionar nuestra crisis climática se deben a sí mismos el leer este libro. El reto aún más convincente y conciso para los especuladores verdes”.
Naomi Klein, autora, The Shock Doctrine

“La transición hacia un modelo pos-petróleo es inevitable pero en lugar de comenzar con este proceso, se está retrazando con barreras y trampas tales como el mercado de carbono. Este libro nos enseña cómo funciona esta barrera y qué es lo que hay detrás de esta nueva trampa del capitalismo verde. Es lectura obligatoria para todos los que luchan por una civilización pos-petróleo.” Ivonne Yanez, Oilwatch South America

“Este libro es una contribución invaluable para entender los peligros de depender en los mercados de carbono para salvar a los pobres en el mundo y al planeta” Meena Raman, Third World Network

Mientras que hasta 15,000 personas se reunirán en Bolivia para promover respuestas de base a la crisis climática, un nuevo libro expone los fracasos de las políticas climáticas globales y presenta numerosos caminos a seguir fuera del sistema del mercado de carbono, el cual se encuentra al centro de las negociaciones.

El Mercado de Emisiones, Cómo Funciona y Por Qué Fracasa proporciona una crítica devastadora de tanto la teoría como la práctica del mercado de emisiones, y expone su desastroso historial desde su adopción como parte del Protocolo de Kyoto. Muestra como el esquema de comercio de emisiones de la Unión Europea, el mercado de carbono más grande del mundo, ha fallado sistemáticamente en ponerle un ‘tope’ a las emisiones, mientras que el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU (MDL) favorece constantemente proyectos medioambientalmente inefectivos y socialmente injustos.

Descargar gratis en: http://www.carbontradewatch.org

El libro incluye investigación original con convincentes casos de estudio de proyectos MDL en Brasil, Indonesia, India y Tailandia que han probado ser fraudulentos, basados en despojos y abusos de derechos humanos, condujeron a fuertes resistencias de comunidades en el Sur Global.

El libro revela como el comercio de carbono es tan sólo una muy reciente invención de los negocios y élites políticas que socava la legislación medioambiental existente, y distrae de planificar una rápida transición lejos de la actual expansión de combustibles fósiles. Apunta a una plétora de caminos a seguir sin el comercio de carbono –desde cambios en subsidios hasta regulación- basados en conocimientos locales y organización política, si se va a enfrentar el cambio climático de una manera justa.

Los autores, Tamra Gilbertson y Oscar Reyes, son ambos investigadores de Carbon Trade Watch. El proyecto combina investigación de gran calidad con apoyo y acompañamiento a movimientos sociales a través del mundo, lo que lo ha hecho un comentarista respetuoso en las políticas climáticas globales y justicia climática desde el 2002.

El libro será lanzado en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra.
Para Entrevistas y comentarios:

Tamra Gilbertson +34 625 498 083 tamra@carbontradewatch.org
Oscar Reyes (en inglés) +27 791 682 998 oscar@carbontradewatch.org
Joanna Cabello +31 681 389 805 joanna@carbontradewatch.org
(en Bolivia 16-24 de Abril. Teléfono local: +591 705 435 49)

Para obtener una copia impresa, contactar a Joanna Cabello a través de correo electrónico o teléfono local.

Descarga del libro: http://www.carbontradewatch.org/downloads/publications/mercado_de_emisiones.pdf
ISBN 9789071007316
132 páginas
Versión en inglés

El libro también está disponible en una versión en Inglés, publicada por el Dag Hammarskjöld Foundation (www.dhf.uu.se) como parte de su serie Critical Currents. Para obtener una copia impresa, contactar a Tamra Gilbertson a través de correo electrónico, o descargarla de: www.carbontradewatch.org/carbon-trading-how-it-works-and-why-it-fails.html


Leave a Reply

La Vía Campesina presente en la inauguración de la Conferencia Mundial  de los Pueblos sobre el  Cambio Climático y por los Derechos  de la Madre Tierra

(TIQUIPAYA, Cochabamba 20 de abril de 2010) – Lanzando consignas en defensa de la Pachamama y enarbolando las banderas de lucha de La Vía Campesina (LVC), la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campesinas (CLOC) y de sus organizaciones presentes de distintas partes del mundo así como de Bolivia, cientos de en esta , miles de miembros de LVC llegaron hasta esta población hospitalaria, para participar en la inauguración de esta histórica Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y por los derechos de la Madre Tierra.

La delegación de LVC, compuesta por mujeres y hombres, campesinos y pescadores indígenas, migrantes, jóvenes y sus aliados como Amigos de la Tierra y otros movimientos, se unieron a los miles de asistentes que abarrotaron el estadio de esta población para acompañar al presidente de Bolivia, Evo Morales, en la inauguración de esta conferencia que trata de presentar una alternativa a la humanidad para salvar este planeta que ha sido condenado a la destrucción por el sistema capitalista industrial depredador.

Hasta el estadio de Tiquipaya llegaron, además de LVC, las mujeres campesinas indígenas luchadoras de Bartolina Sosa, los pueblos indígenas de la región andina, los quechuas, los ayllus, markas, los wichis, y otros, así como los kichwas del Ecuador, los guaraníes, los kuna de Panamá, entre los muchos pueblos indígenas de Latinoamérica. Pero también llegaron los representantes del Movimiento Indio Américano, y Faith Gemmel, de Alaska, que habló a nombre de los pueblos indígenas que se encuentran mucho más al norte del continente. Llegaron los movimientos sociales de Bolivia y de muchas partes del hemisferio.

Fueron precisamente los representantes de los pueblos indígenas, los pueblos originarios, quienes iniciaron la jornada con una ceremonia para rendir honores a la Pachamama , al agua, al sol y a los elementos de la vida y para pedir permiso para celebrar el acto de inauguración de la conferencia.

También llegaron los sindicatos y las combativas mujeres mineras y los mineros de La Paz. Muchísimos representantes de comunidades rurales y hasta comunidades urbanas afectadas por la crisis climática, víctimas del despojo de sus tierras y de sus recursos naturales, desplazados por las minerías y la destructiva agricultura industrial.

Miles de voces que se unieron bajo la convocatoria del presidente Evo Morales, quien en su intervención ante un estado lleno de fervor y energía, declaró que en la batalla para lidiar con el cambio climático no habría que olvidar que “el enemigo central es el capitalismo, que es la fuente de simetrías y desequilibrios en el mundo”.  El presidente Evo Morales recordó a los presentes de que “el hombre no está sobre la tierra o para dominar la tierra”, porque “el hombre y la mujer son parte de la tierra”. Y agregó, por lo tanto que “tenemos que luchar para salvar a la tierra del capitalismo”.

En el acto inaugural, el prefecto de Cochabamba, Jorge Ledezma, había dado un emotivo discurso de bienvenida a todas y todos los asistentes a la inauguración. Después de este saludo, cinco representantes de los cinco continentes, se dirigieron a las y los asistentes para expresar mensajes de solidaridad y exhortarlos a todos a alzar la lucha en defensa de la Madre Tierra.

Etelvina Masioni, dirigente campesina del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil, dio un emotivo mensaje a nombre de las mujeres y hombres de las organizaciones que integran La Vía Campesina y la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campesinas. Etelvina dijo que el sistema capitalista ha llevado a la humanidad a una crisis climática de grandes proporciones, por lo que había que construir un gran movimiento de masas, de la creación de amplias alianzas y la presión permanente a los estados, para proteger la tierra. Así mismo, presentó la alternativa de las campesinas y los campesinos del mundo de una agricultura campesina, agroecológica y sustentable, para frenar la crisis climática y salvar a la humanidad.

Hubo música latinoamericana, bailables, ceremoniales indígenas, antes y después de la inauguración. Mantas con mensaje llamando a la batalla por la tierra y en contra de los intereses del capital y los estados que los encubren. Las consignas reflejaban el sentimiento popular: “¡Cambiemos al sistema, no el clima!” y muchas otras más.

Pero fue la delegación de LVC que atrajo la atención y las simpatías de muchísimos de los asistentes. Las banderas verdes, junto a las banderas multicolores de las organizaciones de LVC presentes, hicieron que miles de personas se unieran a la consigna de “¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!”

Fue un acto popular memorable e inspirador. La delegación de LVC salió fortalecida y animada. Ahora tenemos que asumir el compromiso en todas las regiones y en todas las organizaciones, y acompañados de aliados importantes, de alzar la lucha para proteger los derechos de la tierra y frenar al sistema culpable del cambio climático.

Carlos Marentes, Vía Campesina Norte América

Media contacts (interviews with representatives of La Via Campesina in Cochabamba)

Boaventura Monjane – Phone: (00591) 74815401; boa.monjane@viacampesina.org

Isabelle Delforge – Phone: (00591) 74306257; idelforge@viacampesina.org


Leave a Reply

Actividades sobre Deuda, Finanzas y Clima: Cumbre Cambio Climático

Cochabamba, Bolivia

Abril 19-22, 2010


Jubileo Sur presente en la Conferencia Mundial de los Pueblos por el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que ya comenzó en Cochabamba para debatir e intercambiar estrategias de movilización por la justicia climática.


A continuación el listado de actividades en las que una delegación de Asia y América Latina estará participando para llevar nuestro aporte sobre la relación entre deuda y el cambio climático y para difundir el documento preparatorio hacia una
Plataforma de Jubileo Sur frente al Cambio Climático, la Deuda Ecológica y la Soberanía Financiera.


Panel Deuda Climática: que es y quien es responsable

Miércoles 21 de Abril de 8:30 a 10:30

Coliseo Municipal de Tipipaya

Beverly Keene (Jubileo Sur), Lidy Nacpil (Jubileo Sur) Tom Sharman, Matthew Stilwell


Actividades autogestionadas


Hacía un Tribunal sobre Deuda Ecológica y Justicia Climática
Martes 20 de Abril de 16:30 a 18:30

Universidad del Valle (UNIVALLE) Auditoria AV, F2, BloF


Convocan: Jubileo Sur, Amigos de la Tierra Internacional, Via Campesina, Alianza Social Continental, Alianza de Pueblos del Sur Acreedores de Deuda Ecológica, Oilwatch, Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático, Marcha Mundial de las Mujeres, Enlazando Alternativas Red Birregional América Latina y Caribe y Europa, Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Red Brasileña de Integración de los Pueblos (Rebrip); Alianza Panamericana por la Justicia Climática (PACJA)


Principios para un financiamiento climático justo: propuestas de la comunidad de Justicia Climática para recaudar, canalizar y gastar los ingresos a través de un Fondo Global para el Clima.

Martes 20 de Abril de 18:30 a 20:30

Universidad del Valle (UNIVALLE) AV Soc 2


Convocan: Institute for Policy Studies (USA), Campaña por la reforma del Banco Mundial (Italy), Jubileo Sur- Movimiento de Asia y Pacifico sobre Deuda y Desarrollo, Jubileo Sur, Alianza Global Anti – incineradores, ActionAid USA


Pasivo Socio Ambiental de las de las Hidroeléctricas Binacionales (Itaipú – Yacyretá)

Miércoles 21 de Abril de 14:30 a 16:30

Universidad del Valle (UNIVALLE) Salón Informática -Sala de Idiomas

Convocan: Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos de Paraguay y Jubileo Sur/Américas


Para más información:

Contacto Jubileo Sur en Cochabamba: +5491155690140

Secretaria Global Jubileo Sur
+5491143071867
js@jubileesouth.orgwww.jubileesouth.org
Comunicación: Laura Yanella: laura@jubileesouth.org


Leave a Reply

No a las Compensaciones de Emisiones de Carbono

Compensaciones para las Arenas Bituminosas de Canadá  con

Ríos Represados y Bosques Muertos

Published by: Institute for Policy Studies Sustainable Energy
and Economy Network

Mientras Canadá empieza a explotar los combustibles fósiles más sucios del mundo – las arenas bituminosas – , ciertos canadienses proponen que dicha explotación y sus impactos climáticos deben ser “compensados” por la protección de bosques o el represar ríos.  Sin embargo, los bosques canadienses son vulnerables a la infestación del escarabajo del pino, una consecuencia de los inviernos más calientes debido al cambio climático.  Y se están contaminando los ríos y el agua subterránea de Canadá, por la explotación de las arenas bituminosas.

  • Ubicación de uno de los depósitos más grandes de hidrocarburos que jamás se ha descubierto: las arenas bituminosas Athabasca1
  • Número de barriles de betún recuperable en las arenas bituminosas Athabasca: 175 a 200 billones2
  • Número aproximado de barriles de betún potencial en las arenas bituminosas de Canadá: 1,75-2 trillones3
  • Exportador más grande de petróleo a EEUU: Canadá4
  • Toneladas de tierra que se requiere para producir 1 barril de petróleo de las arenas bituminosas: por lo menos 25
  • Cantidad de agua que se requiere para producir un barril de petróleo sintético de las arenas bituminosas: por lo menos 3 barriles
  • Cantidad de agua usada anualmente por las arenas bituminosas de Canadá: aproximadamente 176 millones de metros cúbicos de agua, o aproximadamente un tercio del consumo anual de la ciudad de Toronto en 20086
  • Emisiones de Canadá de gases de efecto invernadero (GEI) en 2007: 747.041 gigatones7
  • Parte del GEI mundial que Canadá emite: aproximadamente 2,2%
  • Cantidad que el GEI de Canadá ha aumentado en el período 1990-2005: 25%8
  • Fuente primaria de dicho aumento en emisiones: las arenas bituminosas en Alberta9
  • Parte de los bosques de la Tierra que se encuentran en la región boreal: un tercio
  • Parte del carbono en el bioma terrestre almacenado en la región boreal: 30%10
  • Porcentaje del bosque boreal amenazado por el cambio climático: 65%
  • Cantidad del bosque boreal canadiense que la Iniciativa Boreal Canadiense propone preservar para “compensar” por emisiones de las arenas bituminosas: 50%
  • Porcentaje de los pinos maduros de Columbia Británica, que están infestados con el escarabajo del pino, los cuales se espera que morirán para el 2013: 83%11
  • Aumento esperado de la temperatura en la región boreal y las latitudes norteñas: 10°C o 18°F12
  • Empresas petroleras involucradas en las arenas bituminosas: Suncor, Syncrude, Imperial Oil, Conoco-Phillips, Canadian Oil Sands Quest Ltd., Petro-Canada, AEC Oil Sands Partnership, Mocal Energy, Murphy Oil, ExxonMobil, Chevron, Royal Dutch Shell, Nexen, Statoil, BP y muchas más
  • Número de ríos que no están protegidos de propuestas de privatizarlos, represarlos y de compensaciones de emisiones de carbono (CEC, por sus siglas en inglés) en Canadá: aproximadamente 600
  • Número de ríos en Columbia Británica: aproximadamente 700
  • Precio que el petróleo debe alcanzar por barril, para asegurar la competitividad de las arenas bituminosas: aproximadamente US$35
  • Cantidad de energía requerida para extraer una unidad de energía de las arenas bituminosas: aproximadamente 1:3


Leave a Reply

Hacia Una Propuesta para la Financiación Climática Justa

Published by Institute for Policy Studies Sustainable Energy
and Economy Network

El mundo requerirá un compromiso mundial, para limitar los aumentos de temperatura y estabilizar las concentraciones de emisiones de CO2.  Si bien la gran mayoría de dichas reducciones se tendrán que implementar en los países norteños, es probable que ciertos países sureños también tendrán que reducir sus emisiones.  En debate, es cómo los países desarrollados recaudarán y canalizarán financiamiento para compensar a los países en vías de desarrollo por los impactos existentes del cambio climático, y a la vez proveerles apoyo financiero para efectuar una transición a economías de bajo carbono.  Para el 2030, los países en vías de desarrollo necesitarán entre US$170-275 billones, para satisfacer sus necesidades de mitigación y adaptación climática.  La sociedad civil ha demandado que el financiamiento debe ser público, obligatorio y previsible, imponer ninguna condicionalidad en los países del Sur mundial, no debe generar deuda externa, debe ser financiamiento nuevo y adicional a los compromisos financieros existentes y debe ser canalizado a través de un mecanismo financiero bajo la autoridad de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés).

Criterios para la Recaudación de Ingresos para la Financiación Climática

Criterios Definición
ESENCIAL Adecuado Aumenta la volumen de ingresos consistente con la escala de la necesidad, de forma que sea adicional a la ODA y otras promesas preexistentes, con costos de transacción bajos.
Previsible Automático, sostenible a lo largo del tiempo, no se puede evadir fácilmente y no es sujeto a rendimientos en declive.
Público Debe ser recaudado y contribuido por gobiernos.
Equitativo Obtiene dinero de aquellos países con la mayoría de la responsabilidad por haber causado el cambio climático inducido por el ser humano, y además que tienen la capacidad de pagar.  A la vez, los mecanismos deben minimizar los impactos negativos en los países en vías de desarrollo, y en los grupos de bajos ingresos y otros marginalizados en todo país.
Transparente & puede rendir cuentas Potencial para el involucramiento y la supervisión ciudadana en monitorear como y de dónde se recaudan los ingresos.
DESEABLE Transformativo Promueve reformas en todos los sectores de la economía que nos alejan de los sistemas de combustible fósil, promueve la transición a fuentes de energía renovable y el control local de los recursos naturales.
Financially responsible Ayuda a frenar la especulación, aumentar la transparencia de los flujos financieros, limitar las operaciones en instrumentos financieros derivados y otros productos financieros tóxicos y avanzar hacia una economía equilibrada y bien regulada.

Fuentes Financieras Innovadoras: Tabla Resumida

Adecuado Previsible Público Equitativo Transparente & Puede Rendir Cuentas Transfor-mativo Económica-mente Responsa-ble
Impuestos en transacciones financieras J K J J K K J
Impuestos mundiales en carbono J K J K J J K
Redistribución de subvención para combustible fósil K L J K K J J
Impuestos en pasajeros aéreos K J J J J K K
Impuestos en combustible búnker K J J K J J K
Ventas de cuotas de carbono K J K K K J K
Derechos especiales de giro (DEG) climáticos K K J J J K J

Propuesta para un Fondo Mundial Climático

La sociedad civil mundial hace un llamado para un mecanismo financiero mejor, en forma de un Fondo Mundial Climático, a ser establecido bajo el control de la UNFCCC.  El Fondo debe ser fundado en base al reconocimiento de una ‘Deuda Climática’ de los países norteños, por su responsabilidad por la mayoría del calentamiento global.  Sus emisiones niegan a los países sureños su parte del espacio atmosférico, y causan impactos climáticos severos, los cuales recaen desproporcionadamente en las comunidades marginalizadas.

El Fondo debe reconocer que las reparaciones requieren una reducción drástica de sus emisiones, a través  de la toma de medidas domésticas.  El Fondo servirá como un canal para la transferencia de todo costo financiero, para así posibilitar que países y pueblos en vías de desarrollo se adapten a los impactos, lidian con los efectos del cambio climático y realicen un desarrollo equitativo y sostenible.  Se debe establecer el Fondo según los siguientes principios:

Votre navigateur ne gère peut-être pas l'affichage de cette  image.

  • Financiamiento Sostenible, Obligatorio y Automático de diversas fuentes, para así generar el volumen de financiamiento necesario, y establecido bajo el principio de la responsabilidad histórica de haber causado la crisis climática.
  • Gobernanza Representativa que es democrática, transparente y puede rendir cuentas a las comunidades más impactadas, con la sociedad civil formalmente representada en todas las estructuras de gobernanza y representación equitativa de los países sureños.
  • Plena Participación de los pueblos climáticamente impactados, en el desarrollo de acciones y políticas para la adaptación y el cambio a economías de bajo carbono; las políticas y acciones diseñadas por países, a través de procesos soberanos y democráticos, deben reflejar decisiones y soluciones locales.    
  • Ninguna Condicionalidad debe acompañar los desembolsos del Fondo a los gobiernos o grupos de la sociedad civil; tampoco deben de llevar a la acumulación de deudas.
  • Acceso Directo Para los Más Vulnerables para que los movimientos sociales, ONGs y grupos comunitarios puedan tener acceso directo a los fondos (junto con las agencias gubernamentales).
  • Protegiendo los Derechos de toda persona, especialmente reconociendo y respetando los derechos de los Pueblos Indígenas y de las comunidades locales, a determinar  su propia forma de desarrollo, procesos de toma de decisión y actividades relacionadas al cambio climático.    

Votre navigateur ne gère peut-être pas l'affichage de cette  image.

Cuerpo Ejecutivo, bajo la autoridad de la UNFCCC, determinaría lineamientos de política globales para todas las ‘ventanas’, compuesto de una mayoría de los países en vías de desarrollo, con plazas para países y comunidades vulnerables.

‘Ventanas’ de Adaptación, Mitigación y Tecnología desembolsarían dinero directamente al país receptor, para la implementación de planes desarrollados a nivel local y nacional; una ‘Junta Ventanal’ evaluaría dichos planes en base a la solidez del enfoque, la participación de las comunidades afectadas, la sostenibilidad ambiental y otros criterios establecidos por dicha junta.

Paneles Técnicos revisarían los planes para evaluar su mérito técnico, y harían recomendaciones a las Juntas Ventanales sobre si un plan está listo para ser financiado.

Escritorios de Derechos Indígenas y de la Mujer asegurían que los derechos de los Pueblos Indígenas y de la mujer, son centrales en todo aspecto del financiamiento de adaptación.

Secretariado responsable de proveer apoyo administrativo, legal y financiero al Cuerpo Ejecutivo; recabaría datos sobre los impactos del Fondo en mujeres, comunidades marginalizadas y el medio ambiente.        

Fideicomisarios administrarían el financiamiento de cada ‘ventana’ en cuentas bancarias separadas, y desembolsarían fondos a los receptores por instrucción del Cuerpo Ejecutivo.

Esta ficha técnica fue elaborada por la Red de Energía y Economía Sostenible (Sustainable Energy and Economy Network), un proyecto del Instituto de Estudios de Política, www.ips-dc.org/seen.


Leave a Reply

No las Compensaciones de Emisiones de Carbono

Créditos de carbono a base de la agricultura, los bosques y la tierra

Published by Institute for Policy Studies Sustainable Energy
and Economy Network

Ecosistemas como bosques, campos y suelos, en su estado natural, secuestran el dióxido de carbono.  Sin embargo, cuando se talan o desmontan los bosques, o son reemplazados con plantaciones, su secuestración se transige.  Asimismo, cuando se limpian, se labran o de otra forma se dañan los suelos, ellos también pierden a la atmósfera una gran parte de su carbono almacenado.  Por lo tanto, uno de los impulsores del cambio climático – y una de sus soluciones –, consiste en tener un cuidado especial en las prácticas del uso de la tierra, incluso las prácticas agrícolas y forestales y el manejo de ganado.  La agricultura y el manejo forestal sostenibles serán esenciales en volviendo a secuestrar el carbono de nuestra atmósfera.  La pregunta sigue siendo: ¿Cuáles leyes, apoyo financiero y otras medidas se necesitan para incentivar las prácticas del uso sostenible de la tierra?  En las primeras etapas de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), la noción de que sumideros terrestres deberían formar parte de un régimen de comercio de carbono, fue rechazada.  Actualmente, hay un gran esfuerzo, proveniente mayormente de las industrias agrícola y forestal, de reintroducir la compensación de emisiones de carbono (CEC) para créditos de sumideros terrestres, en el régimen internacional de comercio de carbono.  En 2009, la Cámara de los Representantes y el Senado de EEUU presentaron la primera apertura significativa para dichos créditos de CEC para sumideros terrestres, en el comercio de CEC, a través de legislación climática que todavía no ha sido aprobada por ambas Cámaras.  Si dicha legislación llega a ser aprobada, abrirá una caja de Pandora de un posible comercio de CEC terrestre a nivel mundial, lo cual crearía una expropiación terrestre mundial para dicho el comercio.

  • Toneladas de CEC propuestas en los proyectos de ley climáticos en 2009 en la Cámara de Representantes y el Senado de EEUU: 2 billones
  • Parte de las emisiones mundiales y de EEUU, de gases de efecto invernadero (GEI) sintéticos, que representan 2 billones de toneladas de carbono, respectivamente: 7% y 28%1
  • Parte de CEC doméstica en la legislación de EEUU que podría provenir de la agricultura: 1 – 1,5 billones de toneladas
  • Parte de CEC de EEUU que podría provenir del secuestro de carbono en el suelo: 100%
  • Año en el cual la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) descartó el derecho del secuestro de carbono en el suelo a CEC: 2003
  • Agencia que supervisará la “integridad” de CEC agrícola de EEUU, incluso CEC basada en los suelos: Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por sus siglas en inglés)
  • Agencia del gobierno de EEUU comúnmente acusada de ser captiva de las agroempresas2: USDA
  • Agencia del gobierno de EEUU que afirmó que CEC es imposible de verificar: Oficina del Gobierno de EUU de Rendición de Cuentas3
  • Porcentaje de emisiones sintéticas de GEI, de fuentes no energéticos: 35%4
  • Porcentaje de emisiones sintéticas de GEI, proveniente de emisiones de óxido nitroso y metano de la agricultura: 14%5
  • Porcentaje de emisiones sintéticas de GEI, proveniente de cambios en el uso de la tierra, ante todo para la producción agrícola: 18%6
  • Parte del financiamiento del MDL que se destine a CEC agrícola: 6%
  • Parte de los créditos del MDL en Malasia que se entregó a plantaciones de aceite del palma: 90%
  • Parte de los créditos del MDL en México que se entregó a ranchos de chanchos: 50%
  • Supuesto origen del virus de influenza porcina: ranchos de cerdos de la Smithfield Foods fábrica en México
  • Empresa que se beneficiará económicamente de tres maneras distintas si su herbicida RoundUp, sería aplicada a sus cosechas genéticamente modificadas, las cuales entonces tendrían derecho a los créditos de CEC tipo “labranza cero”: Monsanto
  • Superficie a nivel mundial que actualmente se considera “labranza cero”: 100 millones de hectáreas
  • Cantidad que la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (US EPA, por sus siglas en inglés) estima que CEC agrícola y forestal aumentarán los ingresos netos de terratenientes para el 2020 y 2050, respectivamente: US$1-2 billones y US$20 billones por año7
  • Cantidad de CEC que la US EPA estima que podría ser proveído por los bosques y la agricultura para el 2020 y 2050, respectivamente: 175 millones y 643 millones8
  • Parte de las emisiones de EEUU en 2008 que esto representa: 3% and 9%, respectivamente9
  • Valor total anual de la producción agrícola de EEUU: US$200 billones10
  • Parte de las emisiones de EEUU del sistema alimentario de EEUU: 18%
  • Número de personas que se necesitaría para supervisar y confirmar CEC agrícola en EEUU, si toda CEC agrícola fuese usada: más de 1.00011
  • Combustible que ha sido implicado en causar el cambio climático, el cual es incentivado bajo el proyecto de ley Waxman-Markey de EEUU: Biocombustible
  • Período de tiempo que los biocombustibles son exentos de los reglamentos de la US EPA sobre impactos internacionales climáticos: por lo menos 5 años
  • Cantidad de tierra arable que se requiere a nivel mundial para producir grano forrajero para ganado industrial: un tercio
  • Químicos responsables por el cambio climático, los cuales son emitidos durante operaciones de carga de alimentación: óxido nitroso y metano
  • Una de las “soluciones” propuestas al cambio climático: ‘biocarbón’, la creación de carbón para enterrar en el suelo,  así teóricamente secuestrando el carbono
  • Continente que es el blanco principal para el biocarbón: África
  • Cantidad posible de carbono que el biocarbón podría secuestar: 9,5 billones de toneladas por año12
  • Carbono secuestrado por los bosques y suelos de los 48 estados contiguos de EEUU: 90 billones de toneladas métricas
  • Carbono que podría ser secuestrado con un aumento de la cobertura forestal en algunos de los ranchos de EEUU: 3-7 billones de toneladas13
  • Cantidad de tierra para plantaciones de biocarbón que se necesita para secuestrar 1 billón de toneladas de carbono al año: 500 millones de hectáreas14
  • Tamaño de la India: 328 millones de hectáreas15
  • Número aproximado de hectáreas de bosque tropical que quedan en el mundo: 1,5 billones16
  • Tipo de agricultura que tiene el potencial de recuperar más de dos tercios del exceso actual de dióxido de carbono en la atmósfera: la agricultura agroecológica biodiversa y la agroforestería

Esta ficha técnica fue elaborada por la Red de Energía y Economía Sostenible (Sustainable Energy and Economy Network), un proyecto del Instituto de Estudios de Política, www.ips-dc.org/seen.


Leave a Reply

Comunicado de prensa – Cochabamba, 19 de abril 2010    

Desde hoy hasta el 22 de abril se celebra en Cochabamba, Bolivia, la Conferencia Mundial de los Pueblos por la Justicia Climática y los Derechos de la Madre Tierra para responder al fracaso de la Cumbre de Copenhague y buscar un nuevo impulso político que frene el problema socio-ambiental más grave de la humanidad.

Gente de todo el mundo inaugurá hoy la Conferencia Mundial de los Pueblos por la Justicia Climática y los Derechos de la Madre Tierra. Convocado por el Gobierno de Evo Morales, tendrá la participación de comunidades indígenas, comunidades afectadas, movimientos sociales, científicos, juristas, parlamentarios, ONG y gobiernos comprometidos a promover la justicia social y ambiental.

Se han registrado 15.200 personas, 8.000 de ellas del extranjero. Según datos oficiales, de África llegarán representantes de 28 países, de Europa 28, de Asia 17, de Centroamérica 13, de Suramérica 12, de Oceanía seis y de Norteamérica tres. Entre las personalidades estarán Vandana Shiva (India), Adolfo Pérez Esquivel (Argentina), François Houtard (Bélgica), Miguel D’Escoto (Nicaragua), Frei Betto y Leonardo Boff (Brasil), Q’orianka Kilcher (EEUU), Timothy Byakola (Uganda) y Jose Bové (Francia).

La conferencia cobra especial importancia porque la reciente cita de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Bonn, no concluyó con un llamado urgente para que los gobiernos retomen las negociaciones internacionales con el fin de conseguir un acuerdo vinculante, ambicioso y justo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. La Unión Europea, China y EEUU han señalado, en cambio, que no tienen voluntad política para llegar a ese acuerdo en la próxima Conferencia de las Partes (COP-16) en México a finales de año, y posponen el acuerdo a 2012.

Para Ecologistas en Acción, este nuevo aplazamiento es inaceptable y escandaloso. Como el resto de los movimientos sociales comprometidos con la Justicia Climática y presentes en Cochabamba, caracterizamos el momento actual por la prepotencia de EEUU, la UE, China y el poder económico dominante, que también se expresó en el “no-acuerdo” de Copenhague cuando unos pocos países impusieron un resultado, que no detiene el calentamiento global por debajo de los 1,5ºC (con respecto a la época preindustrial). Los paquetes multi-billonarios de los gobiernos para rescatar bancos y la industria financiera, la ayuda a la compra del automóvil así como el incremento del gasto militar, señalan que no es una cuestión de falta de recursos económicos.

Para buscar un impulso que -de forma urgente- reinicie las negociaciones, estamos presentes en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, donde hoy organizaremos una asamblea de los Movimientos Sociales para debatir nuestro apoyo a las propuestas y iniciativas de los gobiernos comprometidos con la justicia climática, así como organizar nuestra agenda propia que potencialice nuestras alternativas y resistencias contra las falsas soluciones a la crisis climática, la militarización como respuesta a la misma y contra las inversiones de empresas transnacionales que -con el apoyo de gobiernos o instituciones multilaterales como el Banco Mundial- acaparan territorios para el monocultivo agroexportador y la privatización del aire y la creación de mercados especulativos de los llamados “créditos de carbono”.

Así, por ejemplo, buscaremos estrategias para impedir un préstamo del Banco Mundial de $-US 3,75 mil millones para ayudar a la compañía eléctrica sudafricana Eskom a construir una de las plantas de carbón más grandes del mundo en contra de la amplia oposición social en África del Sur y en el extranjero.

Como miembro de la red internacional Justicia Climática Ahora (Climate Justice Now!) y la red birregional Enlazando Alternativas, que está preparando actualmente la Cumbre de los Pueblos Enlazando Alternativas IV (Madrid, 14-18 de mayo), nos parecía importante participar en esta conferencia, la cual aprovecharemos para difundir la movilización en Madrid en mayo, y especialmente la sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos, en la que se acusará a la UE por su responsabilidad criminal en la crisis climática.

Ecologistas en Acción ha sido invitado por el Gobierno boliviano a participar en el panel “Definiendo una estrategia común después de Cochabamba” (21 de abril). Entre los 17 Grupos de Trabajo que sesionarán en paralelo, nos centraremos en el “Tribunal de Justicia Climatica” – una propuesta para crear un Tribunal Internacional en las Naciones Unidas.

Más información:

Tom Kucharz  Ecologistas en Acción agroecologia@ecologistasenaccion.org +34 619 94 90 53 or +591 4-4450300


Leave a Reply

(Cochabamba, 17 de abril del 2010) Las Campesinas y los campesinos de los movimientos del campo a nivel mundial, miembros de La Vía Campesina celebran hoy 17 de Abril, el Día Internacional de la Lucha Campesina, fecha en que reafirman su compromiso de intensificar la movilización en favor de los derechos de las y los campesinos del todo el mundo. Para recordar esta fecha representativa las delegadas y los delegados, de distintos países, se concentrarán a partir de las 11 de la mañana, en la Plaza del 14 de septiembre en Cochabamba, Bolivia, con el propósito de incidir para que esta fecha no sea invisibilizada y para que la lucha de sector campesino tome cada vez más fuerza.

Las Mujeres y los hombres de La Vía Campesina Bolivia junto con delegadas y delegados de todas partes de mundo conmemoran hoy el asesinato de 19 campesinas y campesinos que fallecieron luchando para el accesso a la tierra en el estado de Para en Brasil en 1996. Así mismo, recuerdan el asesinato de 5 compañeros indígenas, entre ellas un niño y una mujer, que fueron asesinadas el 17 de abril del 1997, por llevar 3 meses de vigilia para la defensa de la Madre Tierra y del cultivo de la hoja de coca en Bolivia.

Cabe resaltar, que en Bolivia, específicamente, en Cochabamaba miles de campesinas y campesinos de todo el mundo se concentraran a principios de semana para participar en la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra convocada por el presidente Evo Morales, evento para el cual más 300 miembros de La Vía Campesina estarán participando. Según, sus organizadores la cumbre convocada por el presidente Morales cuenta ya con más de 7 500 inscritos. Además, se conoce que cerca de 3 000 campesinas y campesinos de La Vía Campesina Bolivia bajarán de sus comunidades para defender la agricultura campesina y la justicia climática.

Contactos para periodistas (entrevistas con representantes de Vía Campesina en Cochabamba )

Boaventura Monjane – tel : (00591) 74815401, e-mail: boa.monjane@viacampesina.org

Isabelle Delforge – tel : (00591) 74306257, e-mail: idelforge@viacampesina.org


Leave a Reply


Leave a Reply

(Cochabamba, 17 de abril del 2010) Las Campesinas y los campesinos de los movimientos del campo a nivel mundial, miembros de La Vía Campesina celebran hoy 17 de Abril, el Día Internacional de la Lucha Campesina, fecha en que reafirman su compromiso de intensificar la movilización en favor de los derechos de las y los campesinos del todo el mundo. Para recordar esta fecha representativa las delegadas y los delegados, de distintos países, se concentrarán a partir de las 11 de la mañana, en la Plaza del 14 de septiembre en Cochabamba, Bolivia, con el propósito de incidir para que esta fecha no sea invisibilizada y para que la lucha de sector campesino tome cada vez más fuerza.

Las Mujeres y los hombres de La Vía Campesina Bolivia junto con delegadas y delegados de todas partes de mundo conmemoran hoy el asesinato de 19 campesinas y campesinos que fallecieron luchando para el accesso a la tierra en el estado de Para en Brasil en 1996. Así mismo, recuerdan el asesinato de 5 compañeros indígenas, entre ellas un niño y una mujer, que fueron asesinadas el 17 de abril del 1997, por llevar 3 meses de vigilia para la defensa de la Madre Tierra y del cultivo de la hoja de coca en Bolivia.

Cabe resaltar, que en Bolivia, específicamente, en Cochabamaba miles de campesinas y campesinos de todo el mundo se concentraran a principios de semana para participar en la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra convocada por el presidente Evo Morales, evento para el cual más 300 miembros de La Vía Campesina estarán participando. Según, sus organizadores la cumbre convocada por el presidente Morales cuenta ya con más de 7 500 inscritos. Además, se conoce que cerca de 3 000 campesinas y campesinos de La Vía Campesina Bolivia bajarán de sus comunidades para defender la agricultura campesina y la justicia climática.

Contactos para periodistas (entrevistas con representantes de Vía Campesina en Cochabamba )

Boaventura Monjane – tel : (00591) 74815401, e-mail: boa.monjane@viacampesina.org

Isabelle Delforge –  tel : (00591) 74306257, e-mail: idelforge@viacampesina.org


Leave a Reply

Del 19 al 22 de april, la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climatico y los Derechos de la Madre Tierra va estar en Cochabamba. Vamos a publicar textos y documentos en este sitio web. Pero en primero pueden registrar y encontrar informaciones en el sitio web official de la conferencia.


Leave a Reply

Encuentro “Climate Justice Now!”

Mucha gente estan en Cochabamba para los cumbres sobre la agua y sobre el cambio climatico.

Un buen momiento para organisar este encuentro para concer nos y planear la actividades de los proximos dias.

Domingo 18 de April

14:00 – 18:
Complejo Fabril, Avenida Melchor Perez, Cochabamba

Proposicion de agenda:
Sobre CJN!
Presentacion de los presentes
Prioridades de cada grupo
Preparation de Cancun / Mexico


Leave a Reply


Declaración de ¡Justicia Climática Ahora! Sobre los resultados de la COP15
El llamado a “un cambio del sistema y no del clima” une al movimiento global

El corrupto “acuerdo” de Copenhague muestra la gran brecha existente entre las demandas de los pueblos y los intereses de las élites

La tan esperada Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Copenhague terminó con un acuerdo fraudulento, diseñado por los Estados Unidos y presentado ante la Conferencia en el último momento. El “acuerdo” no fue adoptado por la conferencia. En lugar de eso, la decisión fue “tomar nota” utilizando una nueva y absurda estrategia parlamentaria, diseñada para acomodar el resultado a los intereses de los Estados Unidos y permitir a Ban Ki-moon pronunciar la ridícula frase “Tenemos un trato”.

La Conferencia de la ONU no fue capaz de aportar soluciones a la crisis climática, ni siquiera un mínimo progreso hacia las mismas. Realmente, las negociaciones constituyeron una traición total a los países pobres y a los Estados islas, produciendo una situación vergonzosa para las Naciones Unidas y el gobierno Danés. En una Conferencia diseñada para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero se habló muy poco de  la reducción emisiones. Los países ricos y desarrollados continuaron aplazando cualquier conversación sobre reducciones profundas y obligatorias y trasladaron la responsabilidad a los países menos desarrollados, sin mostrar la más mínima disposición a compensar por los daños que han causado.

La coalición ¡Climate Justice Now!, junto con otras redes, se reunieron aquí en Copenhague en torno al llamado por “Un Cambio del Sistema, No del Clima”. Por el contrario, la Conferencia sobre el Cambio Climático evidenció que las soluciones reales, en lugar de falsas soluciones basadas en el mercado, no serán adoptadas hasta que logremos superar el injusto sistema político y económico actual.

Las élites gubernamentales y corporativas reunidas en Copenhague no intentaron en absoluto satisfacer las expectativas del mundo. Las falsas soluciones y las corporaciones se apropiaron completamente del proceso de la ONU. A las élites mundiales les gustaría privatizar la atmósfera a través de mercados de carbón; dividir los bosques, praderas y sabanas que quedan en el mundo, violando los derechos de los indígenas y apropiarse de sus territorios; promover tecnologías de alto riesgo para reestructurar el clima; convertir los verdaderos bosques en plantaciones y mono-cultivos de árboles, los territorios agrícolas en sumideros de carbón; y terminar de acotar y privatizar lo que es común. Todas las propuestas discutidas en Copenhague estaban basadas en el deseo de generar mayores beneficios en lugar de reducir emisiones, e incluso las pequeñas cantidades de financiación prometidas, podrían utilizarse simplemente para financiar la transferencia de tecnologías riesgosas.

Las únicas conversaciones sobre soluciones reales en Copenhague tuvieron lugar entre los movimientos sociales. Climate Justice Now!, Climate Justice Action y
Klimaforum09 expresaron muchas ideas creativas e intentaron hacer llegar dichas ideas a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático a través de la Declaración Popular del  Klimaforum09 y La Asamblea para Reclamar el Poder del Pueblo. Entre los gobiernos, los países ALBA, muchas naciones africanas y AOSIS frecuentemente se hicieron eco de los mensajes del Movimiento de Justicia Climática, hablando de la necesidad de pagar la deuda climática, crear fondos de mitigación y adaptación fuera de las instituciones neoliberales, como el Banco Mundial y el FMI, y evitar que el aumento de la temperatura global supere 1,5 grados.

La ONU y el gobierno Danés sirvieron a los intereses de los países ricos e industrializados, excluyendo nuestras voces y las voces de los menos poderosos en el mundo e intentaron silenciar nuestras demandas por soluciones reales. Sin embargo, nuestras voces fueron más fuertes y se unieron cada día más durante las dos semanas de la Conferencia. Mientras nuestras voces se fortalecían, los mecanismos implementados por la ONU y las autoridades danesas para reglamentar la participación de la sociedad civil eran menos operativos y democráticos y más represivos, cada vez más similares a los de la OMC y Davos.

La participación de los movimientos sociales fue limitada durante toda la conferencia y reducida de manera drástica en la segunda semana. Incluso, a varias organizaciones de la sociedad civil les quitaron sus credenciales para entrar a mediados  de la segunda semana. Mientras que las corporaciones seguían haciendo cabildeo dentro del Bella Center.

Fuera de la conferencia, la policía danesa mostró su cara represiva, restringiendo masivamente el derecho a la libre expresión y arrestando y golpeando a miles de personas, incluidos delegados de la sociedad civil a la Conferencia sobre el clima. Nuestro movimiento superó esta represión para alzar nuestras voces de protesta una y otra vez. Nuestras manifestaciones, organizadas conjuntamente con los sindicatos, organizaciones, movimientos sociales y ONGs danesas, movilizaron a más de 100.000 personas en Dinamarca para presionar por la justicia climática, mientras que los movimientos sociales en todo el mundo movilizaron a cientos de miles de personas más en manifestaciones locales por la justicia climática. A pesar de la represión del gobierno Danés y la exclusión por parte de la ONU, el movimiento por el cambio del sistema y no del clima es ahora más fuerte que cuando llegamos a Dinamarca.

Aunque Copenhague fue un desastre para las soluciones justas e igualitarias sobre el clima, ha sido un importante momento de inspiración en la batalla por la justicia climática. Los gobiernos de las élites no tienen soluciones que ofrecer, pero el movimiento por la justicia climática ha proporcionado una visión fuerte y alternativas claras. Copenhague será recordado como un acontecimiento histórico para los movimientos sociales globales. Será recordado, junto con Seattle y Cancún, como un momento crítico cuando las diversas agendas de muchos movimientos sociales se juntaron y fortalecieron, pidiendo con una sola voz el cambio del sistema, y no del clima.
La coalición ¡Climate Justice Now! invita a movimientos sociales en todo el mundo a movilizarse a favor de la justicia climática.

Avanzaremos en nuestra lucha no sólo en las negociaciones sobre el clima, sino también en las bases sociales y en las calles, para promocionar soluciones verdaderas que incluyen:

- dejar las energías fósiles debajo de la tierra e invertir en energías renovables eficientes y seguras, limpias y lideradas por la comunidad.
- reducir radicalmente el consumo excesivo, primero y sobre todo en el Norte, pero también en las elites del Sur.
- grandes transferencias financieras del Norte al Sur, basadas en reparaciones a las deudas climáticas y sujetas al control democrático. Los costos de adaptación y mitigación deben venir de la redirección de presupuestos militares, impuestos progresivos e innovadores, y la cancelación de deudas
- conservación de los recursos basada en los derechos de los Indígenas a sus territorios y en la promoción de la soberanía de los pueblos sobre la energía, los bosques, la tierra y el agua
- agricultura y pesca familiar sostenible y soberanía alimentaria
Estamos comprometidos en construir un movimiento diverso – a nivel local y global – para un mundo mejor.


¡Justicia Climática Ahora!

Copenhagen
19 December 2009
www.climate-justice-now.org

con la firmas des organizaciones y personas

Organisations

Afrika Kontact, Denmark

Aitec-IPAM, France

Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos-AMAP, Mexico

Alternatives International

Anti Debt Coalition (KAU), Indonesia

ARCI, Italy

Asamblea de Huehuetenango por la defensa de los recursos naturales, Guatemala

Asia Pacific Movement on Debt and Development/Jubilee South

Asia Pacific Research Network (APRN)

ATTAC Germany Working Group on Energy, Climate and Environment, Germany

Attac Malmö, Sweden

ATTAC, France

ATTAC, Germany

ATTAC, Japan

ATTAC, Switzerland

Balochistan Climate Change Alliance, Pakistan.

Belarusian Social Forum, Belarus

Camp for Climate Action, UK

Campaign Against Climate Change (CCC) Trade Union Group, UK

Canadians for Action on Climate Change, Canada

Carbon Trade Watch

Centre for Civil Society Environmental Justice Project, University of KwaZulu-Natal, Durban, South Africa

Centre for Environmental Justice, Sri Lanka

Centro de Estudios Internacionales (CEI), Nicaragua

Climat 37, France

Climat et justice sociale, Belgium

Climate-change-trade-union-network, UK

Committee for the Abolition of Third World Debt (CADTM)

Confederazione dei Comitati di Base (COBAS),  Italy

Consejo de los pueblos del occidente de Guatemala por la defensa del territorio, Guatemala

Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA)

Corner House, UK

Corporate Europe Observatory

DICE Foundation, India

Down To Earth, Indonesia/UK

Energy and Climate Policy Institute (ECPI), Korea

Enhedslisten/the Red-Green Alliance, Denmark

Escuela de Pensamiento Ecologista, Guatemala

ESK Sindikatua, Basque Country

Euromarches/Marches européennes

Europe solidaire sans frontières (ESSF), France

Fair, Italy

Family Farm Defenders, USA

FelS-Klima AG (Für eine linke Strömung), Germany

FERN

FOCO Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos, Argentina

Focus on the Global South, Thailand, Philippines and India

Food First/Institute for Food and Development Policy, USA

Friends of the Earth International

Friends of the Earth Sydney Collective, Australia

Friends of the Earth, Flanders & Brussels, Belgium

Friends of the Earth, Sweden

Galiza Non Se Vende

gegenstromberlin, Germany

Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA)

Global Exchange, USA

Global Forest Coalition and Friends of the Siberian Forests, Russia

Global Justice Ecology Project, USA

Greater Boston United for Justice with Peace (UJP), USA

Green Party, UK

Hacktivist News Service, hns-info.net

Hemispheric Social Alliance, the Americas

HOPE, Pakistan

Indian Social Action Forum (INSAF), India

Indonesia Fisherfolk Union/ Serikat Nelayan Imdonesia (SNI), Indonesia

Institute for Social Ecology, USA

Internationale Socialister, Denmark

Jubilee South – International

Jubilee South – Asia/Pacific Movement on Debt and Development (JSAPMDD)

Klimabevægelsen (Climate Movement), Denmark

KlimaX, Denmark

La Via Campesina

Labour, Health and Human Rights Development Centre, Nigeria

Les Amis de la Terre, France

Links Ecologisch Forum, Belgium

Linksjugend['solid], Germany

Living Seas, Denmark

Massachusetts Coalition for Healthy Communities, USA

Massachusetts Forest Watch, USA

Mémoire des luttes, France

Movement Generation: Justice and Ecology Project, USA

Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas (MAPDER), Mexico

National Fishers Solidarity Movement, Sri Lanka

National Network for Immigrant and Refugee Rights (NNIRR), USA

Otros Mindos Chiapas, Mexico

Pacific Indigenous Peoples Environment Coalition

Peoples Movement on Climate Change (PMCC)

Plymouth Trades Union Council, UK

Polaris Institute, Canada

projecto270, Portugal

Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC), Mexico

Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), Mexico

REDES/Friends of the Earth, Uruguay

Renewable Energy Centre (REC), South Africa

Rising Tide North America

SmartMeme, USA

Socialist Workers Party, Britain

Steering Committee of Green Left, UK

Sustainable Energy & Economy Network, Institute for Policy Studies, USA

Texas Climate Emergency Campaign, USA

Thai Working Group for Climate Justice, Thailand

The Laboratory of Insurrectionary Imagination, UK

The Latin American Network against Monoculture Tree Plantations (RECOMA)/Red Latinoamericana contra los Monocultivos de Arboles (RECOMA)

The Respect Party, UK

Timberwatch Coalition, South Africa

Transform! Europe

Transnational Institute (TNI)

Union de Comunidades Indigenas de la Zona Norte del Istmo-UCIZONI, Mexico

United for Justice and Peace, Greater Boston, USA

Urgence Climat 13, France

Utopia, France

VOICE, Bangladesh

Walhi, Friends of the Earth, Indonesia

World Development Movement, UK

Zukunftskonvent, Germany

Individuals

Alex Callinicos, Professor of European Studies, Kings College London, UK

Bente Hessellund Andersen, Denmark

Beth Adams, Massachusetts, USA

Chris Baugh, Assistant General Secretary, Public and Commercial Services union, Britain

Clive Searle, National Secretary, The Respect Party, UK

Corinna Genschel, Committee of Basic Rights and Democracy, Germany

Dave Bleakney, national union representative, Canadian Union of Postal Workers, Canada

David Hallowes, Durban, South Africa

Dr Isabelle Fremeaux, Birkbeck College, UK

Elana Bulman, UK

Francine Mestrum, Global Social Justice, Belgium

Graham Petersen, National Environment Officer, University and College Union, UK

Inger V. Johansen, Enhedslisten/the Red-Green Alliance, Denmark

Jeroen Robbe, Young Friends of the Earth, Europe

Jessica Bell, People for Climate Justice, Canada

John Jordan, UK

Jonathan Neale, UK

Jurgen Kraus, coordination of the caravan from WTO to COP15

Kirsten Gamst-Nielsen, Denmark

Laura Grainger, Young Friends of the Earth

Marie-France Astegiani-Merrain, vice/Présidente d’ADEN, France

Matthew Firth, staff representative, environmental issues, Canadian Union of Public Employees.

MK Dorsey, Dartmouth University, USA

Nicola Bullard, Australia

Patrick Bond, University of KwaZulu Natal

Pete Sirois, Maine, USA

Professor Andrew Dobson, Keele University, UK

Rebecca Sommer, Representative of the NGO Society for Threatened Peoples International, in consultative status to the United Nations ECOSOC and in participatory status with the Council of Europe. Indigenous Peoples Department,  USA

Richard Greeman (socialist scholar)

Roger Leisner, Radio Free Maine, USA

Ruth Reitan, University of Miami, USA

Tony Staunton, UK


Leave a Reply

Justicia Climática Ahora! Declaración

Justicia Climática Ahora! es una red de organizaciones y movimientos de diversas partes del globo comprometidos a luchar por la justicia social, ecológica y de género.

Justicia Climática se basa en el entendimiento que, mientras que el cambio climático requiere acciones globales, la responsabilidad histórica de la gran mayoría de gases de efecto invernadero emitidos en los últimos 250 años recae sobre los países industrializados del Norte. La energía barata –en forma de petróleo, carbón y gas- ha sido el motor para su rápida industrialización y crecimiento económico.

Las comunidades del Sur así como las comunidades con ingresos bajos del Norte industrializado han llevado la carga tóxica de extraer combustibles fósiles, su transporte y producción. Ahora, estas comunidades están enfrentando los peores impactos del cambio climático –desde escasez de comida hasta inundaciones en isla-naciones enteras.

Durante las negociaciones climáticas globales, los enriquecidos países industrializados han ejercido una presión injustificable en los gobiernos del Sur para comprometerse a reducir emisiones. Al mismo tiempo, éstos se han negado a cumplir sus propias obligaciones legales y morales de cortar radicalmente sus emisiones y apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo para reducir emisiones así como para adaptarse a los impactos del clima.

Justicia Climática Ahora! trabajará para exponer las falsas soluciones a la crisis climática promovidas por estos gobiernos junto con las instituciones financieras y corporaciones multinacionales –como la liberalización del comercio, privatización, mercado de carbono forestal, agrocombustibles y las compensaciones de carbono.

Nuestra futura lucha la abordaremos no sólo en las discusiones climáticas, pero también en el terreno y en las calles, para así promover verdaderas soluciones, que incluyen:

•           dejar los combustibles fósiles bajo tierra y a cambio invertir en energía eficiente apropiada así como energía renovable segura, limpia y llevada por comunidades

•           reducir radicalmente el consumo de derroche, primero y principalmente en el Norte, pero también en las élites del Sur

•           realizar enormes transferencias financieras de Norte a Sur, basadas en el repago de la deuda climática y sujetas a un control democrático. Los costos de adaptación y mitigación deberían ser pagados redireccionando los presupuestos militares, creando impuestos innovativos y cancelando la deuda.

•           reforzar los derechos de propiedad de las tierras Indígenas con un marco de conservación basado en derechos, así como promover la soberanía de las personas sobre su energía, bosques, tierras y agua.

•           agricultura sostenible familiar y soberanía alimentaria de las personas

Estamos comprometidos a construir un movimiento diverso –local y global- por un mundo mejor.

Justicia Climática Ahora!


Leave a Reply

Declaración Especial sobre Cambio Climático aprobada en la VIII Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)

Bolpress: Los países desarrollados intentan perpetuar sus patrones de producción y consumo insostenibles

1) Los Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, reunidos en su VIII Cumbre, celebrada en La Habana, Cuba, del 13 al 14 de diciembre de 2009, convinieron reafirmar la Declaración Especial sobre Cambio Climático adoptada en la VII Cumbre del ALBA-TCP, efectuada en Cochabamba, Bolivia, el 17 de octubre de 2009.

2) Observaron con profunda preocupación que el estado de las negociaciones previas a la XV Conferencia de las Partes demuestra que los países desarrollados, principales responsables del cambio climático y de sus impactos adversos, no tienen la intención de alcanzar resultados justos y balanceados en Copenhague, tras casi tres años de negociaciones para la adopción del segundo periodo de compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de los países desarrollados, bajo el marco del Protocolo de Kyoto, y tras dos años de negociación en el grupo de trabajo sobre cooperación a largo alcance para un acuerdo de la conferencia de las partes que permita una aplicación plena, efectiva y sostenible de la Convención, en total conformidad con sus principios y compromisos.

3) Deploraron que los países desarrollados hayan encaminado sus esfuerzos a alterar y quebrantar los principios y compromisos del régimen legal vigente, con el objetivo de perpetuar sus patrones de producción y consumo insostenibles, y la dependencia y marginación de los países en desarrollo, al intentar desplazar la carga que representan la mitigación y la adaptación a dichos países.

4) Reafirmaron, en ese contexto, que la intención por parte de los países desarrollados de imponer un acuerdo político que condene al 80 por ciento de la población mundial a vivir en el subdesarrollo y la pobreza, resulta inaceptable, no pueden ser una opción política y ha constituido un serio obstáculo para alcanzar un resultado justo y equitativo en Copenhague.

5) Ratificaron que la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y su Protocolo de Kyoto representan el régimen jurídico vinculante vigente que norma la respuesta y la cooperación internacional para el enfrentamiento al calentamiento global, como resultado del consenso alcanzado por la comunidad internacional para encarar lo que representa uno de los problemas más graves que amenazan a la humanidad y a la propia vida y existencia de algunas naciones en vías de desarrollo.

6) Rechazaron categóricamente los intentos de hacer fenecer esto instrumentos, anularlos o sustituirlos por nuevos acuerdos que erosionen o alteren las obligaciones jurídicamente vinculantes que en ellos contrajeron.

7) Constataron, un vez más, que la crisis ambiental resultante del incremento de las temperaturas en la atmósfera es consecuencia del sistema capitalista, del prolongado e insostenible patrón de producción y de consumo de los países desarrollados, de la aplicación e imposición al resto del mundo de un modelo de desarrollo absolutamente depredador, y de la falta de voluntad política para el cumplimiento pleno y efectivo de los compromisos y obligaciones previstas en la Convención y el Protocolo de Kyoto.

8) Subrayaron que los países desarrollados, que comprenden solamente el 20% de la población mundial, contrajeron una deuda climática con los países en desarrollo, las futuras generaciones y la Madre Tierra, al sobre consumir el espacio atmosférico y al haber generado aproximadamente tres cuartas partes de las emisiones históricas mundiales.

9) Reconocieron que para lograr el objetivo de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera a un nivel que prevenga una interferencia peligrosa en el sistema climático, los países Anexo 1 deben volver a las concentraciones de gases de efecto invernadero muy por debajo de 300 ppm de GEI, con el propósito de retornar a temperaturas lo más cercanas posibles a los niveles preindustriales.

10) Destacaron que esta deuda climática en el marco más amplio de la deuda ecológica comprende tanto una deuda de emisiones como una deuda de adaptación, que debe ser honrada por los países desarrollados a través de:

a) Compromisos vinculantes de reducciones domésticas sustanciales y reabsorción de emisiones de gases de efecto invernadero de tal forma que se garantice el derecho al desarrollo de los países en vías de desarrollo.

b) Cumplimiento de sus compromisos de transferencia efectiva de tecnología, asegurando que sea accesible, asequible, adaptable y eliminando todas las barreras relacionadas con los derechos de propiedad intelectual, para que los países del Sur puedan emprender un proceso de desarrollo que no siga los patrones de consumo y contaminación del Norte.

c) Cumplimiento y garantías en la provisión efectiva de recursos financieros públicos adicionales, adecuados, previsibles y sostenibles, enfatizando que los requerimientos para la adaptación de los países en desarrollo se han incrementado como consecuencia de la crisis climática. Para evitar una catástrofe climática mayor, los países desarrollados deben proveer del 6% por ciento de su GDP a favor de los países en desarrollo haciendo una contribución medible (notificable y verificable) hacia el pago total de su deuda climática.

11) Resaltaron que para lograr la aplicación efectiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y del Protocolo de Kyoto se deben los órganos competentes para la adaptación, transferencia de tecnología y desarrollo de capacidades, así como mecanismos financieros mejorados.

12) Rechazaron categóricamente los intentos de traspasar responsabilidades de mitigación a los países en desarrollo, así como el establecimiento de condicionalidades para la transferencia de recursos financieros y tecnológicos para combatir el cambio climático, y exigieron que se respete el derecho al desarrollo sostenible de estos países, en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado, y con el espacio atmosférico requerido.

13) Destacaron que los países desarrollados intentan desconocer esta deuda climática, que es la expresión concreta de su responsabilidad histórica en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y del Protocolo de Kyoto y que, por ello, están promoviendo un nuevo acuerdo donde su culpabilidad no quede en evidencia.

14) Enfatizaron la necesidad de cambiar los patrones de consumo y estilos de vida en los países desarrollados y de reformar el sistema económico, comercial y financiero internacional.

15) Rechazaron las soluciones de mercado y la venta de bonos de carbono para resolver los problemas del cambio climático, porque ellas se inscriben en la misma lógica que provocó el estallido de la más grave crisis económica y financiera global después de la Gran Depresión, que generó millones de desempleados y agravó la pobreza y la crisis alimentaria de los países en desarrollo. Asimismo, destacaron que los mercados de carbono permiten a aquellos que causaron el cambio climático seguir contaminando, mientras que la carga de la reducción de las emisiones se traspasa a los países en desarrollo.

16) Manifestaron que la necesidad de proveer a los países en desarrollo con recursos financieros adecuados para atender la totalidad de los gastos adicionales generados por los impactos del cambio climático, no es un asunto de mercado, sino una obligación legal y moral, derivada de los compromisos asumidos por los países desarrollados bajo la Convención.

17) Alertaron que los intentos de los países desarrollados de impulsar la adopción de un acuerdo que viola los principios de responsabilidad histórica, de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas, atenta contra el derecho al desarrollo de los países en vías de desarrollo y representa una grave afectación de los derechos de la Madre Tierra.

18) Ratificaron su voluntad de trabajar desde posiciones cohesionadas para participar y contribuir de manera constructiva a las deliberaciones de Copenhague y cualquier proceso ulterior, con el fin de llegar a un resultado justo, balanceado y equitativo que permita alcanzar el objetivo primero de la Convención en plena concordancia con sus principios y compromisos.

19) Demandaron enfáticamente a los países desarrollados para que, de manera efectiva y convincente, demuestren su voluntad política de cumplir plenamente sus obligaciones actuales y futuras, mediante compromisos serios, ambiciosos y comparables bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y del Protocolo de Kyoto.

20) Reconocieron que las medidas voluntarias orientadas a la mitigación, alternativas a las tradicionales de mercado, adoptadas por algunos de los países miembros de la ALBA, deben ser reconocidas, compensadas financieramente y promovidas a nivel mundial. Particularmente, reconocieron y apoyaron la iniciativa del Ecuador denominada Yasuní-ITT, como innovadora y vanguardista en el enfrentamiento del problema del cambio climático.

21) Reafirmaron que la posición de los países de la ALBA sobre cambio climático, refleja una concepción del desarrollo no basada en la mercantilización de la naturaleza, sino guiada por el paradigma del Buen Vivir, que supone relaciones de armonía y respeto con la naturaleza y con los demás.

Trackback

Comments

Comments are closed.

A medida que se intensifican las negociaciones sobre el clima en el camino a Copenhague, aparece en el centro de la atención una cuestión clave: la mitigación y cómo se reparte la carga de responsabilidades al respecto entre los países desarrollados y los países en desarrollo.

En este sentido, en los meses recién pasados se han planteado dudas acerca del presupuesto limitado de carbono del que dispone la Tierra y se ha sugerido que el uso de este espacio ambiental debería distribuirse de manera justa para hacer viable el desarrollo sustentable. Los temas de la responsabilidad histórica, la distribución justa de los esfuerzos y el pago de la deuda climática han sido puestos sobre la mesa por varios países en desarrollo, incluidos los Jefes de Estado de varios países latinoamericanos, Bolivia, Sri Lanka, China, Argelia y otros. Los pueblos indígenas y las organizaciones de la sociedad civil también han hecho hincapié en estos puntos. A continuación de este mensaje, y a manera de evidencia, hemos anexado declaraciones de varios gobiernos, movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil.

Estos temas son claves para garantizar que haya equidad y justicia en cualquier acuerdo sobre el clima.

Nosotros, en la Red del Tercer Mundo, hemos tomado la iniciativa de preparar esta carta pública para recabar adhesiones de los miembros de la sociedad civil en todo el mundo y los movimientos sociales, en respaldo a la demanda de pago de la deuda climática y a favor de que estos reclamos ganen espacio en las negociaciones sobre el clima.

Adjuntamos entonces la carta denominada “Por el pago de la deuda climática” y una nota introductoria con mas detalles  acerca la deuda climática.

Mientras las negociaciones sobre el cambio climático continúan, esperamos reunir la mayor cantidad de firmas de tantas organizaciones como sea posible, de modo de hacer circular la carta y poder influir en el desarrollo de las negociaciones.

Quedamos a la espera de vuestro apoyo a través de la adhesión a la carta.

Rogamos nos indiquen si podemos agregar el nombre de vuestra organización a las organizaciones firmantes, aclarando además el país donde se radica.

Agradecemos nos hagan llegar su adhesión a Yvonne Miller a: twngeneva@bluewin.ch

Desde ya muchas gracias por el apoyo que puedan darle a esta esfuerzo.

Meena Raman y Lim Li Lin

(Por el equipo de trabajo sobre el clima de la Red del Tercer Mundo )

Por el pago de la deuda climática

Un resultado justo y efectivo de Copenhague

Nosotros, los grupos y organizaciones abajo firmantes,  incluyendo organizaciones  de desarrollo, ambiente, genero, y juventud, comunidades religiosas, pueblos indígenas y movimientos para la justicia social y económica en África, Asia, América Latina y el Caribe, Europa y América  del Norte, convocamos al mundo rico e industrializado a reconocer su responsabilidad histórica y actual por las causas y los efectos adversos del cambio climático, y a efectuar de manera completa, efectiva e inmediata el pago de la deuda climática que mantienen con los países, la gente y  las comunidades  pobres.

El cambio climático amenaza el equilibrio de la vida en el plantea. El nivel de los océanos está ascendiendo y sus aguas se están acidificando; las capas de hielo y los glaciares se están derritiendo; los bosques, los arrecifes de coral y otros ecosistemas se están deteriorando o colapsando. Corre peligro la propia existencia de algunas comunidades, en tanto otras enfrentan obstáculos cada vez mayores para su desarrollo. Estamos bajo la amenaza de una catástrofe climática que a menos que se logre revertir, implica riesgos cada vez mayores de fenómenos atmosféricos crecientemente violentos, colapso de los sistemas alimentarios, migraciones masivas y conflictos humanos sin precedentes.

Los pueblos, comunidades y países pobres han sido quienes menos han contribuido a las causas de este cambio climático, pero son sin embargo sus primeras víctimas y los más afectados. Quienes viven bajo el mayor riesgo son las mujeres, los pueblos indígenas, los pobres, los pequeños agricultores y campesinos, los pescadores artesanales y las comunidades de los bosques, los pueblos que cuentan con recursos escasos de agua, jóvenes y otros grupos vulnerables a los daños e impactos a la salud que generan de estos cambios.

En contraposición, es una minoría rica de países, empresas y personas en el mundo quienes son los principales causantes del cambio climático. Los países desarrollados representan menos de una quinta parte de la población del planeta y han emitido casi las tres cuartas partes de todas las emisiones históricas. Las emisiones excesivas de estos países tanto históricas como actuales, ocupan hoy la atmósfera y son la causa principal del calentamiento actual y del que ya está comprometido en el futuro.

Los países desarrollados han consumido más de la cuota justa que les corresponde del espacio atmosférico del planeta. Utilizando como medida base la población, son responsables de las emisiones históricas en una proporción 10 veces superior a la de los países en desarrollo. Sus emisiones por persona cuadruplican hoy las de los países en desarrollo.

Por su contribución desproporcionada a las causas y consecuencias del cambio climático, los países desarrollados mantienen una deuda climática doble con la mayoría pobre:

  • Por sus emisiones excesivas históricas y actuales – al negarle a los países en desarrollo su cuota parte justa de espacio atmosférico- han contraído una “deuda de emisiones” con los países en desarrollo; y
  • Por su contribución desproporcionada a los efectos del cambio climático  -que obliga a los países en desarrollo a adaptarse a los impactos y daños crecientes del clima – han contraído una “deuda de adaptación” con los países en desarrollo.

La suma de estas deudas en su conjunto –deuda de emisiones mas deuda de adaptación- constituye la deuda climática, que es parte de una deuda económica, social y ecológica mayor que mantiene el mundo rico e industrializado con la mayoría pobre del planeta.

Cumplir con estas obligaciones no solo es lo correcto, sino que constituye la base justa y efectiva para una solución al cambio climático. Aquellos que más se beneficiaron al dar origen al cambio climático deben indemnizar a quienes han tenido la menor contribución al problema pero que son los que sufren sus peores efectos. Es obligación de los países ricos compensar a los países en desarrollo por la doble barrera que le han impuesto a su desarrollo: la mitigación y adaptación al cambio climático, que no fueron un problema para los países desarrollados en el transcurso de su propio proceso de desarrollo, pero del cual ellos son los causantes.

Los países desarrollados, sin embargo, pretenden que se les condone esta deuda en lugar de pagarla. En las negociaciones sobre el clima buscan pasar los costos sustanciales de la adaptación a los países en desarrollo; evadiendo y no saldando su deuda de adaptación. Y buscan seguir con su alto nivel de emisiones por persona; profundizando su deuda de emisiones en vez de pagarla, consumiendo espacio atmosférico adicional, y hacinando a la mayoría pobre del mundo en el ya pequeño y cada vez más constreñido espacio restante.

Estamos preocupados porque el consumo excesivo de espacio atmosférico que continúan teniendo los ricos del mundo a expensas de los pobres del mundo –que necesitan disponer de energía y recursos para la construcción de escuelas, viviendas e infraestructura que el mundo rico ya tiene y que sigue aprovechando- pone en riesgo las perspectivas de cualquier solución viable para el cambio climático, y de esta forma, la seguridad de todos los habitantes del planeta.

Para que el resultado de las negociaciones sobre el clima sea justo y efectivo es fundamental –y por lo tanto reclamamos—que los países desarrollados reconozcan y paguen en toda su amplitud la deuda climática que mantienen con los países en desarrollo, comenzando en Copenhague. Exhortamos a los países ricos a que:

  • Paguen la deuda de adaptación que tienen con los países en desarrollo, comprometiéndose a tal efecto a financiar y compensar plenamente por los efectos negativos del cambio climático a todas las personas, grupos y países afectados;
  • Paguen su deuda de emisiones con los países en desarrollo comprometiéndose a tal efecto a reducir sus emisiones nacionales tan drásticamente como sea posible, y comprometiéndose igualmente a una cantidad determinada de emisiones que refleje cabalmente la medida real de sus contribuciones excesivas históricas y presentes al cambio climático; y
  • Pongan a disposición de los países en desarrollo la financiación y las tecnologías necesarias para cubrir los costos adicionales de la mitigación y adaptación al cambio climático, como lo estipula la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Satisfacer estas demandas es un prerrequisito básico para que la Conferencia de Copenhague en diciembre de 2009 sea un éxito. Esta Conferencia debe ser un punto de inflexión para la justicia climática –un pilar fundamental en el camino hacia la salvaguardia del sistema climático del planeta y para garantizar un futuro en el cual los derechos y aspiraciones de todos los pueblos puedan hacerse realidad.

///////////////////////////////////////////////////////

(Fin de la Carta para firmar; sigue información)

DECLARACIÓN DE LOS JEFES DE ESTADO DE BOLIVIA, CUBA, DOMINICA, HONDURAS, NICARAGUA Y VENEZUELA (DECLARACIÓN DE CUMANÁ)

En cuanto a la crisis del cambio climático, los países desarrollados tienen una deuda ecológica con el mundo ya que son responsables por el 70% de las emisiones históricas de carbono acumuladas en la atmósfera desde 1750.

Los países desarrollados, deudores con la humanidad y el planeta, deben aportar recursos significativos a un fondo para que los países en vías de desarrollo puedan emprender un modelo de crecimiento que no repita los graves impactos de la industrialización capitalista.

DISCURSO DEL MINISTRO DE MEDIO AMBIENTE DE SRI LANKA

El PICC informó que el 70% del calentamiento global se debe a la quema de combustibles fósiles. Que la contaminación por calor será la mayor catástrofe ambiental que jamás haya enfrentado la humanidad. Para que esto no suceda, el Panel nos sugiere un presupuesto de carbono (1456 billones de toneladas de carbono para todo el siglo). Sin embargo, este presupuesto se agotará en 2032 si nos aferramos al continuismo como hasta ahora.

Según el Presupuesto de Carbono del PICC, la cuota por persona ambientalmente admisible para el año 2009 es de 2.170 kg. En Sri Lanka cada persona emite 660 kg por año. En Estados Unidos y Canadá las emisiones son de 22.000 kg por persona. El promedio mundial es de 4.700 kg, que es el doble del nivel admisible. Esto significa que los países que son bajos emisores como nosotros no podríamos emitir más porque nuestro espacio ya ha sido explotado por los países desarrollados o contaminadores del mundo, sin nuestro consentimiento. Y lo que es más importante, también han explotado  la cuota parte de las futuras generaciones. Si adoptamos los criterios científicos del PICC, estos llamados países desarrollados deben reducir sus niveles de emisión en al menos 70 o 90% para el año 2020. Por otra parte, mantienen una deuda ambiental con otros países a los cuales deben indemnizar estableciendo un fondo de adaptación. Ahora esos países desarrollados adoptan tácticas dilatorias, proponiendo metas a largo plazo (prometiendo una reducción de emisiones del 50% para 2050) cuyo cumplimiento será responsabilidad de sus hijos, y culpando al mundo en desarrollo por sus emisiones crecientes que hoy siguen estando muy por debajo del nivel admisible.

Si miramos lo que pasa en la región de la Asociación Sudasiática para la Cooperación Regional (SAARC por sus siglas en inglés), la región tiene una población que es casi un sexto de la población mundial, y un total de emisiones de CO2 cercano a 1.330 millones de toneladas por año, que equivale apenas al 3,7% de las emisiones totales del mundo.

Permítanme compartir con ustedes una información sobre la deuda de CO2 que mantienen los países desarrollados con la región del SAARC, estimada en  consonancia  con el informe sobre el Índice de Desarrollo Humano (IDH) publicado por el PNUD en 2007/2008 y en base al principio de que los países que exceden el nivel de emisiones admisible de 2.1 toneladas por persona y año están privando de oportunidades a los países que tienen bajas emisiones así como a las futuras generaciones. Bangladesh tiene créditos disponibles del orden de los 486,33 millones de toneladas de CO2, en tanto que Sri Lanka dispone de 56,96 millones, Pakistán 481,75 millones, India 3.342,6 millones, Nepal 83,23 millones y Afganistán 80,12 millones.

Es necesario evaluar el costo tanto en términos de valor monetario como en los de un índice de medición de la “Deuda Ambiental” acumulada en el pasado, contraída por los países desarrollados con los países en desarrollo. Este índice podría utilizarse para estimar los impactos ambientales de las actividades de desarrollo de los países desarrollados que ya han causado el agotamiento de los recursos naturales y la degradación ambiental, en términos de deuda ambiental para con las futuras generaciones tanto de los países en desarrollo como de los países desarrollados.

Para luchar contra el cambio climático necesitamos nuevos criterios para la reducción de las emisiones, fundados en el presupuesto de carbono del PICC, y se debe establecer un fondo de adaptación que estime y contemple el costo real del cambio climático. Debe crearse una institución que vigile el proceso y una nueva corte de justicia internacional en materia de cambio climático, ante la cual tengan que rendir cuentas los países deudores que no cumplan con sus obligaciones, de manera que se garantice la justicia ambiental.

Podemos definir el desarrollo sustentable como una nueva concepción de desarrollo que trata por igual a todos los seres vivos y comparte la riqueza de capital y la natural de manera igualitaria entre las generaciones presentes y futuras, a la vez que maximiza el bienestar y la felicidad de la humanidad. Ecológicamente sería el nuevo desarrollo que preserva el equilibrio dinámico del planeta a la vez que promueve la diversidad del Ecosistema.

PRESENTACIÓN DE BOLIVIA ANTE LA CMNUCC

Se debe pagar la deuda climática que mantienen los países desarrollados, y el pago debe comenzar con las resoluciones que se aprueben en Copenhague.

Los países en desarrollo no estamos buscando subvenciones económicas para resolver un problema que no hemos causado. Lo que reclamamos es el pago completo de la deuda que mantienen los países desarrollados con nuestros países, por amenazar la integridad del sistema climático de la Tierra, por consumir en exceso recursos compartidos que pertenecen de manera igualitaria y justa a todas las personas, y por mantener estilos de vida que siguen amenazando las vidas y las formas de sustento de la mayoría pobre de la población del planeta. Esta deuda deben pagarla liberando espacio ambiental para los países en desarrollo y en particular para las comunidades más pobres.

No hay solución viable al cambio climático que sea efectiva si no es equitativa. Las reducciones drásticas de las emisiones por parte de los países desarrollados son una condición necesaria para estabilizar el clima de la Tierra. También lo es la concreción de transferencias de tecnologías y recursos financieros de mucha mayor magnitud que las que se han considerado hasta ahora, para que podamos frenar las emisiones en los países en desarrollo y para que podamos ejercer nuestros derechos al desarrollo y cumplir con las prioridades fundamentales de erradicación de la pobreza y de desarrollo económico y social. Cualquier solución que no garantice una distribución equitativa de la capacidad limitada de la Tierra de absorber gases de efecto invernadero, así como los costos de mitigación y adaptación al cambio climático, está destinada al fracaso.

DECLARACIÓN DE ANCHORAGE

ACORDADA POR CONSENSO POR LOS PARTICIPANTES DE LA CUMBRE MUNDIAL DE PUEBLOS INDÍGENAS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO, ANCHORAGE, ALASKA, 24 DE ABRIL DE 2009

Convocamos a las Partes de la CMNUCC a reconocer la importancia del Conocimiento Tradicional y las prácticas compartidas de los Pueblos Indígenas en el desarrollo de las estrategias para enfrentar el cambio climático. En el abordaje del cambio climático llamamos también a la CMNUCC a reconocer la deuda histórica y ecológica que mantienen los Países del Anexo 1 por su contribución a la emisión de gases de efecto invernadero. Exigimos que estos países honren la deuda histórica que han generado.

DECLARACIÓN DE LA ALIZANZA PANAFRICANA POR LA JUSTICIA CLIMÁTICA (63 ONG DE TODA ÁFRICA)

Nosotros, integrantes de la Alianza Panafricana por la Justicia Climática  (Pan-African Climate Justice Alliance –PACJA), representando a 63 organizaciones de la sociedad Civil de todo el continente, llamamos a realizar un acuerdo mundial justo y equitativo para dar respuesta urgente al cambio climático.

PACJA considera que el cambio climático es fundamentalmente un tema de justicia. Los 53 países africanos son responsables por menos del 4% de las emisiones mundiales y tienen más del 15% de la población mundial. Los países desarrollados han emitido casi tres cuartas partes de todas las emisiones históricas pero representan menos de un quinto de la población del planeta.

En función de sus emisiones excesivas, esta minoría rica se ha apropiado de la mayoría del espacio atmosférico de la Tierra, que pertenece de manera igualitaria a todos los habitantes y que debe ser justamente repartido. Por su contribución desproporcionada a las causas del cambio climático, al negarles a los países en desarrollo la cuota parte que justamente les corresponde de espacio atmosférico, los países desarrollados han contraído una “deuda de emisiones”.

Sus emisiones excesivas, a su vez, son la principal causa de los actuales efectos negativos que experimentan los países en desarrollo, en particular los países africanos. Por su contribución desproporcionada a los efectos del cambio climático, al causar costos y daños crecientes a nuestros países que ahora deben adaptarse al cambio climático, los países desarrollados han contraído una “deuda de adaptación”.

En conjunto, la suma de ambas deudas –la deuda de emisiones y la deuda de adaptación- constituye la deuda climática.

Las propuestas de los países desarrollados en las negociaciones sobre el clima son inadecuadas, tanto en materia de mitigación como de adaptación. Pretenden transferirle los costos de mitigación y adaptación a otros, eludiendo su responsabilidad de financiar los esfuerzos de respuesta del África al cambio climático.

También pretenden que su deuda les sea condonada en lugar de reducir sus emisiones, y continuar con los altos niveles de emisiones per cápita que hoy tienen. Esto no hace más que aumentar su deuda y negar espacio atmosférico a los países en desarrollo como los nuestros, pretendiendo que acepten apiñarse en el pequeño y crecientemente constreñido espacio restante.

Exhortamos por lo tanto a los países desarrollados a que paguen de manera completa, efectiva e inmediata la deuda climática que tienen con los países africanos.

En conclusión, en PACJA estamos profundamente convencidos de que satisfacer estas demandas es un prerrequisito básico para el éxito en la Conferencia de Copenhague en diciembre de 2009. La Conferencia debe transformarse en un punto de inflexión para la justicia climática –un pilar crucial en el camino hacia la estabilización del clima del planeta y en pos de garantizar los derechos y aspiraciones de todos los pueblos.

DECLARACIÓN DE LA CONFERENCIA SINDICAL TRABAJO Y MEDIO AMBIENTE EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

La demanda de justicia climática parte de la base del reconocimiento de que los países industrializados tienen una inmensa deuda ambiental con los países del Sur, por el desarrollo que durante más de 150 años han tenido en base al abuso de los combustibles fósiles: gas, carbón y petróleo. En este caso se trata de una deuda climática, que por tanto deben pagar. La justicia climática sólo se alcanzará cuando los Estados ricos del Norte asuman esa deuda ambiental, lo que implica una reducción drástica y urgente de sus emisiones contaminantes, la viabilización de fondos a los países pobres para los procesos de mitigación y adaptación al cambio climático, y la transferencia de tecnologías “limpias” al Sur global para el desarrollo de procesos productivos ambientalmente sustentables.

11.11.11- Coalition of the Flemish North-South Movement, Belgium
5Cs Human Rights Group, Nairobi, Kenya
Acción Ecológica, Chile
ActionAid International
Africa Action, USA
Alianza de Pueblos del Sur Acreedores de Deuda Ecologica
Alianza por la Justicia Climática (Climate Justice Alliance), Chile
Alliance for Global Justice
Alliance of People’s Movement, India
Almáciga Grupo de trabajo Intercultural, España, Colombia
AMAN – Indigenous Peoples Alliance of the Archipelago, Indonesia
American Jewish World Service (AJWS), USA
Analysis, Dili, Timor-Leste
Anti Debt Coalition (KAU), Indonesia
Arid Lands Institute
Asia Indigenous Peoples Pact (AIPP)
Asia Indigenous Women’s Network (AIWN)
Association for Taiwan Indigenous Peoples’ Policies (ATIPP)
ATTAC – Argentina
ATTAC – France
ATTAC – Japan
Australian Fair Trade and Investment Network
Bali Collaboration on Climate Change
BanglaPraxis, Bangladesh
Berne Declaration, Switzerland
Bharatiya Krishak Samaj, India
Boro People’s Forum (BPF)
CADPI (Centro Para La Autonomia Y Desarollo de los Pueblos Indigenas), Nicaragua
Campagna per la Riforma della Banca Mondiale (CRBM), Italy
Center for Human Rights and Development, Mongolia
Centre for Civil Society Environmental Justice Project, South Africa
Centre for Society and Religion, Sri Lanka
Chile Sustentable, Chile
Christian Aid, UK
CIRUM Culture Identity and Resources Use Management, Vietnam
CODE Consultancy on Development, Vietnam
Community Research and Development Centre (CREDC), Nigeria
Consumers Association of Penang, Malaysia
Cordillera Peoples Alliance (CPA), Philippines
Core Centre for Organisation Research and Education, India
CREED Citizens’ alliance in Reforms for Equitable and Efficient Development, Pakistan
Defendamos la Ciudad, Chile
Defensores del Bosque Chileno
Development Fund, Norway
Down to Earth (DTE), Indonesia
Eagle Clan Arawaks of Barbados and Guyana
Earthlife Africa, South Africa
Ecologistas en Acción, Spain
Economic Justice and Development Organization (EJAD), Pakistan
Economic Justice Network (EJN) of the Fellowship of Christian Councils, South Africa
Economic Justice Network of FOCCISA, Southern Africa
Environmental Investigation Agency, USA
Environmental Rights Action, Nigeria
Equity and Justice Working Group Bangladesh (Equitybd)
FASE – Solidarity and Education, Brazil
Federation of Indigenous and Tribal Peoples in Asia (FITPA)
Fiscalía del Medio Ambiente (FIMA), Chile
FOCO Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos, Argentina
Focus on the Global South, Thailand
Friends of the Earth International (with 77 member groups)
Fundación Solon, Bolivia
Global Exchange, USA
Global Forest Coalition
Global Youth Climate Movement
Holy Spirit Missionary Sisters JPIC, USA
IBON Europe
IBON Foundation, Philippines
Indian Confederation of Indigenous and Tribal Peoples North East Zone (ICITP-NEZ)
Indian Social Action Forum (INSAF), India
Indigenous Knowledge and Peoples (IKAP), Thailand
Indigenous Peoples Caucus of the Greater Caribbean
Indigenous Peoples Development Facilitators Forum (IPDFF)
Indigenous Peoples’ Forum of North East India
Indonesian Society for Social Transformation (INSIST), Yogyakarta, Indonesia
Institute for Essential Services Reform (IESR), Indonesia
International Forum on Globalization
IWA (Indigenous World Association)
Jeunes Volontaires pour l’Environnement- International, Togo
Jubilee Debt Campaign, UK
Jubilee Montana Network
Jubilee South
Jubilee South Africa
Jubilee South-Asia/Pacific Movement on Debt and Development (JS APMDD)
Jubilee USA
Jubileo Sur-Americas
Kediri Bersama Rakyat, Indonesia
Labour, Health and Human Rights Development Centre, Nigeria
La’o Hamutuk – Timor-Leste Institute for Development Monitoring
LDC Watch, Global
Maleya Foundation
Marcha mundial de las Mujeres, México- Zona Centro
Maryknoll Office for Global Concerns, USA
Montagnard Foundation, Inc.
Movimento pelas Serras e Águas de Minas, Minas Gerais, Brasil
Mujeres para el Dialogo, A.C.
Naga Women’s Union, Manipur
National Alliance for Human rights and Social Justice (HR Alliance), Nepal
National Fisheries Solidarity Movement Of Sri Lanka
National Forum of Forest People & Forest Workers, India
National Network of Indigenous Women
NEPAD, Centrafrique
Netherlands Centre for Indigenous Peoples
New Economics Foundation, UK
NGO Forum on the ADB
Nicaragua Network, USA
North East Alliance on Trade, Finance and Development, North East India
Ocean Revolution
Ole Siosiomaga Society Incorporated (OLSSI) in Samoa, the Pacific
Oxfam International
Pakistan Fisherfolk Forum
Participatory Research & Action Network-PRAN, Bangladesh
Pax Romana-IMCS Asia Pacific
Philippine Rural Reconstruction Movement (PRRM), Philippines
Practical Action UK
Q’eqchi Council of Belize
Rapa Nui Parliament
REBRIP – Brazilian Network for the Integration of Peoples
Red Nacional Género y Economía   (REDGE)
Red Wamani – (IMP)
Resource Institute of Social Education-RISE, India
RNDD Niger
Rural Reconstruction Nepal  (RRN), Nepal
Rural Women’s Liberation Movement, India
Rural Workers Movement, India
Sarstoon Temash Institute for Indigenous Management (SATIIM)
Sawit Watch, Indonesia
Shimin Gaikou Centre (SGC), Japan
Siembra, A.C.
Society for Rural Education and Development
Society for Threatened Peoples International
Solidarity Workshop
SONIA, Italie
South Asia Alliance for Poverty Eradication (SAAPE), Nepal
South Durban Community Environmental Alliance, South Africa
SPERI, Vietnam
Sustainable Development Institute (SDI), Liberia
Sustainable Energy and Economy Network, USA
Tamil Nadu Dalit Women’s Movement, India
Tamil Nadu Women’s Forum, India
TARA-Ping Pu, Taiwan
TEBTEBBA – Indigenous Peoples’ International Centre for Policy Research & Education
The European Network on Debt and Development (Eurodad)
The Grassroots Policy Network (Columbia University School of International and Public Affairs), USA
The Indigenous Environmental Network  (IEN)
The Right to Food Network (RtFN), Nepal
The United Confederation of Taino People, Caribbean
Third World Network
Ulashi Sreejony Sangha (USS), Bangladesh
Watch Indonesia!
Women Environmental Conservation based in Uganda – Karamoja and other indigenous organizations
Workers Centre, New Delhi, India
World Development Movement (UK)
World March of Women, Kenya
World Rainforest Movement
Yayasan Tanaman, Flores, Indonesia
Zero Corruption Coalition, Nigeria

Total number of endorsements as of 8 July 2009: 232

fin

Trackback

Comments

Comments are closed.

Justicia Climática Ahora! es una red de organizaciones y movimientos de diversas partes del globo comprometidos a luchar por la justicia social, ecológica y de género.

Justicia Climática se basa en el entendimiento que, mientras que el cambio climático requiere acciones globales, la responsabilidad histórica de la gran mayoría de gases de efecto invernadero emitidos en los últimos 250 años recae sobre los países industrializados del Norte. La energía barata –en forma de petróleo, carbón y gas- ha sido el motor para su rápida industrialización y crecimiento económico.

Las comunidades del Sur así como las comunidades con ingresos bajos del Norte industrializado han llevado la carga tóxica de extraer combustibles fósiles, su transporte y producción. Ahora, estas comunidades están enfrentando los peores impactos del cambio climático –desde escasez de comida hasta inundaciones en isla-naciones enteras.

Durante las negociaciones climáticas globales, los enriquecidos países industrializados han ejercido una presión injustificable en los gobiernos del Sur para comprometerse a reducir emisiones. Al mismo tiempo, éstos se han negado a cumplir sus propias obligaciones legales y morales de cortar radicalmente sus emisiones y apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo para reducir emisiones así como para adaptarse a los impactos del clima.

Justicia Climática Ahora! trabajará para exponer las falsas soluciones a la crisis climática promovidas por estos gobiernos junto con las instituciones financieras y corporaciones multinacionales –como la liberalización del comercio, privatización, mercado de carbono forestal, agrocombustibles y las compensaciones de carbono.

Nuestra futura lucha la abordaremos no sólo en las discusiones climáticas, pero también en el terreno y en las calles, para así promover verdaderas soluciones, que incluyen:

•       dejar los combustibles fósiles bajo tierra y a cambio invertir en energía eficiente apropiada así como energía renovable segura, limpia y llevada por comunidades

•         reducir radicalmente el consumo de derroche, primero y principalmente en el Norte, pero también en las élites del Sur

•         realizar enormes transferencias financieras de Norte a Sur, basadas en el repago de la deuda climática y sujetas a un control democrático. Los costos de adaptación y mitigación deberían ser pagados redireccionando los presupuestos militares, creando impuestos innovativos y cancelando la deuda.

•         reforzar los derechos de propiedad de las tierras Indígenas con un marco de conservación basado en derechos, así como promover la soberanía de las personas sobre su energía, bosques, tierras y agua.

•         agricultura sostenible familiar y soberanía alimentaria de las personas

Estamos comprometidos a construir un movimiento diverso –local y global- por un mundo mejor.

Justicia Climática Ahora! deciembre 2007

Download CJN Flyer [3Mb]

Trackback

Comments

Comments are closed.

Bélém, Brasil, 1 de febrero de 2009

JUSTICIA CLIMATICA AHORA!

No a las ilusiones neoliberales, si a las soluciones de los pueblos!

Por siglos, el productivismo y el capitalismo industrial han destruido nuestras culturas, explotado nuestra mano de obra y envenenado a nuestro medio ambiente.

Ahora, con la crisis climática, la Tierra esta diciendo “ya basta”!

Una vez más, las personas que han creado el problema nos dicen que también tienen las soluciones: el comercio de emisiones de CO2, el llamado “carbón limpio”, más energía nuclear, agro-combustibles, incluso un “nuevo pacto verde”. Pero éstas no son soluciones reales, sino ilusiones neoliberales. Es hora de ir más allá de estas ilusiones.

Las y los que luchan día a día para defender su medio ambiente y sus condiciones de vida ya están construyendo soluciones reales al cambio climático. Tenemos que globalizar estas soluciones.

Para nosotras y nosotros, las luchas por la justicia climática y la justicia social son una sola. Son las luchas por los territorios, las tierras, los bosques, el agua, por la reforma agraria y urbana, la soberanía alimentaria y energética así como por los derechos de las mujeres y de las y los trabajadores. Las luchas por la igualdad y la justicia para los pueblos indígenas, para los pueblos del Sur global, las luchas por la redistribucion de la riqueza y por el reconocimiento de la deuda ecologica e histórica de los países del Norte.

Frente a los intereses deshumanizados e impulsados por el mercado de la elite global y el modelo dominante de desarrollo basado en un crecimiento y consumo interminables, el movimiento por la justicia climatica reclamará los bienes comunes, y pondrá las realidades sociales y económicas en el corazón de nuestra lucha contra el cambio climatico.

Llamamos a todas y todos – trabajadores, campesinos, pescadores, estudiantes, jóvenes, mujeres, pueblos indígenas así como a todos los seres humanos concientizados del sur y del norte – a unirse a esta lucha común para construir soluciones reales a la crisis climática, por el futuro de nuestro planeta, nuestras sociedades y nuestras culturas. Todos juntos estamos construyendo un movimiento por la justicia climática.

Apoyamos las movilizaciones contra la cumbre del G20 y sobre la crisis global del 28 de marzo al 4 de abril, y la movilización de la Via Campesina el 17 de abril.

Apoyamos el llamado para un Día de Acción Internacional en Defensa de la Madre Tierra y los Derechos de los Pueblos Indígenas el 12 de octubre.

Llamamos a movilizarse y organizar acciones diversas en todas partes, en los preparativos hacia, durante, y después, de la Conferencia sobre Cambio Climatico de la ONU en Copenhagen, especialmente durante el Día de Accion Global el 12 de diciembre de 2009.

En toda nuestra labor, desenmascararemos las falsas soluciones, alzaremos las voces del sur, defenderemos los Derechos Humanos, y fortaleceremos nuestra solidaridad en la lucha por la justicia climática. Si tomamos las decisiones acertadas, podremos construir un mundo mejor para todas y todos.

Trackback

Comments

Comments are closed.